El cine impulsa un manifiesto de rodajes sostenibles

El cine impulsa un manifiesto de rodajes sostenibles

Cuarenta realizadores, intérpretes y productores firman las primeras adhesiones del documento verde de la Seminci

JESÚS BOMBÍNValladolid

Aunque nos resistamos a tener una conciencia real sobre la amenaza del cambio climático, vivimos en un escenario de emergencia planetaria mientras a diario seguimos contaminando. El mundo del ecologísmo y el del cine elevaron ayer la voz de alarma por tercer año consecutivo en un encuentro que sirvió como colofón a las jornadas del séptimo arte y el cambio climático en un debate y coloquio con el público que sirvió para presentar la primera declaración verde de la Seminci. En su fase inicial unos cuarenta realizadores, productores, guionistas e intérpretes firmaron el documento comprometiéndose a «avanzar hacia formas de rodaje más respetuosas con la naturaleza».

Entre las propuestas figura la creación de un sello de rodaje verde que certifique que los proyectos audiovisuales se llevan a cabo de manera sostenible, y para ello sería necesario cumplir con medidas como evitar el uso de bolsas de plástico, separación de desechos, uso eficiente del agua y su reutilización para decorados o efectos mecánicos, promocionar la compra de envases retornables y el reciclaje de escenarios y mobiliario, así como el uso de materiales biodegradables, además de primar el alquiler en lugar de la compra.

En los departamentos de maquillaje se eliminará el uso de productos que contengan microplásticos y se buscará la eficiencia en la energía e iluminación. Para el catering se aboga por la adquisicion de producto local y estacional, sin envases de plástico, sustituyendo vasos y botellas de este material por tazas y cantimploras reutilizables o personales.

Entre los firmantes, figuran realizadores como Santiago Tabernero, Joaquín Araújo, Benito Zambrano y Paula Ortiz; los productores Álvaro Longoria, José María Morales y Olmo Figueredo, y los intérpretes Lucía Jiménez, irene Escolar, Sergio Lozano, entre otros. «Se sumarán muchos más», aseguró ayer el realizador Guillermo García López, que participó en el debate. «El cine puede llegar a mucha gente incorporando ideas útiles a la vida cotidiana». Esta idea la refrendó Mario Rodríguez, director ejecutivo de Greenpeace cuando contó cómo «gente del mundo de la cultura como el cantante Alejandro Sanz» colaboró de manera rotunda haciendo llegar a Obama un informe del colectivo ecologista en el que pedía más protección para el Ártico.

Un corto del IES FERRARI

Ayer se proyectó el corto 'Butine Badiaké, un buen camino', elaborado por un grupo alumnos y profesores de ciclos superiores de FP del IES Emilio Ferrari. Viajaron a Senegal para conocer cómo la población sufre ya el cambio climático y lo han documentado con una cinta «donde se aborda su visión del problema y las propuestas de la población: sensibilidad, escuchar a la naturaleza y trabajar todos juntos», explican Paloma Pérez y Pilar Diez, docentes impulsoras del corto con cinco alumnos y la productora Tus Ojos.

A diferencia de las dos anteriores ediciones, la mesa sobre cine y cambio climático sustituyó ayer las habituales botellas de agua de plástico por jarras de vidrio, en una jornada en la que también participaron la concejala de Medio Ambiente María Sánchez;Elvira Cámara, de Ecologistas en Acción; María Coronado, de Triodos Bank; María Eugenia García, de Aquavall, y el físico de la UVA Carlos de Castro. Este investigador alertó de que ante el cambio climático «deberíamos tener la misma mirada de conciencia que ante una confrontación atómica o una guerra mundial».