Ocho partidos pugnarán el 26-M por la Alcaldía de Segovia, tres menos que en 2015

Sesión d epleno de la actual corporación del Ayuntamiento de Segovia./Antonio Tanarro
Sesión d epleno de la actual corporación del Ayuntamiento de Segovia. / Antonio Tanarro

La socialista Clara Luquero concurre con una lista plagada de independientes para reeditar el bastón de mando

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

En cuatro años la izquierda en la ciudad se ha recompuesto de la atomización sufrida en las últimas elecciones municipales celebradas y que dispersó los votos entre cuatro siglas. Solo Izquierda Unida consiguió representación. Ni Segovia en Común, ni Segoviemos ni la escisión socialista que entonces propiciada por el díscolo Javier Arranz bajo el nombre de Partido Segoviano Democrático Español y que concurrió a los comicios con Luis Sanz al frente. Tampoco Podemos concretó entonces una lista para participar en la lid local. Esta vez tampoco ha habido alianza; pero es cierto que el abanico abierto cuatro años atrás se ha cerrado bastante hasta quedar reducido a dos opciones a la izquierda del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Esta es la principal razón que se halla detrás de que en la cita con las urnas del 26 de mayo los votantes de la capital segoviana tengan menos partidos políticos entre los que escoger. Este martes, el Boletín Oficial de la Provincia publicó las ocho candidaturas proclamadas por la Junta Electoral que aspiran a empuñar el bastón de mando en la Alcaldía de Segovia en principio hasta 2023. Son tres papeletas menos en los colegios electorales que hace cuatro años.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha vuelto a depositar su confianza en Clara Luquero para encabezar la lista. La actual alcaldesa ambiciona reeditar triunfo y gobierno en el Ayuntamiento durante el próximo cuatrienio tras haber cogido el testigo de Pedro Arahuetes en 2014 y ganar los comicios municipales de 2015. De vencer, el PSOE prolongaría su hegemonía en el Consistorio de la capital que se alarga desde el año 2003. Una 'rara avis' en un territorio como el segoviano y, por extensión, el castellano y leonés, en el que el Partido Popular ha sido el dominador en las urnas.

Renovación en el PP

Los populares cambian de número uno para intentar asaltar una Alcaldía que se les resiste desde finales del siglo pasado. Salta a la palestra (de nuevo) Pablo Pérez, quien se presenta a los comicios con una lista muy renovada en la que solo se mantienen en los puestos de salida dos concejales del actual grupo mayoritario de la oposición en la corporación: José Luis Huertas y Azucena Suárez. Como detalle, el número 25 lo ocupa la que durante este mandato ha sido la portavoz de la formación en el Ayuntamiento, Raquel Fernández.

Como figuras fuertes de las que se ha hecho acompañar Pérez en su nintento de conquistar la Alcaldía irrumpen el letrado jefe de la Junta de Castilla y León en Segovia, Marco Sandulli, quien ocupa el número dos de la lista del PP. En tercer lugar se sitúa la jefa de la Sección de Juventud de la Delegación Territorial, Elena Jimeno. Los cinco primeros puestos de la candidatura se cierran con el citado José Luis Huertas y la atleta Carolina García.

También hay renovación en la aspiración socialista, pero no tanta como en las filas del Partido Popular. Clara Luquero ha plagado su candidatura de independientes, aunque ha reservado las primeras posiciones de la nómina a concejales del actual equipo de gobierno, como son, por este orden, Jesús García Zamora, Claudia de Santos, Andrés Torquemada y Marian Rueda.

Relevo en Ciudadanos

Ciudadanos (Cs), al igual que el PP, también cambia el rostro de la cabecera de la lista. Noemí Otero recoge el testigo de María José García Orejana y aspira a ser la primera alcaldesa de la formación naranja en Segovia. Según anticipó al presentar sus credenciales, y agradeciendo el trabajo de su predecesora, el partido encara «una nueva etapa» encarnada en esa renovación que lidera en el Ayuntamiento de la ciudad. De momento, los resultados de las generales sirven de aliento a esa alta aspiración expresada por Cs de gobernar en la capital. De los veinticinco que componen la candidatura, diez son independientes. En los puestos de salida, además de Otero, se encuentran el gerente de la Agrupación de Industriales de Hostelería de Segovia (AIHS), Javier García Crespo como número dos, y David García-Foj, licenciado en Económicas y gerente de varios comercios en Segovia.

Además de Clara Luquero y Noemí Otero, la tercera y última mujer que encabeza una candidatura al Ayuntamiento de la ciudad es Esther Nuñez, que se concurre con el objetivo de que Vox tenga representación en la corporación municipal impulsado en el trampolín de la irrupción que la formación de extrema derecha ha tenido en el panorama político nacional, primero en Andalucía y luego en las elecciones generales. En los anteriores comicios, cuando el empresario Vicente Andrés fue el encargado de abrir la lista, el partido que preside en España Santiago Abascal fue la novena fuerza más votada, con solo 292 sufragios, apenas el 1,1%.

Asimismo, al revisar los nombres de las personas que ocupan los números uno de las distintas fuerzas que concurren a los comicios del 26 de mayo, se deduce que solo repiten tres. Además de Luquero por el PSOE, en Izquierda Unida (IU) confían en la experiencia atesorada durante los últimos cuatro años por Ángel Galindo como único edil de la formación en la corporación.

Debut Podemos

Precisamente quién debía encabezar la candidatura al Consistorio de la capital ha sido el principal escollo que al final ha impedido la confluencia con el tándem conformado por Podemos y Equo. La formación morada se estrena en cierto modo en unas elecciones locales. Para el debut ha elegido a Guillermo San Juan, actual secretario municipal de las siglas.

El tercer repetidor con respecto a las urnas de 2015 es Mariano Fuente, en representación del Partido Castellano-Tierra Comunera. Y aunque la figura de Cosme Aranguren no es nueva en la política local tras prácticamente ejercer la portavocía del grupo de Unión Progreso y Democracia durante todo el mandato que ahora expira, conviene reseñar dos cambios. En 2015 fue Luciana Miguel quien lideró la ambición magenta bajo aquellas siglas. Hoy, la nomenclatura ha mutado tras las discrepancias con el aparato nacional. Ahora la concurrencia la hacen bajo el nombre de Centrados en Segovia, acuñado ya a lo largo de la legislatura tanto en el Ayuntamiento como en la Diputación.

Si se enfoca el espejo retrovisor de la comparación a las elecciones celebradas hace cuatro años, desaparecen de la parrilla de salida aventuras como la ya citada del Partido Segoviano Democrático Español o como la Alternativa Segoviana Independiente que creó y disolvió el empresario Javier Giráldez.