Inditex vuelve a batir récords a pesar de que las ventas crecen al nivel más bajo de su historia

Una mujer con una bolsa de Zara, principal firma de Inditex. / Reuters

El grupo ganó solo un 2,2% más pero consolida su 'e-commerce' con una subida del 27%: el 12% de todas las compras ya se hacen por internet

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZArteixo (La Coruña)

Inditex ganó en 2018 un 2,2% más que en el ejercicio anterior hasta embolsar 3.444 millones de euros más. A pesar de ser cifras que marcan un nuevo récord para el gran gigante textil español al superar la barrera de los 26.000 millones, el progreso de las ventas (+3%) se sitúa en el nivel más bajo de su historia, con el crecimiento de los beneficios más bajo aún que el de 2013 (4,8%), cuando el consumo cayó por la crisis

La compañía con sede en Arteixo (La Coruña) registró unos ingresos de 26.145 millones de euros, según publicó este miércoles, lo que implica que sigue teniendo margen de mejora sobre todo por la subida del negocio online, que tras unos primeros años complicados, parece estar asentándose.

Así, aunque las ventas en tiendas físicas prácticamente quedaron congeladas (solo creció un 0,6%), las compras online subieron un 27% hasta los 3.200 millones de euros, lo que supone que el 14% de lo que vende la firma sea por internet en los países donde está disponible el servicio, y del 12% respecto a las ventas globales.

Pero el presidente de la empresa, Pablo Isla, no ve ningún motivo para alarmarse y explicó ante los medios que las cuentas de 2018 son «muy sólidas» a pesar de haberse visto afectadas por el efecto divisa, que cifró en un 3,5% de las ventas «por la depreciación de muchas monedas respecto del euro». Así, incidió en que a precios constantes, las ventas han aumentado un 7% y las ganancias un 12%. «Solo en España, vendemos 1.000 millones de euros más de lo que vendíamos hace cinco años», destacó. Esperan aumentar las ventas comparables entre un 4% y un 6% en 2019.

Estos datos suponen que la marca sigue ganando ampliamente la batalla a sus dos principales competidores, el sueco H&M y el japonés Uniqlo, que terminaron el año con una facturación por debajo de los 20.000 millones de euros.

Pero la Bolsa no tiene en cuenta el efecto divisa y tras la presentación de resultados las acciones de Inditex fueron las más castigadas del Ibex de la jornada, con un recorte del 4,45%.

Inditex ha decidido incrementar un 17% el dividendo de 2018, lo que supone que Amancio Ortega, que controla el 59,3% del capital social de la compañía, se embolsará con este dividendo unos 1.626 millones de euros. Además, ofrecerá un bonus de 32 millones de euros a repartr entre 92.000 trabajadores (los que llevan más de 2 años en la compañía), lo que supondrá una media de 348 euros extra por empleado.

«Dejar de contar tiendas»

Por el lado de las ventas a tiendas comparables (las que llevan abiertas más de un año) subieron un 4% con avances en todas las zonas, con un total de 7.490 establecimientos a 31 de enero. Esto supone solo 15 tiendas más que en el ejercicio anterior, también el menor incremento histórico de la compañía, que está basando su política de crecimiento en cerrar algunas pequeñas para abrir otras más grandes. Según los datos, su superficie comercial ha crecido un 5% hasta rozar los 5 millones de metros cuadrados.

Inditex cuenta con casi 7.500 tiendas en todo el mundo. Durante el año pasado abrió 15 establecimientos más

En este sentido, Isla afirmó que hay que «dejar de contar tiendas» porque la intensidad en el ritmo de aperturas que ha habido desde 2017 culminará este año y aunque «es un proceso que no acaba nunca», a partir de 2020 bajará.

En cambio, el presidente explicó que en el caso de España el cambio en la superficie de las tiendas no lleva a una reestructuración de la plantilla porque estas «absorciones» suponen cerrar locales de Zara más pequeños para abrir uno mucho más grande donde se adapta «todo el personal». Estos establecimientos de menor tamaño en ocasiones cierran y en otros se convierten en otras tiendas de las compañías que necesitan menos espacio para sus colecciones, como Zara Home o Uterqüe.

Inditex no toca techo en España

Las tiendas del grupo Inditex están en todas las ciudades y centros comerciales de la geografía española. Es difícil escapar a las tendencias en moda del grupo de origen gallego y las ventas en nuestro país siguen aumentando, aunque bien es cierto que a un ritmo más moderado que en años anteriores.

Según las cuentas de 2018 presentadas por la compañía de Amancio Ortega, el grupo ha incrementado sus ventas un 3% hasta superar los 4.550 millones de euros. Un crecimiento un punto menor que en 2017, cuando fue del 4%; pero sobre todo más bajas que en 2016 (6,2%), 2015 (8%) y 2014 (5%).

El presidente de la compañía, Pablo Isla, ha destacado durante la rueda de prensa que las ventas han crecido un 29% en los últimos cinco años y que el ritmo «sigue creciendo». En España Inditex cuenta con 1.637 tiendas y aportó a la compañía el 16% de sus ventas totales en 2018. Europa es la región donde más vende, con un 45% de mercado sin contar España. Por detrás Asia, con el 23% y por último América con el 15,5%.

El presidente ha asegurado que los empleados han subido «ligeramente» en el último año a pesar de que el número de tiendas ha descendido por su política de cerrar las más pequeñas para abrir otras más grandes. «La absorción de tiendas no supone una reestructuración de plantilla porque todos son recolocados en las nuevas tiendas grandes que se abren», ha explicado.

Más información