https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Cuatro artistas Castilla y León participan en la exposición de Grabado y Vino Pedro Vivanco

Segundo Premio-Germán Aparicio-León-Obra RCM 134. /Museo Vivanco
Segundo Premio-Germán Aparicio-León-Obra RCM 134. / Museo Vivanco

32 obras conforman una interesante mirada del arte del grabado y el polifacético mundo del vino

El Norte
EL NORTEValladolid

Un año más han culminado los nuevos frutos de la excelencia artística. El Museo Vivanco de la Cultura del Vino presenta la Exposición del XII Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco, que refleja la vocación internacional de este galardón que apuesta por la originalidad y la calidad técnica de cada visión personal del mundo del vino. El pasado 5 de julio, Eduardo Díez Morrás, director de Enoturismo y del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, y Mónica Yoldi López, directora de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja (ESDIR), entregaron los premios de esta nueva edición a los galardonados que viajaron hasta Briones.

Carlos Ramírez de la Concepción, Zorromono, primer artista de La Rioja que gana el Primer Premio de este certamen con vocación universal, dotado con 3.000 euros, gracias a su innovadora xilografía 'Osiris'; el leonés Germán Aparicio, Segundo Premio por la poderosa estampa al aguafuerte 'RCM 134'; la bilbaína Gadea García Lopategi, Mención de Honor por la intensidad de su aguafuerte 'Lágrima de graciano'; el irunés Rafael Gómez por la fuerza de la calcografía 'Fragmento vid'; y la polaca Anna Trojanowska por su delicada litografía 'Evaluation Event-01', ambos galardonados con una Mención de Honor, han sido los ganadores de la presente edición.

También se exponen las obras de otros tres castellanos y leoneses. En concreto la obra 'Estratos de un paisaje, de Susana Ortega, de Valladolid; ¡El tiempo sucede tranquilo' de Paz Vicente, de San Esteban de Gormaz (Soria), y 'Entre la madre tierra y el padre sol' de Manuel Prados, natural de Guardo (Palencia).

Así mismo, durante el acto quedó inaugurada la exposición gratuita que alberga la Sala de Exposiciones Temporales del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, y que permitirá disfrutar a todos los visitantes de la sutilidad y elegancia de las interpretaciones de los grabadores, cuya artística percepción de los elementos vinícolas culminan en una completa visión del universo del vino, materializada gracias a todo tipo de técnicas. Un total de 32 estampas, seleccionadas entre las 92 que se presentaron a concurso, nacionales e internacionales, conforman la muestra de esta duodécima edición, que podrá visitarse hasta el 29 de septiembre.

Esta treintena de percepciones fructifican en grabados que inmortalizan sarmientos retorcidos, jocosas copas de vino o seres mitológicos, todos ellos entrelazados en un abanico de sentimientos ligados a esta bebida milenaria. Un atractivo recorrido que destaca por la diversidad técnica de los grabados, cuya calidad obligó a que el jurado realizara hasta doce votaciones.

Manuel Prados, de Guardo, Palencia, expone su obra 'Entre la madre tierra y el padre sol'.
Manuel Prados, de Guardo, Palencia, expone su obra 'Entre la madre tierra y el padre sol'. / Museo Vivanco

La geografía universal del vino

El verano, estación idónea para disfrutar relajadamente de la vida y tiempo de viajes por excelencia, invita a pasear por este recorrido en el que la universalidad del vino es la protagonista. El visitante podrá trasladarse al Antiguo Egipto, imaginar a Osiris, dios de la muerte y la resurrección, y deidad asociada a la vid; incluso será capaz de detenerse en la Antigua Grecia para celebrar el bullicioso triunfo de Baco. También se asomará a la intimidad de una casa umbría desde cuya ventana se divisa un frondoso jardín y una botella de vino, tentadora, sobre una mesa. El asombro puede cobrar forma de racimos de uva de aspecto rocoso, casi extraterrestres, y de frutos profundos, intensos y marmóreos. La sorpresa puede teñirse de los colores cálidos y tintos de las fértiles tierras de viñedos o sumergirse en las sombras y en los reflejos sutiles del vino en una copa.

