Princesa de Asturias de los Deportes

Messner y Wielicki: «No luchamos contra la montaña, sino contra nuestras propias debilidades»

Krzysztof Wielicki y Reinhold Messner se saludan a las puertas del Hotel de la Reconquista./EFE
Krzysztof Wielicki y Reinhold Messner se saludan a las puertas del Hotel de la Reconquista. / EFE

Las malas condiciones metereológicas han obligado a cancelar la visita de las dos leyendas del alpinismo, Princesa de Asturias de los Deportes 2018, al Parque Nacional de los Picos de Europa

ROSALÍA AGUDÍNOviedo

Uno de los deseos de Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki, Premios Princesa de Asturias de los Deportes, era visitar el Parque Nacional de Picos de Europa. Querían ver la base del Pico Uriellu y conocer Sotres, pero finalmente este recorrido no se llevará a cabo. Las malas condiciones metereológicas les han obligado a cancelar estos planes, según informaron esta mañana fuentes de la Fundación.

A pesar de este imprevisto, ambos galardonados continúan con todos los actos que tenían previstos para hoy. A las diez de la mañana, comparecieron ante los medios de comunicación en el hotel de la Reconquista y Wielick afirmó que cuando un alpinista escala una cumbre su lucha no es «contra la montaña, sino contra sus propias debilidades».

Hay momentos de sufrimiento e incluso llegan a poner en peligro su vida: «Es algo muy extraño lo que hacemos nosotros. Vamos contra nuestras instintos de supervivencia y el límite de este riesgo es la cumbre. Cuando alcanzamos nuestra meta nos sentimos renacidos», añadió Messner.

Este alpinista fue el primero en ascender el monte Everest sin oxígeno en 1980 y durante la rueda de prensa mostró su admiración hacia su compañero: «Con este galardón por fin se reconoce la labor que los polacos hicieron en los años 80. Ellos eran los más fuertes en la montaña porque eran capaces de sufrir y crecieron rápidamente hasta convertirse en experimentados».

Estas palabras emocionaron a Wielicki quien afirmó que la verdadera «leyenda» del alpinismo era él: «Escalaste un monte como el Himalaya de una forma novedosa». Asimismo, reconoció que el premio no lo recibe como un mérito individual por haber coronado el Everest en pleno invierno en 1980, sino que es un reconocimiento colectivo: «He sido solo uno de los miembros de esta época dorada del alpinismo polaco y este galardón es para todo ese grupo».

«Un ciudadano del mundo»

Durante el encuentro, Messner también habló de la independencia de Cataluña y afirmó que «en España hay un debate similar al que nosotros tenemos en el sur de Italia». Y es que la región alpina de Tirol, lugar donde nació este alpinista hace 74 años, pertenece a dos países: la parte norte es austriaca y la sur italiana. Esta división se realizó en la I Guerra Mundial y fue ratificado en 1946. Es por ello que se considera «un ciudadano del mundo». «Yo no soy italiano del sur del tirol sino que considero de todo el mundo», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos