https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

El primer lechazo de Ronaldo

Ronaldo, acompañado por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, a la entrada de La Parrilla de San Lorenzo. /Gabriel Villamil
Ronaldo, acompañado por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, a la entrada de La Parrilla de San Lorenzo. / Gabriel Villamil

El nuevo propietario blanquivioleta inicia etapa castellana con chuletillas, torreznos de Soria, riñones y la clásica tarta de las monjas

Juan J. López
JUAN J. LÓPEZValladolid

«Soy una enamorado de esta tierra... Y de su gastronomía». Palabra de Ronaldo Luiz Nazario. El nuevo propietario del Real Valladolid estrenó este lunes su nueva etapa en la capital vallisoletana «con un festín».

El brasileño celebró la adquisición del club blanquivioleta con una comida en La Parrilla de San Lorenzo, restaurante conocido por su especialidad en el lechazo de la tierra.

«Es de buen apetito», asegura Ana María García, del establecimiento, quien admite que a toda la plantilla del restaurante la ha sorprendido «la cercanía» del exfutbolista internacional. «Es muy campechano. Se ha hecho fotos con los empleados y hasta ha tenido tiempo para bromear con los que eran del Barcelona y los del Real Madrid. Eso sí, siempre desde un prisma del Valladolid», afirma Ana María, quien destaca que Ronaldo incidió de forma repetida en lo «enamorado que está de Valladolid».

«Es que es un amante de la tradición, de esta zona, y después de la comida... Creo que más. Ha dicho que repitiría», afirman desde La Parrilla.

Ronaldo posa con empleados de La Parrilla. A la izquierda, el cuarto de lechazó que degustó el astro brasileño.

El nuevo accionista blanquivioleta, acompañado por otros nueve comensales, entre los que destacaron el presidente y el técnico del Real Valladolid, Carlos Suárez y Sergio González, degustó como entrantes y para compartir el pincho de feria de La Parrilla, que consiste en unos escabechados de caza (pato, faisán, corzo y perdiz); unos Torreznos de Soria y riñones de lechazo.

Fue la antesala del plato fuerte, ese cuarto de lechazo, que Ronaldo se comió «el solito». «La verdad es que ha comido muchísimo», aseguran desde el histórico establecimiento pucelano, que ha completado el menú con la tradicional tarta de las monjas.

¿Y de beber? La comilona del exjugador estuvo 'regada' por un tinto Mauro, de la añada de 2016. Un vino catalogado por los expertos como «muy bueno», a la altura de 'O fenômeno'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos