«La Feria de Teatro es el ejemplo de que en la periferia se pueden hacer proyectos importantes»

Manuel Jesús González, durante una intervención en una mesa redonda. /EL NORTE
Manuel Jesús González, durante una intervención en una mesa redonda. / EL NORTE

Ciudad Rodrigo acoge el certamen de artes escénicas hasta el 24 de agosto en su edición número 22, dirigido por Manuel J. González y referente del oeste peninsular

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

Han pasado 22 años desde que un grupo de amigos, amantes del teatro pero sobre todo, deseosos de generar proyectos ilusionantes en el medio rural dieran vida a la Feria de Teatro de Castilla y León que se celebrará en Ciudad Rodrigo entre mañana y el 24 de agosto.

Manuel Jesús González, director del certamen, comenta que la feria «es una ejemplo modelo de cómo desde la animación socio cultural se pueden revitalizar entornos rurales, es el mejor ejemplo de que en la periferia se pueden hacer proyectos importantes que gestionados de forma adecuada no solo son un beneficio para este territorio sino para toda la comunidad». El director tira de datos: «Para el Observatorio de la Cultura es el tercer evento cultural de Castilla y León pero por detrás del Museo de la Evolución o la Seminci, proyectos de capitales de provincia con apoyos muy distintos a los que tiene la feria».

De la edición que arranca en un par de días se pueden comentar muchas cosas pero nada mejor que comenzar por el principio, por la inauguración, para la que se ha seleccionado un espectáculo dedicado a Miguel Delibes, «muy fresco, desenvuelto, dinámico y que no pierde el componente didáctico de un hombre de la tierra». 'De Miguel a Delibes', de Valquiria Teatro es la manera en la que la feria se suma al Año Delibes que dio comienzo el pasado uno de julio. «Seguramente sea el primer acto formal de estas características», intuye el director, «pensando en el factor de mercado creemos que se puede mover muy fácilmente por multitud de espacios por toda la comunidad y fuera».

Este es el año en el que van a contar con un mayor número de compañías, 46, y además es la edición en la que más representación de espectáculos de Castilla y León tendrán, 18. En total las propuestas de la región fueron 82 de las cuales eran seleccionables 67.

«Siempre intentamos hacer mucho hincapié en que las compañías de la región están por méritos propios, no por ser de la comunidad», matiza Manuel Jesús, «siendo de la comunidad hacemos un esfuerzo especial para que tengan representación pero si el trabajo que presentamos en la feria no es un trabajo maduro es contraproducente para todas las compañías por eso intentamos ser muy estrictos. Este año ha coincidido que es casi el 40% de la programación y a lo mejor al año que viene en vez de 18 son 14, cuantas más mejor, pero tampoco tenemos tanta producción».

Entre los criterios de selección que aplican están el de ajustar una programación variada «que nos muestre el amplio repertorio de la producción que vamos teniendo en Castilla y León con teatro clásico, circo, clown, espectáculos de sala, calle o pequeño formato».

La feria sigue siendo referente para compañías y profesionales y solo en la ase de selección se recibieron 1.037 propuestas, cifra muy cercana al récord de 1.055. «Este año no sabemos muy bien el motivo pero hemos recibido unas 200 propuestas más de las que pensábamos, hay años en las que muchas no son válidas pero en esta ocasión contábamos con 980 espectáculos seleccionables y es una responsabilidad tremenda». Es consciente de que «solo podemos seleccionar en torno a un 4% de lo que se presenta y es muy comprometido porque esto quiere decir que estamos dejando fuera, sí o sí, espectáculos maravillosos por calidad y mil cosas».

La primera selección se efectúa atendiendo al interés artístico y a partir de ahí «empezamos a buscar otros argumentos: compañías de Castilla y León, del occidente peninsular, estrenos o espectáculos recientes; que tengan novedad para que el profesional no lo haya visto antes en otros lugares que es lo que podemos garantizar a los profesionales que vienen que los espectáculos no los han podido ver en otras ferias». Luego estaría otro factor, el de la diversidad «buscando una programación equilibrada en formatos, públicos, procedencias en esta ocasión con compañías de once comunidades y esto proyecta la feria a nivel nacional de forma potente».

En cuanto al número de profesionales inscritos, siempre se rebasan las expectativas. «Solo inscribimos a una persona por entidad, el número de profesionales fácilmente lo duplicaríamos con otros recursos pero tenemos lo que tenemos y la única variación que se da es la aportación del empresariado local y cómo vaya la taquilla, el resto, Junta de Castilla y León, Diputación de Salamanca, Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo e Inaem es lo mismo, algo más de 300.000 euros».

La programación al aire libre volverá a tener un peso específico aprovechando todo el entorno monumental que brinda Ciudad Rodrigo. En conjunto, 15 espacios que van desde patios, el teatro, diversos tramos de la muralla o la incorporación de la torre del homenaje del Castillo de Enrique II de Trastamara.

«Seguimos rogando para que cuando se hacen intervenciones en espacios públicos se empiece a pensar en la utilidad para la programación cultural de mayo a octubre, algo que la feria rentabilizaría», concluye el director.