https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/fiva-desktop.jpg

Los potenciales compradores buscan viviendas más grandes y acercarse a la capital

María Ruipérez, de Libra, atiende a una pareja interesada./RAMÓN GÓMEZ
María Ruipérez, de Libra, atiende a una pareja interesada. / RAMÓN GÓMEZ

La Feria Inmobiliaria deja en evidencia un repunte del mercado, con una demanda distinta

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINAS

Viernes a las cuatro de la tarde y Feria Inmobiliaria. Conceptos que no hace tanto se antojaban antagónicos a la palabra negocio, con los bancos absorbiendo inmuebles impagados y constructoras quebradas. Pero aquello, dicen, ya pasó. Se respira otro aire. Más calmo, sí, quizá más prudente. Pero solo había que ver cómo los primeros interesados cruzaban las puertas de la Feria de Valladolid antes de que se inaugurara oficialmente el evento. «No he parado de hablar desde que hemos entrado», decía María Ruipérez, de Libra, una promotora recién desembarcada en Valladolid que ayer fue la primera en apalabrar una venta. «He cerrado aquí una visita que tuve. Vino la mujer, ha vuelto hoy con su pareja y el martes van a cerrar la reserva», decía.

Fotos

Y es que todos coinciden en que sí, que esto ha cambiado. Pero con matices. Por ejemplo. Adiós a los chollos, advierte Sergio Ruiz de Gauna, de Ker 2000. «Se está equilibrando poco a poco.Las gangas ya no existen, encontrar oportunidades de venta con precios de hace dos ó tres años en zonas donde había mucha oferta, como Arroyo o Pinar de Jalón y otros sectores, o en los pueblos, es difícil. Y existe el cambio de mentalidad de los clientes, que saben que ya no pueden encontrar el producto a ese precio que compró su primo, amigo o familiar y que hay que buscar otras cosas», señalaba. Y hay otros matices también.Por ejemplo, en las zonas en las que se empieza a activar el mercado.

Dentro de 'la mancha urbana'

Manuel Saravia, teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, inauguró la Feria y después recorrió uno por uno todos los expositores. Su conclusión fue que «muchas de las ofertas que hay son en espacios que son de algunos sectores que aún están en desarrollo, como El Peral,Santos Pilarica, zonas en crecimiento dentro de la mancha urbana». Es decir, un crecimiento acorde al nuevo plan urbanístico que ha diseñado el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento. «Vamos a intentar colmatar, mejorar y completar lo que tenemos antes de empezar a hacer lo que se planteaba en el planeamiento anterior, que era colonizar zonas nuevas cuando aún tenemos tantos espacios internos en la ciudad sin concluir. Esta Feria sí que da la impresión de que nos estamos preocupando por completar y construir en las zonas existentes».

Sergio Ruiz analizaba el mercado y permitía intuir que esa acción del Ayuntamiento no va mal encaminada. «Hay una demanda activa de vivienda», admitía, pero con un matiz importante. «Hay necesidad de vivienda de unas características que no hay en el mercado y hay una oferta que no responde al deseo de esa demanda», advertía. Y por su experiencia considera que precisamente «hay mucha demanda de vivienda en el centro, mucha, y es un tema a resolver en la ciudad, esa regeneración de edificios y viviendas en el centro para una demanda que está buscando cosas que ahora mismo el mercado no ofrece». Por lo que confía en que «ese plan general acabe aportando soluciones a los constructores para construir esa demanda que la gente quiere pagar».

¿Demanda en el centro? Pues eso también lo han notado en Libra. «Toda la gente que llega a nosotros es gente que busca una vivienda de reposición.Parejas que ya tienen hijos y que quieren una vivienda más grande o gente que vive en La Cistérniga o Zaratán, que quieren seguir teniendo espacio pero en la ciudad», dice María Ruipérez.

Pero ojo. La demanda también ha cambiado en cuanto a la tipología. Y en eso coinciden promotores, constructores y agentes. Raúl González, de Torcasa, explica que en su caso han configurado «bloques de 3 dormitorios, porque la gente demanda un piso más grande, con intención de meterse en una hipoteca y luego no moverse.Antes había más cambios, de una vivienda de dos a una de tres, pero ahora se piensa en más años. Tres dormitorios, unos 80 metros útiles y precios entre 124.000 euros de dos dormitorios en Laguna a 139.000 en Arcas Reales», exponía. «La gente quiere viviendas amplias en un rango de precio asequible que todavía es difícil ofrecérselas de obra nueva», añadía Sergio Ruiz, de Ker 2000. Y remataba María Ruipérez:«La oferta de esta promoción son viviendas bastante grandes, de entre 3 y 5 dormitorios, y lo que busca la gente son viviendas grandes con mucho espacio, habitaciones y cocinas amplias».

Mejoría del sector

El porqué se observa solo con echar un vistazo al público que acude. Muchas parejas jóvenes con niños pequeños. Gente que ya tiene una vivienda y que busca cambiarla por una mayor por 'necesidades del guion'.

«Cada vez es más cierto que hay un tono mucho mejor.Las expectativas tanto de constructores y promotores como de gente que quiere adquirir o alquilar una vivienda se van ampliando. Y a pesar de que está costando un poco se van viendo las cifras, que son significativas. Vamos recuperando poco a poco cifras de años menos dolorosos, porque en los últimos había una sensación de agobio enorme que ahora parece que ha desaparecido», resume Saravia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos