Naím Thomas, un mecánico de almas en el Teatro Carrión

Desde la izquierda, Josep Ferré, Naím Thomas y Georgina Cort, delante del Carrión. /Henar Sastre
Desde la izquierda, Josep Ferré, Naím Thomas y Georgina Cort, delante del Carrión. / Henar Sastre

El musical poético 'Taller de corazones' estará este fin de semana en el escenario vallisoletano

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Arregla todo tipo de dolencias cardiacas y pasa consulta en el Teatro Carrión este fin de semana. Naím Thomas regenta un 'Taller de corazones' junto a Anabel García, bajo la dirección de Georgina Cort y con la banda sonora de Josep Ferré. Un musical íntimo envuelto en la estética de Gabriel Pacheco es su propuesta a partir del cuento de Arturo Abad.

Georgina se topó con este relato y quedó fascinada aunque no acababa de entender qué hacía en el estante de los niños. «No es un cuento de niños, aunque puedan entenderlo dentro de su madurez emocional. Tampoco las ilustraciones de Pacheco son infantiles», dice Cort. El ilustrador mexicano crea atmósferas melancólicas, llenas de símbolos y referencias, con un punto surrealista. «Las hemos respetado en la escenografía».

Josep Ferré ha trasladado ese lenguaje visual a la sonoridad de su piano y el chelo de Irene. «Predomina el carácter evocativo, descriptivo en esta música íntima. Cuenta de forma paralela la historia, aunque es un musical, el teatro de texto domina. Hasta cuando Naím canta, cuenta más que canta. No hay parones de 'ahora habla' 'ahora canta', todo forma una misma línea continua. Quizá eso nos aleja de un musical convencional. Somos dos músicos en el escenario, subrayando la idea de la cercanía camerística, con un sonido sin estridencias de amplificaciones, que hasta el susurro de Naím se escucha», explica Ferré.

Contar cantando

Naím Thomas es quien tiene que dar vida al mecánico del 'Taller de corazones'. «Es un proyecto pequeño pero muy ambicioso por la unidad estética. Para mí es un 'tour de force' de emociones, no dejo el escenario en ningún momento, interpretando a alguien tan sensible a los males ajenos que puede solucionarlos todos menos los suyos propios», cuenta quien fuera concursante de 'O. T.'. «Es un personaje tierno, que exige desnudez. Contrasta la sencillez de la historia con la estética oscura, fantástica. Mi cometido es contar, canto poco, cuento siempre».

Georgina eligió el relato de Arturo Abad «porque me pareció extraordinario cómo aborda temas cotidianos de una manera inusual, mágica. Haces que te sientas Matías (Naím) sin saber arreglar corazones o Beatriz». Y el Matías de la ocasión destaca que «la obra trata todos los universales, el amor, el desamor, la muerte, la vida, la ilusión,... de una manera muy especial».

'Taller de corazones' abrió sus puertas la semana pasada en el Teatro Luchana, en Madrid. «Es silencio era tal que pensábamos que no había público, menos mal que lo desmintieron los aplausos finales», dicen los tres. En el Teatro Carrión estarán este sábado (20:30 h.) y domingo (19:00 h.).