Análisis

Koke no quiere quedarse como 'último mohicano' del primer éxito del Cholo

Juanfran y Koke, durante un partido de la temporada 2014-2015. /Susana Vera (Reuters)
Juanfran y Koke, durante un partido de la temporada 2014-2015. / Susana Vera (Reuters)

La posible salida de Juanfran, que no ha tomado una decisión sobre la propuesta de continuar una campaña más, dejaría al canterano como único miembro de la plantilla que triunfó en Bucarest

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Jorge Resurrección Merodio teme que su amigo Juan Francisco Torres Belén le deje solo como superviviente de la primera campaña de Cholo Simeone al frente del banquillo del Atlético. Es cierto que en aquella 11-12 también debutó, en un partido de Europa League ante el Besiktas, sustituyendo al propio Koke un jovencísimo Saúl Ñíguez, que completó 8 minutos en un torneo que después levantaría Antonio López como capitán atlético en la final de Bucarest ante el Athletic. Desde entonces el Atlético ha recuperado su lugar en la Liga, su prestigio europeo tras vivir un tobogán de emociones en 7 años: Liga, Copa, Supercopas de Europa y España... además de dos finales de la Champions League que se escaparon por muy poco.

Poco a poco los futbolistas que ayudaron a mutar a un Atlético deprimido y acomplejado en uno campeón han ido desapareciendo de la plantilla. Varios de ellos ya están retirados (Álvaro Domínguez, Paulo Assunção, Perea, Tiago o el citado Antonio López), otros viven sus últimos partidos en equipos menores como Gabi (Al-Sadd), Arda Turan (Basaksehir), Mario Suárez (Rayo), Diego (Flamengo), Salvio y Pizzi (Benfica), Reyes (Extremadura), Silvio (Vitoria Setubal), Fran Mérida (Osasuna) mientras que algunos otros optaron por buscar mejor gloria lejos del Manzanares: Miranda (Inter), Falcao (Mónaco), Adrián López (Oporto) o Courtois (Real Madrid).

Ese parece será el caso este verano de Filipe Luís y Diego Godín, que parecen decididos a abandonar un club cuya dirección deportiva del club ofrece renovaciones año a año para los futbolistas que superan los 30 años. El central uruguayo tiene un acuerdo con el Inter mientras que el lateral, que ya estuvo fuera una campaña, maneja opciones de distintas ligas europeas.

Seguir para aportar

El tercer 'clásico' de aquella defensa que acaba contrato es Juanfran, que no tiene tan claro su futuro. Sabe que Simeone le quiere -el sábado le calificó de «un jugador extraordinario y una persona que mejora al deportista» y que «da todo lo que tiene hasta el último suspiro»- pero tiene dudas de aceptar seguir en el club o buscar una aventura lejos de España. «Soy sincero. Tengo una oferta de renovación para seguir un año más con el Atlético, pero todo está pospuesto por mi parte hasta que termine la temporada para tomar una decisión. Lo que importa es el equipo. Es mi casa. Es una decisión personal mía y al final de temporada la tomaré. Esta es mi casa y lo será el año que viene esté o no esté», explicó en la sala de prensa junto a sus hijos. De hecho, tuvo que aclarar que sus palabras «no son una despedida» después de completar un gran partido primero como lateral derecho y después a pie cambiado. Las salidas de Lucas y las más que previsibles de Godín y Filipe provocarán un gran cambio en la defensa. «Son muchos años. Veremos lo que es mejor para mí, para el club y para mi familia. Pase lo que pase, esta es mi casa. Le gente sabe de mi compromiso, de todo lo que he hecho estos años. Me he dejado la vida en cada partido y me la voy a dejar siempre. Hay que tener tranquilidad y pensar en el equipo. Siempre pienso en el equipo antes que en mí», detalló el jugador, al que Simeone reconvertió en lateral aquel 2012.

Más información

Este año ha compartido los minutos con Santiago Arias si bien Simeone le ha elegido en las grandes citas. «Se vive del presente. En el fútbol vale poco el pasado, pero más allá de eso pienso que la gente me tiene un cariño especial. El Atlético me demuestra mucho dándome esa opción de poder seguir en el club de mi vida. En esta vida no sólo tomas decisiones por ti, sino por tu familia, por cómo te sientes en el momento. Está claro que es una decisión a priori fácil, pero no lo es. Quiero seguir dando al Atlético de Madrid lo mejor de mí hasta el último momento y espero que siga siendo así y veremos si sigue siendo así hasta el final», dijo con una sonrisa destacando la actuación de sus compañeros Montero y Toni Moya en el centro de la zaga. Juanfran no es sólo un clásico de Simeone, sino un líder en un vestuario que ha ido perdiendo referencias para los más jóvenes desde las salidas en los últimos años de Raúl García, Gabi o Fernando Torres. En el club temen que el adiós de Godín y Filipe deje sin muchos referentes a una caseta en la que Koke, con sólo 27 años, ya se siente como el 'último mohicano' de una generación que cambió el rumbo de la entidad.