El Ajax reescribe su historia a costa de la Juventus

Los jugadores del Ajax celebran el tanto de De Ligt ante un desolado Cristiano. /Filippo Monteforte (Afp)
Los jugadores del Ajax celebran el tanto de De Ligt ante un desolado Cristiano. / Filippo Monteforte (Afp)

Van de Beek y De Ligt remontan el gol de Cristiano y devuelven al conjunto neerlandés a semifinales 22 años después

MIGUEL OLMEDAMadrid

El Ajax de Erik ten Hag durará lo que estime el mercado depredador en el fútbol de Youtube, los fichajes de adolescentes a precio de récord y las celebraciones de 'Fortnite', pero entre tanto se dedica a escribir con cursiva y en dorado una página tras otra en el libro que antaño firmaron Rinus Michels, Johan Cruyff y Marco van Basten. Reconstruyendo la historia del Ajax, la insurrección juvenil guillotinó a su paso por Turín el sueño imperialista de Cristiano Ronaldo, 'Rey Sol' de la Champions con sus cinco coronas y 126 goles, y la Juventus, una 'Signora' de andar por casa que sigue atragantándose con Europa.

El tiempo hará justicia con Massimiliano Allegri, el técnico que devolvió a los 'bianconeri' a la pelea por el continente. En su penúltima revisión técnica puso contra las cuerdas a un Ajax que había sembrado el pánico en la ida. Los de Ten Hag se replantearon sus dogmas de fútbol durante casi media hora sin 'oler' la pelota, casi una herejía en el templo de Ámsterdam.

Portugués pero con puntualidad inglesa, Cristiano no falló a su cita con el gol en otra eliminatoria de Champions. Su trayectoria en los momentos calientes de la competición se traduce en peligro con el simple hecho de acercarse al área: en el primer córner a favor de la Juventus cabeceó sin la marca de De Ligt el preciso envío de Pjanic al palo corto.

1 Juventus

Szczesny, De Sciglio (Cancelo, min. 63), Bonucci, Rugani, Alex Sandro, Can, Pjanic, Matuidi, Bernardeschi (Betancur, min. 79), Dybala (Kean, min. 46) y Cristiano.

2 Ajax

Onana, Veltman, De Ligt, Blind, Mazraoui (Sinkgraven, min. 11) (Magallán, min. 82), Schöne, De Jong, Ziyech (Huntelaar, min. 88), Van de Beek, Neres y Tadic.

Goles:
1-0: min. 28, Cristiano. 1-1: min. 34, Van de Beek. 1-2: min. 67, De Ligt.
Árbitro:
Clement Turpin (Francia). Amonestó a Can y Cristiano, de la Juventus.
Incidencias:
Partido de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Juventus Stadium de Turín.

Lo más sorprendente de este Ajax de veinteañeros es su capacidad para levantarse tras cada golpe. En la ida, apenas un paso por los vestuarios medió entre el 0-1 y el 1-1; en la vuelta, cinco minutos y una revisión en el VAR bastaron para que se consumase el empate.

Con Donny van de Beek, el Ajax juega al despiste: luce el número '6', parte desde la posición del '10' y finaliza siempre en el lugar donde duermen los '9'. En el área de Szczesny se encontró un balón muerto y lo acarició al fondo de la red haciendo honor a Dennis Bergkamp, otro mediapunta neerlandés con la diestra de terciopelo.

Tras el descanso, el equipo de adolescentes parecía ser la Juventus y no el Ajax; le temblaban las piernas con cada contragolpe. Szczesny ha conseguido que los 'tifosi' no se acuerden de Gianluigi Buffon en cada jornada con actuaciones salvadoras. A Ziyech le sacó una mano de cemento en el uno para uno y a Van de Beek le descolgó el balón de la escuadra minutos antes de la catarsis 'ajacied'.

Paradójico como es en muchas ocasiones esto del fútbol, el último eslabón del 'totaalvoetbal' (fútbol total) liquidó a la Juventus, histórico tótem defensivo, en un saque de esquina. Schöne preparó el esférico y De Ligt ejecutó el 'sorpasso' ante un atónito Bonucci: de central con mayúsculas a central con mayúsculas.

La desesperación juventina, más que acercar el 2-2 puso en bandeja la puntilla del Ajax. Si un pero se puede poner al equipo de Ten Hag es la dificultad que presenta para finiquitar ocasiones. Neres perdonó la más clara antes de que Cristiano y compañía pidiesen dos penaltis que Turpin no concedería. Fue el último llanto de un rey derrocado por un grupo de muchachos decididos a revolucionar con todas las consecuencias. De camino a sus primeras semifinales de Champions en 22 años, ya han tomado Madrid y Turín.