Bernaldo de Quirós: «Un Gobierno del PSOE con los 'podemitas' sería una verdadera catástrofe para España»

El economista y consultor Lorenzo Bernaldo Quirós esta mañana, durante su intervención en el Foro Económico de El Norte. / Ramón Gómez

El economista abulense inaugura el curso del Foro Económico de El Norte de Castilla con el vaticinio de una nueva recesión en el plazo máximo de año y medio

E. García de castro
E. GARCÍA DE CASTROValladolid

Desaceleración suave. Ralentización acelerada. Pero en cualquier caso, recesión. A eso está condenada la economía española en el plazo de año y medio como máximo, de acuerdo con el análisis que ha hecho el consultor Lorenzo Bernaldo de Quirós, el ponente con el que se ha inaugurado el curso del Foro Económico de El Norte de Castilla. Se trata del único espacio de debate estable sobre esta materia en Castilla y León, que organiza el diario decano de la prensa española desde hace 11 ediciones y cuenta con el patrocinio de Banco Sabadell, Gullón, Corporación Llorente y Collosa, y la colaboración de Vincci Frontaura.

Ante un nutrido auditorio, el economista y presidente de Freemarket Corporate Intelligence ha pintado un panorama sombrío para nuestro país, porque «desde 2015 no hay política fiscal ni reformas estructurales», algo que se ha visto agravado por la inestabilidad internacional y el hecho de que, internamente, el sistema «se sostiene sobre arenas movedizas». En concreto, el mayor déficit de la Unión Europea, una ratio de deuda pública respecto al PIB cercana al 100% y un elevado endeudamiento del sector privado que es especialmente preocupante en el caso de las familias. «Y la situación no ha empeorado más porque el Gobierno en funciones no ha podido aplicar la política económica que había diseñado previamente», ha zanjado.

Y es que Bernaldo de Quirós ha sido especialmente crítico con los Ejecutivos socialistas y, en particular, con el que preside en funciones Pedro Sánchez. Hasta el punto de asegurar que «aquí no hay política económica, hay ocurrencias; aquí no hay rigor, hay ideología; y aquí no hay proyecto, sino corto plazo. Esa es la situación lamentable en la que estamos, con el peor Gobierno en las peores circunstancias económicas posibles en el tiempo más inadecuado. Es un drama, pero es la realidad».

Ha sido igual de tajante al asegurar que Rodríguez Zapatero agravó la recesión y que, pese a ello, «este país no aprende de los errores en el tema económico», sino que «reincide en ellos, se rasga las vestiduras cuando se producen; simplificando, hace que vuelva la derecha, y cuando la derecha resuelve el problema, vuelven los otros a hacer lo mismo. Es ridículo», ha explicado, en referencia a la intención que ha manifestado el actual gabinete del PSOE de encarar los próximos cuatro años con «una subida de impuestos acompañada de una subida del gasto público».

«La gente quiere todos los placeres del capitalismo y ninguno de sus dolores»

El coloquio posterior a la ponencia del Foro Económico de El Norte de ayer estuvo de lo más animado. Entre las primeras preguntas, una cuestión mollar: «¿El ciudadano de a pie es consciente de que la economía está al borde del precipicio?». La respuesta de Lorenzo Bernaldo de Quirós, tan contundente como el resto de su intervención: «Estamos hipnotizados por la fase de la expansión. Tuvimos una gran recesión muy dura y ahora hay una superficie maravillosa, lo hemos visto este verano, de restaurantes llenos, playas... Pero debajo se está generando un tsunami extraordinario». Su percepción es que la población «no quiere recibir malas noticias, solo las acepta cuando ya se han producido», y además «no aprende las lecciones». Y ello por una egoísta razón: «La gente quiere todos los placeres del capitalismo y ninguno de sus dolores».

El economista abulense apuntaló esta afirmación en un dato «estremecedor». «En España hay aproximadamente 16 millones de señores que viven de manera directa o indirecta del sector público, frente a 14 millones que viven del mercado. Un país en esas condiciones tiene un problema, y es un problema que no se quiere asumir», alertó.

Interrogado sobre por qué ahora sí es posible desbloquear 4.500 millones para las autonomías y hace una semana no, Bernaldo de Quirós respondió con un irónico «porque ahora hay elecciones». «¿Así de descarado?», le repreguntó el moderador, «evidentemente», dijo. De ahí que hiciera un retrato demoledor de Pedro Sánchez: «El presidente se caracteriza por ser un hombre de convicciones fluidas, que tiene la causa del poder, y la ideología que acompaña a eso puede ser mutante; por eso es capaz de hacer cualquier cosa».

Se trata, a su juicio, de «un diseño de política económica contrario a lo que exigen las circunstancias y contraproducente», que demuestra que «cuando el país vuelve 'a tirar', si me permiten la expresión castiza, volvemos a las andadas». De ahí que, interrogado sobre los resultados que dejarán las próximas elecciones generales del 10 de noviembre, haya sentenciado que «si se va de nuevo a una situación de bloqueo institucional va a ser un problema, pero la prefiero a un Gobierno del PSOE con los 'podemitas', que sería una verdadera catástrofe para España».

La elección entre «susto o muerte»

Y ha dicho más: «Un Gobierno Podemos-PSOE va a acelerar la pendiente negativa y va a producir el ajuste antes, seguro. Es decir, muerte rápida. Un Gobierno Cs-PSOE es una decadencia más lenta, pero el resultado prácticamente es el mismo. Es susto o muerte». El motivo es que la economía está inmersa en «una fuga hacia adelante en la que los procesos se van acelerando y conducen a un final abrupto; la desaceleración acaba de manera abrupta siempre».

Lorenzo Bernaldo de Quirós constató que «no hay voluntad política de caminar en la dirección adecuada», que pasaría por una consolidación fiscal basada en hacer ajustes por la vía de reducir el gasto –en vez de subir impuestos– y reformar el modelo de financiación autonómica. Por ello, según su diagnóstico, «no estamos en condiciones de aguantar un shock externo». Sin ese colapso venido de fuera, «la economía española tiene inercia para mantener una suave desaceleración año y medio. Si hay shock, durante un año». Es decir, que la recesión es inexorable.

Como prueba de que no es el único que ve negro el panorama citó «todos los indicadores cualitativos, sobre expectativas, que van para abajo», y en especial los de «confianza de los consumidores y clima industrial, que están en su peor nivel de los últimos 10 años. Y luego están los indicadores reales adelantados, que son un desastre», con la venta de vehículos como ejemplo paradigmático. Con todo, «yo soy optimista, ¿eh?», concluyó, frase que arrancó la carcajada unánime del público.

«Ser banquero o empresario es heroico en el escenario actual»

Tal vez porque él también lo es, el presidente de Freemarket Corporate Intelligence tuvo palabras de aliento para los directivos de las compañías, muchos de ellos presentes en la sala. «Ser banquero o empresario es heroico en el escenario actual», expresó, porque «estás en un entorno manifiestamente hostil, en el que existe clarísimamente una filosofía y una política económica destinada a castigar al emprendedor y al creador de riqueza», y rechazó que se les vea como «vacas lecheras o gallinas de los huevos de oro».

También se refirió a la oportunidad que suponen las nuevas tecnologías, «donde España tiene un atraso enorme». «Lo importante es que las empresas incorporen tecnología e innoven» y para ello, según su experiencia, es preciso «que noten la presión de los mercados». Por eso «para la revolución digital lo primero es liberalizarlos profundamente, sobre todo en sectores donde la competencia es prácticamente inexistente».