La economía marca su menor ritmo en tres años por la caída del consumo

Dos mujeres miran escaparates./Óscar Chamorro
Dos mujeres miran escaparates. / Óscar Chamorro

El INE confirma que el PIB creció solo un 0,4% en el segundo trimestre, una décima menos que el anterior y de lo estimado en sus últimas previsiones

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La economía española se frenó en el segundo trimestre. De abril a junio el PIB creció solo un 0,4%, lo que significa una décima menos que en el comienzo del año y también una menos que lo estimado en las últimas estimaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) de julio.

Las razones son, según los datos de Contabilidad Nacional del organismo publicados este lunes, la debilidad del consumo (solo avanzó un 0,1%, dos décimas menos que en el primer trimestre, tras estancarse el consumo de los hogares y reducirse el crecimiento del gasto público del 0,5% al 0,4%) y la inversión empresarial (marcó un -0,2% tras el crecimiento del 1,4% del comienzo del año), a pesar de que el sector exterior ha ido mejor de lo previsto.

En términos interanuales el PIB se queda en el 2%, es decir, dos décimas menos que en el primer trimestre y en línea con la estimación de crecimiento para 2019 que la semana pasada actualizó el Banco de España tras hacer una revisión a la baja. Pese a todo, los datos de crecimiento del PIB supone que la economía acumula 22 trimestres consecutivos de tasas interanuales positivas.

La buena noticia es la aportación de la demanda exterior al PIB. A pesar de que las previsiones no eran nada positivas y que en el primer trimestre solo supuso un 0,2%, de abril a junio las exportaciones de bienes y servicios crecieron y el sector exterior aportó un 1%, ocho décimas más. Y todo ello en un contexto europeo muy castigado por la guerra comercial, con un crecimiento de la eurozona de solo el 0,2% en el segundo trimestre, la mitad que el anterior.

Con estas cifras sobre la mesa, las previsiones del Gobierno quedan frustradas. Su plan macroeconómico preveía que la economía creciera en 2019 un 2,2% pero tanto la ministra de Economía como la de Hacienda habían reiterado antes del verano que ese dato sería revisado al alza en su próximo cuadro. Ahora, después de los datos actualizados del Banco de España y del INE, parece claro que tendrán que recortar su previsión cuando envíe su plan presupuestario a Bruselas antes del 15 de octubre.

Ralentización del empleo

A nivel de empleo, el dato de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo se desaceleró un -0,2% en crecimiento interanual hasta marcar un 2,5%, tres décimas inferior a la de enero a marzo, lo que supone la creación de 446.000 puestos de trabajo en un año, 13.000 empleos menos que lo previsto en las estimaciones del INE del pasado mes de julio y 60.000 menos que lo que calcularon en el primer trimestre.

Por sectores, la industria sale de su estancamiento y mejora las cifras totales de empleo. Se sitúa en el 1,4%, cuatro décimas más que en el trimestre anterior, revela el INE. En el caso de la construcción, la variación interanual del empleo es del 5%, lo que a pesar del buen dato supone 5,2 puntos menos que de enero a marzo. Los servicios crecen a nivel anual de forma similar al trimestre anterior, un 2,7%, mientras que la agricultura cae un -1,6%, lo que supone 1,2 puntos menos que al comienzo del año.

El número de horas efectivamente trabajadas aumentó un 1,3% anual, 1,2 puntos menos que el trimestre anterior, mientras que la productividad por hora efectivamente trabajada creció el 0,7%. Asimismo, la variación interanual del coste laboral unitario creció un 2,8% respecto a hace un año, un punto superior a la variación del deflactor implícito de la economía (1%), que recoge el efecto de la inflación.

En lo que respecta a las rentas, la remuneración de los asalariados creció el 5,2% anual (dos décimas más que en el primer trimestre). El INE lo justifica por el aumento del número de asalariados (2,7%), aunque también por la subida de la remuneración media por asalariado (2,4%).

Los hogares disparan su ahorro

Los hogares españoles gastaron en el segundo trimestre menos de lo que ingresaron, lo que llevó a que su tasa de ahorro se situara en el 19,3%, su valor más alto en diez años, según los datos del INE. Así, la tasa vuelve a ser positiva después de haberse situado en negativo en el primer trimestre. Se trata de la tasa de ahorro más alta desde hace diez años, cuando en el segundo trimestre de 2009 marcó el 20,1%.