Primera

Ocho partidos de sanción a Diego Costa

Diego Costa protesta a Gil Manzano tras la expulsión. /Afp
Diego Costa protesta a Gil Manzano tras la expulsión. / Afp

El Comité de Competición le ha castigado con cuatro encuentros por el insulto a Gil Manzano y otros cuatro por agarrar al árbitro extremeño

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Sanción ejemplar para Diego Costa. El delantero hispano-brasileño del Atlético de Madrid ha sido castigado con 8 partidos de sanción por su expulsión del pasado sábado en el partido ante el Barcelona en el Camp Nou. Cuatro partidos han sido por el insulto al colegiado Gil Manzano, en aplicación de lo previsto en el artículo 94 (insultos, ofensas verbales y actitudes injuriosas), y otros cuatro por agarrar al árbitro extremeño después de que le hubiese mostrado la tarjeta roja, por la aplicación del artículo 96 (producirse con violencia leve hacia los árbitros).

Más información

Además, por ambas circunstancias, el Comité de Competición le ha puesto dos multas accesorias de 3.005 euros y otras dos al Atlético de Madrid en cuantía de 1.400 euros, en aplicación del artículo 52 de esta normativa. El Atlético tiene diez días hábiles para interponer recurso ante el Comité de Apelación, aunque su presidente Enrique Cerezo, ya ha anunciado que recurrirán. «Es una mala noticia, pero seguro que recurriremos, pidamos una cautelar y a ver lo que pasa», señaló el presidente del Atlético. «El fútbol es así y hay jugadores que son temperamentales y dentro del campo hay veces que suceden estas cosas y el insulto, que no se debe producir nunca, hay veces que se produce», añadió.

«No ha quedado desvirtuado lo reflejado en el acta arbitral respecto a los insultos proferidos por el jugador al árbitro»

En su resolución, el Comité aclara que «no ha quedado desvirtuado lo reflejado en el acta arbitral respecto a los insultos proferidos por el jugador al árbitro del encuentro» y añade que «no se aprecia en este caso la existencia de error material manifiesto entre lo reflejado en el acta y las expresiones claramente insultantes y ofensivas que dirige el jugador al colegiado».

Además, añade que «el jugador expulsado, una vez recibida la tarjeta roja, se produce hacia el colegiado con violencia leve y sin ánimo agresivo pero en forma consistente con lo reflejado en el acta, esto es, agarrándole como se dice en la misma».

Gil Manzano, firme en su acta

El Comité de Competición ha tomado esta decisión después de que este miércoles pidiera al propio Jesús Gil Manzano, colegiado del partido entre el Atlético y los azulgranas, que aclarara lo que escribió en el acta arbitral del partido sobre la expulsión de Costa. No sólo el árbitro se ha reafirmado en todo lo que viene reflejado en el acta del duelo, sino que el Comité Técnico de Árbitros (CTA) cuenta con el audio en el que se escucha claramente el insulto del delantero del Atlético: «Me cago en tu puta madre». Gil Manzano mostró en el minuto 28 del partido la tarjeta roja directa al delantero rojiblanco por insultarle gravemente y tal y como recogió en el acta, por decirle en dos ocasiones «me cago en tu puta madre». Además, agarró al juez para evitar que sacara sendas tarjetas amarillas a José María Giménez y Diego Godín, que también protestaban la acción.

Los tres miembros del Comité de Competición han escuchado el audio facilitado por el árbitro al CTA y han decidido rechazar las alegaciones presentadas por el Atlético

Hay que indicar que al finalizar el partido, los futbolistas del Atlético que salieron a hablar ante los medios de comunicación defendieron que lo que había entendido el árbitro, «la puta madre que te parió», en realidad no era lo correcto. Apuntaban que ese «te», en realidad era un «me». Es decir, que Costa gritó «la puta madre que me parió», en referencia a sí mismo y lamentándose por la acción de juego en la que consideraba había sido objeto de falta por parte de Arthur. Pero los tres miembros del Comité de Competición han escuchado el audio facilitado por el árbitro al CTA y han decidido rechazar las alegaciones presentadas por el Atlético porque el acta tiene presunción de veracidad sobre lo que ocurrió en el terreno de juego y porque tras escuchar el audio, entienden que las alegaciones presentadas por el club rojiblanco están basadas en algo que no se ajusta a la realidad.

Segunda sanción más grave del siglo XXI

El castigo supone el final de la temporada para Diego Costa, que además se perdería el primer partido de Liga de la próxima temporada... en caso de seguir en el Atlético. Y es que el hispano-brasileño es uno de los nombres que suena con fuerza para abandonar la disciplina del Atlético a final de temporada con destino al fútbol chino, de donde ha recibido una oferta millonaria. Eso supondría que el duelo del Camp Nou habría sido el último de Costa con la camiseta del Atlético y, como ocurrió en el primero que disputó en enero del pasado año tras su regreso al Atlético, acabó expulsado (entonces por celebrar un gol con la grada y ver la segunda amarilla).

La sanción de ocho partidos que le han impuesto a Diego Costa es la segunda más grave en lo que va de siglo XXI. Sólo la que recibió el futbolista del Real Madrid Pepe, en la temporada 2008-09, fue más dura. El central portugués fue castigado con 10 encuentros por agredir al jugador rival Javier Casquero e insultar al cuarto árbitro durante el encuentro liguero entre el equipo blanco y el Getafe.

Curiosamente Jordi Alba, futbolista del Barcelona, confesó tras el triunfo de su equipo ante el Manchester United en Liga de Campeones celebrado en Old Trafford que le parecía «exagerado castigarlo con ocho partidos».

Sanciones similares

Diego Pablo Simeone sufrió una sanción similar en la Supercopa de España de 2014, en el partido de vuelta ante el Real Madrid. El entrenador del Atlético fue castigado con ocho partidos tras ser expulsado por Fernández Borbalán. En su caso, dos partidos fueron por protestar la decisión del árbitro, uno por aplaudir al equipo arbitral, otro por quedarse en la grada para ver el partido y no en el vestuario como está estipulado y cuatro por el artículo 96 –el mismo que en el caso de Diego Costa- por darle unas collejas al cuarto árbitro.

Otro futbolista que también recibió una sanción dura por tocar al árbitro fue Cristiano Ronaldo. El entonces jugador del Real Madrid recibió cinco partidos de sanción por empujar a De Burgos Bengoetxea durante el partido de ida de la Supercopa 2017 entre el Barcelona y el Real Madrid. Tras ser expulsado por doble amarilla, fue sancionado con cuatro partido más en aplicación del artículo 96, como en el caso de Costa, por «agarrar, empujar o zarandear, o producirse, en general, mediante otras actitudes hacia los árbitros (...) suspensión de cuatro a 12 partidos».