Inglaterra

Marcelo Bielsa se queda sin ascenso pero gana el título del 'fair play'

Marcelo Bielsa, durante el partido. /Reuters
Marcelo Bielsa, durante el partido. / Reuters

Tras marcar el Leeds un gol con un jugador del Aston Villa lesionado sobre el césped pidió a sus jugadores dejarse empatar pese a que eso le mandaba directamente al play-off para subir a la Premier Leagu

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Marcelo Bielsa es genio y figura. El técnico del Leeds United demostró este domingo que por encima de todo es de auténtico deportista. Más allá de sus excentricidades como entrenador, dejó claro que para él no todo vale para conseguir la victoria. No sigue los estándares habituales. El histórico Leeds United, equipo al que dirige desde el pasado verano, se medía con el Aston Villa en la Championship en la penúltima jornada que decidía el ascenso directo a la Premier League.

El Leeds necesitaba el triunfo para seguir teniendo posibilidades -aunque fueran escasas- de terminar segundo por delante del Sheffield United en la última jornada. El equipo de Bielsa se adelantó en el marcador con el tanto de Mateusz Klich en el minuto 73 de partido, pero ese gol llegó en medio de la polémica. Anotó el 1-0 mientras Jonathan Kodjia, jugador del Aston Villa, estaba tendido sobre el terreno de juego tras recibir un golpe. Los jugadores del Aston Villa se quedaron paralizados esperando que el Leeds tirase el balón fuera, como habían hecho ellos unos minutos antes, pero Klich hizo caso omiso a los gestos de los rivales, y algún compañero, y aprovechó para, en ventaja y sin apenas oposición, poner por delante a su equipo.

Tras marcar el gol se armó una tangana entre varios futbolistas del Aston Villa y el Leeds. Los primeros recriminaron a los segundos que hubieran aprovechado la situación para marcar. En los banquillos la situación no fue muy distinta y John Terry, técnico asistente de los 'villanos' pidió explicaciones a Marcelo Bielsa. Todo ello cuando Anwar El Ghazi era expulsado por su supuesta participación en la tangana con Patrick Bamford. El técnico argentino, lejos de aprovechar esa situación, al darse cuenta del error, pidió a sus jugadores que se dejasen marcar el tanto del empate. Bielsa se acercó al español Pablo Hernández para explicarle la situación y darle una orden clara pese a las reticencias de su compañeros: debían dejarse empatar.

Ahora, a pensar en Wembley

Así, en medio de algún abucheo por parte de la afición de Elland Road, el Aston Villa sacó de mediocampo y Albert Adomah se fue directo a portería sin oposición alguna, aunque Pontus Jansson, uno de los centrales del Leeds, se resistió y lanzó una patada al delantero del Villa. Kiko Casilla, portero del Leeds, no hizo nada para evitar el gol que suponía el empate final y el adiós a las posibilidades de ascenso directo para su equipo, ya que se queda a cinco puntos del segundo puesto, ocupado por el Sheffield United faltando una jornada por disputarse en la Championship.

Tras encajar el tanto Bielsa se dirigió a Terry para pedirle que se sentara en su banquillo y dejara de protestar. «Hemos devuelto el gol. Los hechos son los que todo el mundo ha visto. El fútbol inglés es conocido por su deportividad por lo que no tengo nada que comenetar, es algo común en Inglaterra».

«Hemos devuelto el gol. Los hechos son los que todo el mundo ha visto. El fútbol inglés es conocido por su deportividad por lo que no tengo nada que comenetar, es algo común en Inglaterra»

De esta manera, el Norwich City y el citado Sheffield, que bajó a tercera en 2011 y scendió a Championship la pasada temporad,. han logrado el ascenso directo y ahora cuatro equipos lucharán en el 'playoff' de ascenso. El Leeds, el West Bromwich y el Aston Villa están clasificados y sólo falta por conocer el nombre del cuarto equipo, que saldrá entre el Derby County y el Middlesbrough. Los dos ganadores de las rondas iniciales, (al igual que en España se miden el tercero contra el sexto y el cuarto frente al quinto) decidirán la plaza final en una final en Wembley, conocida como 'el partido de los 100 millones' de libras.

La campaña pasada los villanos se enfrentaran en Wembley al Fulham en el partido decisivo del play-off de ascenso a la Premier League. El equipo que se imponga en la final de Londres llevará automáticamente unos 120 millones de euros la próxima campaña, la mínima cantidad de ingresos que percibe un equipo de Premier en concepto de derechos de televisión y sponsors. Además, como ha pasado con el Fulham (que ha vuelto a descender) la Premier nutre a los equipos que descienden con 60 millones divididos en tres temporadas.