Fichajes

Joao Félix, el decimotercer portugués del Atlético

Joao Félix (d) en un entrenamiento de la selección portuguesa junto a Cristiano Ronaldo (c)/Efe
Joao Félix (d) en un entrenamiento de la selección portuguesa junto a Cristiano Ronaldo (c) / Efe

Mendonça, Futre, Tiago, Maniche, Costinha o Simao fueron otros de los 'vecinos' más destacados que vistieron la camiseta rojiblanca

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Joao Félix tiene en Paulo Futre un buen ejemplo al que mirarse. Y es que el portugués es uno de los jugadores más recordados en la historia del club. Quizá el extranjero más querido junto a Diego Godín y forma parte de un club reducido a José Eulogio Gárate, Luis Aragonés o Fernando Torres. Llegó tras ganar la Copa de Europa en 1987 para ilusionar a una afición que valoró que rechazara el Real Madrid y también le agradeció que volviera a ayudar al club ya como veterano y después en los despachos.

Jorge Mendonça fue el primer portugués en vestir la rojiblanca pero ningún otro luso (Tiago, Simao, Joao Pinto, Maniche, Ze Castro, Costinha, Pizzi...) consiguió enamorar con su carisma como hizo Futre. Ya en este siglo se generó un sistema de traspasos del Atlético con clubes portugueses (Silvio, Salvio, Roberto Jiménez, Oblak, Siquiera, Gaitán, Raúl Jiménez, Reyes, Falcao, Jackson Martínez, Assunçao, Adrián, Óliver Torres, Gelson, Luciano Vietto o Felipe Monteiro) que a veces provocó que otros futbolistas de Portugal pasaran por el club... sin llegar a debutar. Los casos más destacados son Joao Pinto, Rubén Michael o Diogo Jota.

Jorge Mendonça (1958-67)

Pese a ser un centrocampista es recordado por su faceta goleadora. Llegó en 1958 de Angola, donde estudió medicina y atendía a los heridos de la guerra, y en sus 234 partidos - en nueve campañas- contribuyó con sus 91 goles a lograr una Liga, una Copa y una Recopa de Europa. Llegó a salir a hombros del Metropolitano tras un 4-0 al Dinamo de Zagreb... y los aficionados le llevaron así hasta su casa en Reina Victoria. Se fue traspasado al Barcelona por petición de Vicente Calderón, que necesitaba dinero para terminar las gradas del estadio que después llevó el nombre del citado presidente.

Paulo Futre (1987-93 / 97-98)

Una auténtica leyenda del club, en el que fue jugador y director deportivo entre 2000 y 2003 cuando el equipo agonizaba en Segunda. Llegó con el aval de ser Balón de Plata en 1987 (tras Ruud Gullit) y tras ser campeón de Europa con el Oporto. «Yo llego a un acuerdo con Jesús Gil y con el Oporto en Italia, en el Mundialito, y cinco o seis horas después estamos en una discoteca, en medio de la campaña electoral en el Atlético». Ganó Gil y aterrizó en el Calderón. 215 partidos en dos etapas distintas. Dos Copas del Rey (uno con gol incluido en la final de 1992 en el Bernabeú) y un subcampeonato de Liga.

Hugo Leal (1999-01)

Un centrocampista de enorme talento que llegó desde el Benfica, siendo internacional absoluto en su país, en el peor momento al club, que descendió al final de esa campaña. El día de su primer gol con la rojiblanca, ante el Sevilla, fue expulsado. Pese a ese inicio tan complicado se quedó en Segunda. Jugó 36 partidos e hizo 4 goles (al Murcia, al Getafe, al Jaén y al Compostela) pero el equipo no pudo subir. No contaba para Luis Aragonés. 65 partidos con la rojiblanca. Jugó también en el PSG (al salir del Atlético), Oporto, Académica de Coimbra, Braga, Belenenses, Trofense, Salamanca y Vitória Setúbal. Se retiró en 2013, en el Estoril Praia.

Dani Carvalho (2000-03)

Es recordado más por su gol en el Calderón con el Ajax que por su rendimiento en el Atlético. Otra parte de la hinchada le recuerda por su belleza, sus salidas nocturnas (con chófer incluido) y sus romances escandalosos. De hecho, cuando lllegó cedido al West Ham en 1996 su técnico, el peculiar Harry Redknapp, hizo una frase que le perseguiría el resto de su carrera: «Dani es tan guapo que no sé si ponerlo a jugar o acostarme con él». Llegó al Atlético tras varios bandazos y participó en el ascenso a Primera. Jugó 64 partidos y marcó 10 goles. Se retiró dos años después para hacer carrera como presentador de televisión y modelo.

Costinha (2006-07)

Fue uno de los hombres claves en el Oporto de Mourinho al que el Atlético rescató tras haberse ido al Dínamo de Moscú con Seitaridis y Maniche. No rindió al nivel esperado en el Calderón ya que sólo disputó 24 partidos (sólo diez de titular) en una campaña, en los que vio 7 amarillas y una roja. Además dejó un mal recuerdo por una pelea con el canterano Jacobo Ynclán, al que propinó un puñetazo en la cara tras una discusión por una durísima entrada a la altura de la rodilla. Ahora es entrenador.