'</p><p>El tiempo sucede tranquilo', de </p><p>Paz Vicente, de San Esteban de Gormaz, Soria.
'</p><p>El tiempo sucede tranquilo', de </p><p>Paz Vicente, de San Esteban de Gormaz, Soria. / Museo Vivanco

El viaje sensorial y emocional que provocan estos 32 grabados es también un periplo por la geografía española y el extranjero. Los artistas proceden en su mayor parte de Madrid (13) y del País Vasco (12), seguidos de Castilla y León (8) y Cataluña (6). Además, se han recibido estampas de autores de Extremadura (5), La Rioja (3), Galicia (3), Andalucía (3) y Palma de Mallorca (3). Con un representante destacan Navarra, Aragón, Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha. Y como el vino tiene espíritu viajero, resaltan las obras de autores extranjeros residentes en España (nacidos en Estados Unidos, Ecuador, Argentina o Rusia) o que están realizando alguna formación, como el caso de un alumno coreano de los cursos del Centro Internacional de la Estampa Contemporánea (CIEC). También han llegado hasta La Rioja grabados procedentes de Argentina, Portugal, Rumanía, Polonia y la isla italiana de Cerdeña.

Los artistas ganadores

Carlos Ramírez de la Concepción, Zorromono, (Nalda, La Rioja, 1987), ganador del Primer Premio de esta edición, se formó en la Escuela Superior de Diseño de La Rioja (Esdir). Es un artista de espíritu inquieto que experimenta con diferentes disciplinas artísticas: el grabado, la ilustración, el diseño gráfico... Sus primeros trabajos fueron galardonados en distintas ediciones de la Muestra de Arte Joven de La Rioja. Su evolución artística corre pareja a su intervención en exposiciones como Complot o Los días más hermosos, en la sala Amós Salvador, en 2016. Destacan sus estancias artísticas en la Lonja Galería (Logroño, 2017) y Tabacalera Cantera, en el Centro Tabacalera de Madrid.

Sus intervenciones, siempre masivas, sorprendentes y superlativas, no dejan indiferente y conducen a la reflexión. En ellas la técnica del grabado, especialmente la xilografía, subyace en el fundamento, en la estructura. En 2014 recibió una Mención de honor en el VII Premio Internacional de Grabado y Vino con Asado al sarmiento y, un año después, se seleccionó su jocosa El final de la vendimia.

El Segundo Premio de esta edición ha recaído en Germán Aparicio Fernández (León, 1966), un artista formado en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de León, donde se especializó en grabado. Desde 1999 participa en numerosos certámenes nacionales. Ha merecido el primer premio en la II Bienal de Grabado Ciudad de Borja; en el I Premio de Grabado Provincia de León; en la I Bienal Internacional de Grabado Contratalla de Tarragona y en el II Premio de Grabado Atlante de la Fundación Museo de las Artes del Grabado de A Coruña. Su obra ha conseguido segundos premios en el III Concurso de Minigrabado Cidade de Ourense, e importantes menciones de honor en distintas ediciones del Premio Nacional de Grabado de la Fundación Museo del Grabado Español Contemporáneo y en el Premio Nacional de la Calcografía Nacional, entre otros. Recientemente ha recibido el tercer puesto en la décima Biennale de Estampas Miniatura de Vancouver, Canadá.

Su obra puede verse en el Instituto Leonés de Cultura, en la Biblioteca Nacional, en la Calcografía Nacional, en el ayuntamiento de Borja, en la Obra Social de Caixa Ourense, en el Museu Comarcal de la Garrotxa o en la colección de Arte Contemporáneo de la Fundación BBVA.

Gadea García Lopategi (Bilbao, 1995) es graduada en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, especialidad de Artes Gráficas, y ha participado en un intercambio universitario con la Politécnica de Valencia para la realización de su Trabajo Fin de Grado. Profundiza en su especialización con cursos en el Centro Internacional de la Estampa Contemporánea (CIEC) y otras instituciones de referencia. En sus obras están muy presentes las formas orgánicas, que refleja con una combinación de técnicas tradicionales y actuales. Ha participado en exposiciones colectivas como Alma Gráfica 2018, en la Feria de Arte Gráfico Contemporáneo en Oviedo y en el Open Portfolio del Festival Internacional del Grabado FIG Bilbao de 2018.

