El zamorano Carlos Garrote, bronce mundial y billete olímpico

Carlos Garrote, en pleno esfuerzo/Tamas Kovacs-Efe
Carlos Garrote, en pleno esfuerzo / Tamas Kovacs-Efe

Pelayo Roza y Pedro Vázquez se hacen con la plata en K2 500 y Portela, a los 37 años, con un nuevo bronce

El Norte
EL NORTEValladolid

Los españoles Pelayo Roza y Pedro Vázquez se colgaron este sábado la plata en la prueba de K2 500 de los Mundiales de piragüismo de Szeged (Hungría), mientras que Teresa Portela y Carlos Garrote lograron sendas medallas de bronce en la prueba de K1 200 metros con lo que además logran ambos el billete olímpico para Tokio 2020.

Pese a su juventud, Roza y Vázquez dieron un auténtico salto de calidad con un tremendo final con el que se acreditaron el segundo lugar en el podio e incluso hasta metieron presión a los vencedores, los bielorrusos Stanislau Daineka y Dzmitry Natynchyk, que aventajaron a los españoles en tan solo 35 centésimas.

Los asturianos, que se habían clasificado para la final A con el segundo tiempo después de los bielorrusos, pasaron quintos por el ecuador de la prueba. A partir de ahí iniciaron una espectacular remontada que les llevó al éxito al marcar el mejor crono en este tramo.

La primera medalla hispana del día fue para Portela. La canguesa, de 37 años, disputará sus sextos Juegos Olímpicos. Se hizo con la tercera plaza con el mismo tiempo que la danesa Aastrand Jorgensen (41.34), que también su subió al tercer peldaño del podio.

La palista española estuvo siempre en la lucha por las medallas en una prueba, como es propio de la distancia, muy equilibrada salvo por la actuación de la gran favorita, la neozelandesa Lisa Carrington, que demostró que sigue a un nivel superior al resto.

La oceánica venció con autoridad, con un crono de 39.39, y ratificó que es imbatible. La polaca Marta Walczykiewicz fue segunda gracias a su mejor tramo final con 41.33, en el que superó a Jorgensen y Portela.

Carlos Garrote, que el pasado año se proclamó campeón mundial y europeo de esta prueba, se hizo acreedor también a la plaza olímpica y al bronce.

Partió bien, en cabeza, el zamorano, que no pudo resistir el tremendo avance del británico Liam Heath, quien obtuvo una victoria indiscutible con un crono de 34.86.

El serbio Strahinja Stefanovic se colgó la plata a 18 centésimas y Garrote supo resistir en plazas de medalla para llegar tercero a 0.26 del ganador con el objetivo cumplido.

Es la cuarta medalla mundialista para Garrote, que aparte de este bronce y el oro el año pasado logró en Racice (República Checa) en 2017 sendas platas en 42 200 y K4 500.

La selección española suma ya cinco medallas en estos Mundiales de Szeged. El viernes Alberto Pedrero y Pablo Grana se proclamaron nuevos campeones del mundo de la categoría C2 200, en tanto que Sete Benavides y Antoni Segura fueron bronce en C2 500.

Roi Rodríguez y Eva Barrios fueron octavo y séptima en las finales K1 1.000 metros, en las que húngaro Balint Kopasz destronó al luso Fernando Pimenta, al que también superó el checo Josef Dostal y la también magiar Tamara Csipes venció con rotundidad.

David Barreiro fue también octavo en C1 500 octavo, tras ser ambicioso en la salida, pero no pudo mantener el ritmo.

Juan Antonio Valle obtuvo el billete para los Juegos Paralímpicos en KL3 200 metros merced a su séptimo puesto en la final.