Toma la Palabra propone bus gratis a menores de 16 años y vías para picar el bonobús en la parada

Alberto Bustos, María Sánchez y Manuel Saravia, en Fuente Dorada. /HENAR SASTRE
Alberto Bustos, María Sánchez y Manuel Saravia, en Fuente Dorada. / HENAR SASTRE

La formación liderada por Manuel Saravia anuncia la regulación del uso del patinete, «una oportunidad para la movilidad sostenible»

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

No hubo (al menos en público ) tirón de orejas para Alberto Bustos, que este miércoles sopló las velas en plena campaña electoral, con sus compañeros de lista cantándole el cumpleaños feliz en la plaza de Fuente Dorada. Allí, junto a una de las paradas más concurridas de la red de Auvasa, Toma la Palabra presentó las propuestas de su partido en movilidad y para el transporte público.

Quieren mejorar la velocidad comercial de los buses urbanos y para eso anuncian el estudio de medidas (con la vigilancia pertinente para evitar la picaresca) que permitan a los pasajeros picar el billete mientras esperan en la parada, sin necesidad de hacerlo dentro del vehículo.

Eso, aseguran, haría que los buses permanecieran menos tiempo junto a las marquesinas y que pudieran circular con más rapidez. Otra alternativa, aseguró María Sánchez (número dos de la lista), sería desplegar aplicaciones móviles que facilitaran validar el billete a través del móvil, sin hacerlo en la canceladora que hay junto al conductor. Es una de las ideas de Toma la Palabra para Auvasa, junto con la gratuidad de uso para los menores de 16 años(«es una forma de hacer cantera») y el refuerzo de las líneas que conectan con servicios básicos, como los hospitales.

Para ello, la formación encabezada por Manuel Saravia propone incrementar en cinco millones la aportación que cada año recibe la empresa municipal de autobuses (pasaría de 15 a 20 millones), con el objetivo de que pueda asumir nuevas competencias. Por ejemplo, con la municipalización del servicio de alquiler de bicis Vallabici (en concesión hasta 2023). «El objeto social de Auvasa se debe ampliar y que no solo lleve autobuses, sino otro tipo de movilidad», asegura.

Desde Toma la Palabra defienden una «intermodalidad», cimentada en aparcamientos disuasorios en los accesos a la ciudad, apoyado después en autobuses, bici y patinetes como medios de transporte no contaminantes. «Los patinetes son una oportunidad desde el punto de vista de la sostenibilidad, pero deben tener una regulación clara».

Con la vista en la ordenanza de Zaragoza, sugieren que, como partida «de un texto que se consensuará con los colectivos implicados», estos «vehículos de movilidad personal» puedan circular sin problema por los carriles bici y por las calzadas donde haya carril con velocidad máxima a 30 por hora. «Este es un buen punto de partida», explica Sánchez, quien recuerda que su programa político incluye el diseño –en colaboración con los comerciantes, asociaciones vecinales y otros colectivos– de zonas de bajas emisiones, «como ya exige la ley de cambio climático», que limiten el acceso al centro de la capital y refuercen el servicio de autobús que pasan por esas calles.

«No es una cuestión ideológica, sino de supervivencia. Las ciudades debemos liderar este cambio». Para ello, proponen «avanzar hacia espacios más peatonalizados, también en los barrios» y el incremento de carriles bici en la ciudad.