La morosidad de la Administración con los autónomos de Castilla y León baja a 61 días

Los entes locales han reducido en 25 días la espera para cobrar una factura, mientras la Administración Central la ha aumentado en siete /
Los entes locales han reducido en 25 días la espera para cobrar una factura, mientras la Administración Central la ha aumentado en siete

ATA destaca que las grandes empresas pagan en 131 días, mientras las transacciones entre trabajadores por cuenta propia se cobran en 54

Á. BLANCOvalladolid

El periodo medio de pago a los autónomos por las Administraciones Públicas se ha reducido en 28 días desde septiembre de 2014, hasta los 83, mientras que por el contrario en el sector privado ha aumentado en cuatro días, hasta los 85, según el informe trimestral de morosidad de Autónomos ATA. En Castilla y León, los trabajadores por cuenta propia cobran sus contratos con el sector público en 61 días de media, frente a los 75 de hace un año. Supone el cuarto mejor dato, tras los de La Rioja, el País Vasco y Navarra. La morosidad privada, mientras, también es menor que la media en la comunidad autónoma, en concreto de 78 días.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos destaca que a pesar de los esfuerzos por poner coto a la morosidad, tanto las Administraciones Públicas como el sector privado siguen incumpliendo la ley. De hecho, los periodos medios de pago del sector público se sitúan tres veces por encima, concretamente en 83 días frente a los 30 que establece la ley, y en 85 días en el sector privado, frente a los 60 que son legales.

ATA, que realiza este informe trimestralmente desde 2009, utiliza para el cálculo del periodo medio de pago la fecha de emisión de facturas o entrega de mercadería hasta su pago efectivo, metodología diferente a la utilizada por el ministerio de Hacienda, que incluye a todo el sector empresarial independientemente de su dimensión y calcula el plazo medio desde la convalidación de la factura por parte de la Administración competente hasta el pago efectivo. «Esto da un margen de entre 30 y 45 días suplementarios que es el periodo que establece la Ley para la convalidación de las facturas por parte de las Administraciones», explican.

Diferentes comportamientos

La Administración Pública, que engloba la autonómica, diputaciones, entes locales, empresas públicas, etc., ha reducido en conjunto su periodo medio de pago en un 25,2% en los últimos doce meses, al pasar de los 111 días de media en los que pagaban en septiembre del año pasado a los 83 actuales, lo que se traduce en un descenso de casi un mes.

Atendiendo al tipo de Administración, ATA destaca que las autonómicas, aunque son las más morosas y las que más tardan en pagar sus facturas pendientes, han sido también las que más empeño han puesto en pagar a los autónomos de su comunidad, pasando de los 130 días de media en los que pagaba en septiembre de 2014 a los 98 días actuales (-24,6%).

Como consecuencia de los diferentes planes de pago a proveedores que se han puesto en marcha, la Administración Local, «que es para la que trabajan la gran mayoría de los autónomos, ha sido la que mayor esfuerzo ha estado haciendo», aplauden desde la asociación. Y en el último año han reducido los plazos de pago el 27,2%, es decir en 25 días, hasta los 67 días de media actuales que tienen que esperar los autónomos para recibir el pago por su trabajo en los distintos ayuntamientos.

Por el contrario, la Administración Central ha incrementado sus plazos de pago en este periodo un 18,9%, al pasar de los 37 días en marzo a los 44 días, de media, actuales, con lo que suma una semana a la demora.

Sector privado

Los periodos medios del pago del sector privado son también muy altos y están lastrados, según recuerdan, por la morosidad de las grandes empresas. Las de más de 1.000 trabajadores, «que a priori puede parecer que son las que más capacidad tienen parar hacer frente a sus facturas con proveedores, continúan siendo las que más tardan en pagar, demorándose en más de cuatro meses (131 días) en hacer frente a las facturas que tienen con sus proveedores». Como en informes anteriores, cuanto menor es el tamaño de la empresa, menos tarda en pagar. Así, las empresas de entre 250 y 1.000 trabajadores pagan en 121 días de media; entre las que cuentan con entre 50 y 250 empleados, los plazos medios de pago descienden hasta los 76 días; y caen hasta los 68 en el caso de las que tienen de 9 a 50 trabajadores.

Los propios autónomos y las empresas de menos de 10 trabajadores son los únicos sectores que cumplen la ley: las transacciones entre los primeros se sitúan en 54 días y en 57 en el caso de las microempresas.

«Un recargo del 20% para el incumplidor»

Desde ATA se propone, para combatir la morosidad, establecer un recargo del 20% inmediato para todas aquellas Administraciones que no paguen en los plazos que establece la ley; así como dar potestad a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para que tome cartas en el asunto y equipare los plazos de pago con una práctica de competencia desleal. Según advierte Lorenzo Amor, presidente de la asociación, «como ya pasó hace unos meses, el periodo electoral suele coincidir con aumentos en los tiempos de demora en los pagos de las facturas a los autónomos por lo que desde ATA reclamamos que no se pare la economía por unas elecciones y se no se castigue al pequeño autónomo». «Hace menos de un mes el Consejo de Ministros aprobaba la exigencia para todas las empresas de pagar a sus proveedores en tiempo y forma como condición para poder trabajar con la Administración, medida con la que se da un gran paso en la lucha contra la lacra de la morosidad y las terribles consecuencias que tiene para las pymes y autónomos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos