«No hay ninguna bandera de izquierdas en la razón secesionista»

«No hay ninguna bandera de izquierdas en la razón secesionista»

Sánchez ha recordado en su intervención en el Foro Económico de El Norte que solo hay dos alternativas para salir de la situación de Cataluña

S. ANDRINO

Ante el «desafío rupturista» protagonizado por los dirigentes de las instituciones catalanas, Sánchez ha abogado por defender «con la fuerza de nuestras convicciones» la idea de Estado y ha recordado que el PSOE siempre ha insistido en que «Cataluña debía tener un mejor encaje en nuestra ordenación territorial». Es de sobra conocida, ha insistido, su apelación «al diálogo desde la autoridad moral que da al PSOE haber gobernado todas las Comunidades Autónomas» y aplicando siempre «el imperio de la ley como única vía» para evitar la deriva en la que está sumergida el país y cuyos responsables son, a su juicio, los secesionistas catalanes.

Sin citar en ninguna ocasión al presidente de la Generalitat o a alguno de los miembros de su gobierno, Sánchez ha recordado en su intervención en el Foro Económico de El Norte que solo hay dos alternativas para salir de esta situación: dar la espalda a la Constitución o, lo que defiende el PSOE, «modificarla para que reconcilie a los pueblos de España». Esa es su fórmula para solventar «la fragmentación del pueblo catalán» en cuya definición hay una parte de la sociedad que no se ve representada, «que adolece de esta condición», ha dicho Sánchez. Se refiere a la «mayoría que no quiere seguir la senda abierta por las instituciones catalanas» porque está convencida de que «la independencia no es un horizonte activo».

Marginación económica

A juicio del dirigente socialista es a esa gente a la que hay que apelar para que continuar en un camino que conduzca a las elecciones en esa comunidad. Lo contrario solo derivaría en «una marginación económica» que ya está empezando a dar sus primeros síntomas con, por ejemplo, la salida de empresas de Cataluña.

«No hay ninguna bandera de izquierdas en la razón secesionista», ha terminado diciendo Sánchez. «Ninguna», ha insistido después, antes de reivindicar que solo el PSOE ha sido «el único partido que lo ha entendido». «En nuestra mano evitar que la rima de lo más triste evite por romper lo que une a Cataluña y España», ha finalizado.

En su intervención inicial, en la que Sánchez ha empezado parafraseando a Miguel Delibes, el líder socialista se ha referido también a las propuestas económicas del PSOE a través de las cuales dar la vuelta a lo que está ocurriendo en España: «que es un país rico con trabajadores pobres». Ha pedido alejarse de los indicadores económicos porque no se corresponde con la realidad de las calles y el resultado es «desigualdad». Y a mayor desigualdad, «más desencanto social» que conlleva a «soluciones simplistas a problemas complejos».

 

Fotos

Vídeos