Zé Castro (2006-08)

Llegó con 23 años tras sus buenos campeonatos con las selecciones inferiores de Portugal. Javier Aguirre le hizo jugar 40 partidos - competía con Perea, García Calvo y Pablo- antes de irse cedido al Deportivo, donde finalmente estuvo cinco campañas. Era uno de los jugadores que participó en el 0-6 ante el Barcelona que provocó el adiós de Torres. Su gran momento como Atlético fue un gol (de los dos que anotó como atlético) en los minutos finales a Osasuna... que terminó el encuentro con 7 jugadores tras cuatro expulsiones.

Maniche (2006-09)

Nuno Ricardo de Oliveira Ribeiro fue uno de los elegidos por el club para volver a participar en competiciones europeas tras 10 años de ausencia. Maniche, cuyo apodo procede de un exjugador danés del Benfica llamado Michael Manniche, estuvo 84 partidos en el Atlético pero nunca al nivel mostrado ante en el Oporto, con el que fue campeón de Europa, o Chelsea. Tras dos años fue cedido al Inter tras acumular más de 115.000 euros de multas al punto de llegar a ser apartado del equipo. Hace un par de años resumió en Récord su paso por el club, con el que anotó 9 tantos: «Cuando llegué estaba Aguirre en el banquillo con quien ya tuve problemas. Y luego llegó Abel Resino, que fue aún peor. No sé cómo se las arregló para convertirse en entrenador. Es una lástima. Fue de lejos el peor entrenador que he tenido».

Simao (2007-11)

Su llegada fue, en aquel momento, el mayor desembolso económico del club rojiblanco en toda su historia (20 millones) aunque luego fue superado por Forlán y Agüero. Era capitán del Benfica. En sus 171 partidos conquistó una Europa League y una Supercopa de Europa a las órdenes de Quique Sánchez Flores. Logró 31 goles, varios de ellos de falta directa para el recuerdo. El cuarto portugués con más duelos en el club no es muy fan del estilo actual del Atlético, al punto que ha dicho hace unos días en Sport TV que «Joao Félix no encaja en el Atlético de Madrid, con la forma de jugar de Simeone. Griezmann tenía un desgaste brutal a nivel defensivo. Muchas veces no tenía gasolina para ir al ataque. La mentalidad de Simeone es defender, defender y defender, y después atacar».

Tiago (2010-17)

Fichó tras pasar por la Premier League, Ligue 1 y Serie A. Fue indiscutible con Simeone, uno de los capitanes. Logró una Liga, una copa del Rey, una Supercopa de España, dos de Europa y la Europa League en sus 217 partidos con la rojiblanca. Marcó 18 goles. Se retiró en 2017 pero estuvo un año más formando parte del cuerpo técnico del equipo rojiblanco y ligado al club. Actualmente se está formando para ser entrenador.

Pizzi (2011-12)

Llegó en los últimos días de mercado de 2011 cedido del Sporting de Braga aunque con obligación de compra de 13 millones. Apenas contó para Manzano - que le hizo debutar en la famosa eliminatoria perdida ante el Albacete- y Simeone acabó dandole minutos. En total, 16 partidos y un gol aunque puede presumir de haber ganado la Europa League en Bucarest al Athletic. Se fue al Deportivo cedido antes de una operación cruzada con el Benfica con el meta Roberto de por medio.

Silvio (2011-13)

Aterrizó desde el Sporting de Braga, por ocho millones de euros, con cinco años de contrato y mucho futuro por delante a sus 24 años. Se le suponía el futuro lateral derecho de la selección portuguesa. Sus lesiones de pubalgia y rodilla unido a la reconversión de Juanfran como lateral le relegaron. Apenas jugó 21 partidos con el Atlético del Cholo, aunque puede presumir de contar en su palmarés con una Europa League y la Supercopa en 2012. Tras malas experiencias en el Deportivo, Benfica y Wolverhampton volvió al Braga.

Gelson Martins (2018-19)

Su fichaje acabó siendo un quebradero de cabeza para el Atlético que lo fichó, en teoría, como agente libre tras rescindir unilateralmente su contrato, alegando 'causa justa', después de que un grupo de ultras acudiese a la ciudad deportiva y agrediese a varios miembros del equipo. La operación parecía ideal para los rojiblancos, que incorporaban a uno de los jugadores con más cartel en Europa a coste cero pero fue el comienzo a una batalla jurídica con la FIFA de por medio. Simeone además no le daba minutos (12 partidos y 1 gol). Finalmente, tras cederlo en invierno al Mónaco (allí hizo en 17 partidos cuatro goles y cuatro asistencias) se comprometió a pagar una cantidad de 22,5 millones de euros. El lunes pasado el club monegasco hizo oficial el acuerdo con el Atlético de Madrid para quedarse en propiedad al jugador a cambio de 30 millones de euros.

Joao Félix (2019...)

El Benfica se ha remitido en todo momento a su cláusula y el Atlético ha terminado cediendo: 126 millones de euros por un chico de 19 años que llega tras enamorar a media Europa en solo apenas una temporada en la élite. Su exhibición se produjo en cuartos de la Europa League contra el Eintracht de Frankfurt con un hat-trick. En su segundo partido marcó el gol del empate ante el Sporting, siendo el más joven en anotar en un derbi y en marcar en Da Luz. El portugués defenderá la camiseta rojiblanca las próximas siete temporadas con el número siete a la espalda de su predecesor, Antoine Griezmann.