Inglaterra

El Leeds de Bielsa pierde en la semifinal de ascenso por una defensa de pesadilla

Los futbolistas del Leeds se lamentan. /Reuters
Los futbolistas del Leeds se lamentan. / Reuters

El portero Casilla y el capitán Cooper abrieron la puerta de la final de Wembley al Derby County

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

El Derby County batió 2-4 al Leeds de Marcelo Bielsa en un partido de ocasional calidad, de gran entrega y de errores grotescos de la defensa de los locales, que acariciaban la promoción tras su victoria, 0-1, en el partido de ida. El County del exinternacional inglés Frank Lampard se jugará en Wembley el ascenso con el Aston Villa, que derrotó al West Bromwich Albion en una tanda de penaltis.

Bielsa llegó en el verano a Elland Road para poner fin a una década de frustraciones en un club con victorias en la vieja Primera División de la liga inglesa y buenas campañas europeas. La masa de socios y seguidores parece deseosa de que continúe al frente del equipo, porque el juego, especialmente en la primera vuelta, les deleitó y la mejoría del equipo es innegable.

El dueño del club, Andrea Radrizzani, afirmaba en una entrevista el pasado fin de semana que su deseo es que el argentino cumpla el resto del contrato de dos años. Quizás sea necesaria la renovación de una plantilla que con muy pocos cambios con respecto a la que defraudó en la temporada 2017-18 ha tropezado en el último tramo de la competición.

El único refuerzo en enero, el portero del Real Madrid, Kiko Casilla, tuvo una noche desgraciada por su persistencia e inseguridad en las salidas. Después de que el Leeds se hubiese adelantado en el 23, cuando Dallas remató el rebote en el poste de un balón tirado en falta desde la izquierda que nadie había sido capaz de despejar, el portero español contribuyó decisivamente al empate.

Celebrado tras su llegada para sustituir al joven internacional norirlandés, Peacock-Farrell, irregular en su trayectoria del principio de la temporada, Casilla ha mostrado posteriormente precipitación y falta de claridad. En el 44 salió del área a por un balón que el defensa Cooper podía controlar, se enredaron en un despeje ya apurado y el capitán del Leeds dejó el balón en el área para que empatase Merriott.

La defensa vivió con ansiedad a partir de ese momento los contraataques del rival, principal virtud del equipo de Lampard. Cuarenta segundos después del inicio de la segunda parte, el Leeds avanzó por el centro, Wilson abrió a la izquierda para Mount, que entró en el área y batió a Casilla para el 1-2. En el siguiente lance, el portero salió al borde del área a por un balón alto, chocó con defensa y delantero sin tocar el balón, que finalmente controló por un rebote.

Suspenso de Bamford

La fragilidad de la defensa se confirmó diez minutos después, cuando Cooper agarró sin necesidad en el área a Bennett y Wilson marcó de penalti el tercer gol que daba la ventaja al County en la eliminatoria. Pero el equipo de Bielsa ha mostrado hasta el final de la temporada ímpetu físico y afán de victoria. El defensa Dallas marcó el 2-3 tras una combinación por la izquierda y un tiro raso y bien medido.

El suizo Berardi, que ha jugado los dos partidos de la semifinal tras una larga lesión, desequilibró más el partido con dos tarjetas sucesivas. La segunda fue consecuencia de una pérdida de compostura. Interceptó con elegancia un balón en el centro del campo y tras perderlo en el avance se lanzó con los tacos por delante dos veces para recuperarlo.

El cuarto gol de los visitantes llegó cuando Marriott picó el balón a la red para burlar una salida de Casilla que debió mantenerse erguido más tiempo. El Leeds empujó, tuvo oportunidades, Bielsa sustituyó al fichaje más caro de la temporada, el ineficaz delantero Patrick Bamford, que desechó una oportunidad de estudiar en la universidad de Harvard para ser futbolista, fue fichado por el Chelsea y recorre clubes segundones con espalda rígida y cabeza frívola.

Un partido que en la primera parte mostró a un Leeds ordenado se desbarató tras el error defensivo de Casilla y Cooper, y en una segunda parte desordenada y emocionante confirmó las fragilidades del equipo de Bielsa, que ha sufrido muchas lesiones pero ha incoporado a jugadores juveniles que tendrán quizás un papel más regular en el equipo que tendrá que montar el argentino para su segunda campaña.