Rafael Gómez Miguel (Irún, 1978) se licenció en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca y con DEA (Diploma de Estudios Avanzados) en Grabado y Estampación en la Universidad Complutense de Madrid. Ha proseguido su formación con diferentes becas y ha participado en el proyecto de investigación Centro Experimental del Dibujo del Departamento de Historia del Arte / Bellas Artes de la Universidad de Salamanca.

Su labor profesional le ha llevado a trabajar en el taller de Carlos Pérez-Serrano. También como docente en prácticas y por méritos en la Complutense. Actualmente es profesor titular de Grabado y Estampación en la Escuela Pública de Bellas Artes Eulogio Blasco de la Diputación de Cáceres. Sus exposiciones Morfología de los sentimientos y El amor no es bueno, han itinerado por Extremadura y Salamanca. Su obra puede disfrutarse en las universidades de Salamanca y en la Complutense de Madrid, así como en los ayuntamientos de Móstoles, Alarcón y Alcalá de Henares. Ha participado en diferentes certámenes de dibujo y grabado, entre los que destaca la decimotercera edición del Premio Nacional de Dibujo Gregorio Prieto, en la que quedó finalista, así como en la Bienal Internacional de Obra Gráfica Ciudad de Cáceres en 2017.

Anna Trojanowska (Wroclaw-Breslavia, Polonia, 1978) es una artista multidisciplinar doctorada en la Academia de Bellas Artes y Diseño de Wroclaw, Polonia. Profesora de litografía, desde 2015 tiene su propio estudio dedicado al grabado, especialmente a la litografía, la animación y el diseño de interfaces.

De larga carrera internacional, ha participado en más de doscientas exposiciones y su obra ha podido verse en Estados Unidos, España, República Checa, Italia, Rumanía, Grecia, Suecia, China y Australia. Ha sido galardonada tanto por su trabajo en animación, como por sus grabados. Entre los más recientes, destaca el primer premio en la cuadragésima sexta edición del prestigioso Premio Carmen Arocena, en 2018. También, ese mismo año, el primer premio en la Bienal de Litografía de Belgrado. Otros reconocimientos son la Mención de honor en la décima tercera edición del Premio Internacional de Arte Gráfico Jesús Núñez de 2018; la Mención de honor de la XXV Bienal Internacional de Exlibris Moderno de Malbork, Polonia; el primer premio del VI Simposio Internacional de Litografía en Tidaholm, Suecia; el primer premio del XI Premio Senefelder Internacional en Offenbach, Alemania; y la Mención de honor en el Litho Kielce 2016, en Kielce, Polonia. Cabe destacar que la artista fue galardonada en la edición de 2015 del Premio Internacional de Grabado y Vino.

'Estratos de un paisaje', de Susana Ortega, de Valladolid.
'Estratos de un paisaje', de Susana Ortega, de Valladolid. / Museo Vivanco

Vivanco en verano

Visitar la muestra puede ser el comienzo de un día intenso en Vivanco Bodega, Fundación y Experiencias, donde el Museo Vivanco de la Cultura del Vino acoge más de 6.000 piezas originales coleccionadas durante más de 40 años por la familia Vivanco. En este apasionante viaje por la historia de la Cultura del Vino, los visitantes estarán acompañados por obras de grandes artistas contemporáneos como Miró, Picasso o Barceló, y por piezas arqueológicas procedentes de la cultura egipcia, griega o romana. Un paseo por este museo, calificado por la Unesco como el mejor del mundo en su categoría, es el preludio de otras tentadoras posibilidades. Visitar la bodega, realizar un curso de cata para interpretar los ricos matices del vino y culminar el día en el Restaurante Vivanco, con vistas panorámicas a un sosegado mar de viñedos, es un plan completo para vivir con intensidad el apasionante mundo del vino.