Atletismo

El CAV asciende a División de Honor

Laura Martín./ G. Villamil
Laura Martín. / G. Villamil

Las vallisoletanas, junto a las leonesas del Sprint, regresan a la máxima categoría de la Liga de Clubes

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

La tarde en las pistas de atletismo de Río Esgueva tuvo sobre todo sobredosis de emoción. Cuatro equipos femeninos pugnaban por dos plazas en la Liga Iberdrola de Clubes de División de Honor. Entre ellos, dos de la comunidad autónoma, el Universidad de León Sprint y el Club Atletismo Valladolid-UVa. Y los dos rizaron el rizo y consiguieron acabar primeras las leonesas y segundas las vallisoletanas para conseguir el ansiado ascenso a la máxima categoría. Pero la cosa no iba a ser nada fácil. Piélagos y Atletismo Alcorcón estuvieron muy cerca. Las leonesas obtuvieron 188 puntos totales, 104 las vallisoletanas, 99,5 las madrileñas y 97 las cántabras.

La prueba decisiva resultó la penúltima, el 4x100. El cuarteto del CAV, compuesto por Wilvely Santana, Alba Lázaro, Ashley Abaga y Lucía Herrero, ganó la prueba con un tiempo de 47:29. Segundas fueron las leonesas (47:86) y terceras, el Celta (48:79). Fue un relevo brutal de las vallisoletanas que les devolvió a la segunda plaza, ya que su rival más directo en ese momento –las leonesas del Sprint ya tenían para entonces la primera plaza en el bolsillo–, el Atletismo Alcorcón, se tuvo que conformar con la séptima plaza, un lastre prácticamente imposible de levantar en la última prueba que quedaba por celebrarse en el programa, el otro relevo, el 4x400.

En el relevo final, el equipo madrileño lo intentó, pero el triunfo se le resistió. El póquer de atletas del Sprint leonés iba a hacerse con la victoria en una reñida carrera (3:49:42). El equipo de Alcorcón obtuvo una segunda plaza que no le valía (3:50:82). Terceras fueron las chicas del CAV, Carolina García, Ana Pérez, Miriam Alonso y María Vega, que lograron una marca de 3:51.90.

La explosión de alegría de los dos equipos en el podio fue inmensa. Abrazos, besos y jolgorio en las dos escuadras de la comunidad. El doblete era una realidad. Caras que nada tenían que ver con las de las atletas del Atletismo Alcorcón. Las madrileñas tendrán que esperar a la próxima temporada para lograr el ansiado ascenso a la División de Honor. Las chicas del Sprint no dudaron en ir a la ría de la carrera de obstáculos para celebrar con 'agua va y agua viene' su primera plaza.

Eran nada menos que veinte pruebas las que daban los puntos para la clasificación final y los dos primeros puestos, los únicos que facilitaban subir a la máxima categoría. Además de ganar la prueba de 4x100, las chicas de Ana Pérez también se impusieron en otras dos pruebas del programa. La gallega Antia Chamosa no tuvo muchos problemas para hacerse con el triunfo en los cinco kilómetros marcha. Marcó un registro de 24:20.60, a más de 15 segundos de la segunda clasificada, la marchadora del Piélagos Ángela Ruiz. También sumó un triunfo el CAV en la prueba de altura. Laura Martín, con una marca de 1,67 metros, fue la mejor en su especialidad. Saltó siete centímetros más que la segunda, la leonesa Nuria Menéndez.

También hay que resaltar las segundas posiciones de Carla Gallardo en los 3.000 metros (9:59.15), Miriam Alonso en los 400 metros vallas (1:03.32), Ashley Abaga en 200 metros (24:72) y Ángela Alonso en los 800 metros (2:11.93). También hizo tercera, además del relevo 4x400, María Vega en los 400 metros (56.91).

Ana Pérez, alma máter del Club Atletismo Valladolid, no podía esconder su alegría por el regreso a la Liga de Clubes de División de Honor. «Volver a la División de Honor era algo que nos merecíamos. Ya el año pasado hubo algún fallito de inicio, pero ahora se ha ido mejorando. Aunque hemos quedado segundas, sabíamos que íbamos a estar entre los dos equipos que iban a ascender», señaló.