https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Codorníu Raventós se fusiona con Gleva Estates tras entrar en su accionariado un fondo de capital

Bodegas Legaris, en Curiel de Duero, Valladolid. /LEGARIS
Bodegas Legaris, en Curiel de Duero, Valladolid. / LEGARIS

La compañía, que ha vedido el 68% a Carlyle, posee las bodegas Legaris y Tionio de la Ribera del Duero

EL NORTEValladolid

Apenas unos días después de que las autoridades competentes dieran el visto bueno a la compra, por parte del fondo estadounidense Carlyle, del 68% del capital de Codorníu Raventós, el grupo ha anunciado la fusión con Gleva Estates. Además, el consejero delegado de este último, Ramón Raventós Basagoiti, ha sido nombrado CEO del nuevo Codorníu (en sustitución de Xavier Pagés, recientemente nombrado presidente de la DO Cava).

Según la nota difundida por el grupo de la que se hace eco la web Alimarket Alimentación, «Gleva Cellars es una de las compañías de mayor crecimiento en el sector», con una cifra de negocio en 2016 de 13,48 millones de euros (el 17% más que hace dos años) y presencia en las zonas vinícolas de Cava, Alella, Montsant, Empordà, Rioja, Ribera del Duero y Rueda.

El grupo Codorniu, integrado por diez bodegas en España, Argentina y California, facturó en el 2017 en torno a los 236 millones, con un beneficio de explotación de 16 millones de euros. En Castilla y León posee la bodega Legaris, situada en Curiel de Duero (Valladolid), también elabora vinos blancos en la DO Rueda.

En concreto, es un proyecto que engloba bodegas «singulares», como son Parxet, en Sant Sebastiá del Gorgs (Barcelona); Mont-Ferrant, ubicada en Blanes (Girona); Titiana, en Tiana (Barcelona); Portal del Montsant, en Marçà (Tarragona); Basagoiti (para vinos de Rioja), con bodega en la localidad navarra de Ázagra; Tionio, para vinos de Rueda y Ribera del Duero, con instalaciones en Pesquera de Duero (Valladolid); y Raventós de Alella, del municipio barcelonés de Santa María de Martorelles.

Bodegas Tionio, ubicadas en la finca Pago de Casar, se encuentran en Pesquera de Duero. Sus viñedos están en la finca La Asperilla, en Peñafiel. La filosofía de elaboración es la de producir la mejor expresión de cada añada. La marca de sus vinos es Austum, con la que también firman vinos de la DO Rueda.

En total, Gleva Cellars suma 300 hectáreas de viñedo, una capacidad de producción de dos millones de litros y un parque de 1.700 barricas, así como una plantilla de medio centenar de trabajadores.

Alex Wagenberg, presidente del consejo de Codorníu Raventós (releva en el puesto a Mar Raventós), ha destacado que la compañía cuenta «con un ambicioso plan para asegurar el liderazgo del grupo y sus marcas y, con la gestión de Ramón Raventós y la futura incorporación de las bodegas y los equipos humanos de Gleva, hemos dado un paso importante en la consecución de este objetivo». La integración está prevista para antes de fin de año, si bien no se han dado más detalles de la misma.

Los Raventós ya han protagonizado antes crisis accionariales: en 1982, Josep Maria Raventós Negra abandonó Codorniu por discrepancias sobre la gestión, y creó su propia bodega, Raventós i Blanc. Y en el 2006, otra rama crítica, la Raventós-Basagoiti, emprendió su propia aventura con la compra de Parxet, germen del actual Gleva Cellars. Así que todo queda en familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos