Día y noche en los museos

Este año tenemos aún más motivos para celebrarlo en el museo Patio Herreriano de Valladolid. Acaba de aterrizar un nuevo director, Javier Hontoria, y comienza una nueva etapa muy ilusionante

'Dislexia', Alicia Martón. 2002./
'Dislexia', Alicia Martón. 2002.
ALBERTO BALMORI SAN GILAmigo del Museo Patio Herreriano

Día 18 de mayo. Se celebra el día internacional de los museos. Es el día y la noche de los museos, que abren sus puertas en todo el mundo hasta bien entrada la madrugada.

Parece que siempre tenemos que visitar museos y otras instituciones culturales sólo cuando viajamos fuera de nuestra ciudad. Pero un día y una noche como las de hoy nos podría ayudar a tener la costumbre de visitarlos como cuando vamos al fútbol, al baloncesto, al parque o al bar.

Este año, además, tenemos aún más motivos para celebrarlo en el museo Patio Herreriano de Valladolid. Acaba de aterrizar un nuevo director, Javier Hontoria, y comienza una nueva etapa muy ilusionante. Nuevos proyectos empiezan a vislumbrarse en sus salas desde este fin de semana. Un nuevo toque cuidado, estudiado y muy atractivo, va a impregnar las próximas exposiciones. O eso esperamos.

Hay una obra de Alicia Martín en la subida de las escaleras laterales del Museo Patio Herreriano que llama especialmente la atención. Es una montonera de libros tirados en el suelo que ascienden al techo como un remolino o como por causa de una ventolera. Esta obra (Dislexia, 2002) ha permanecido en este rincón casi desde que se abrió el Museo y entiendo que representa la esencia misma de la colección que contiene. Un compendio de obras de las que cada uno haremos nuestra propia lectura y nos sugerirá cosas distintas.

Por fin, casi al límite, en el tiempo de prolongación o descuento, el Ayuntamiento de Valladolid ha cumplido con el compromiso la elección de un nuevo director, aplicando el manual de buenas prácticas en las artes visuales, mediante un procedimiento de concurso. Y, de este modo, se ha designado nuevo director que inicia su nuevo programa de exposiciones coincidiendo precisamente con la festividad de los museos de este fin de semana

Leía el otro día a la poeta uruguaya, y último Premio Cervantes, Ida Vitale, en una entrevista del suplemento de El Cultural, que ella cree en la poesía simplemente porque es una parte de la creación humana. Y añadía que habrá quienes la reivindican y no les interese, siendo muy difícil y poco democrático obligar a la gente a sentir interés por ella, pero que, aún así, a cada ser humano le llega algo distinto y toda creación debe ser reivindicada. Y es esto lo que pasa también con el Arte Contemporáneo que se puede ver en el museo

El museo Patio Herreriano vallisoletano tiene la suerte de contar desde su inicio, en 2002, de una de las mejores colecciones de arte vanguardista español del siglo XX, que conforman la Colección de Arte Contemporáneo (CAC) cedidas por un grupo de empresas en comodato. Sabemos que pese

que este contrato de cesión se va renovando cada cierto tiempo, siempre estamos ante la posibilidad de que un mal día salga de aquí.

En dicha colección destaca que tiene depositado el fondo del escultor y dibujante Ángel Ferrant cuyo legado, formado por 29 esculturas, 406 dibujos y 3.500 documentos, permanece íntegramente en el museo por decisión de su familia. Se trata de uno de los artistas modernos más innovadores del siglo XX, que sin embargo aún sigue siendo un gran desconocido. Parece que también se pretende poner en valor este legado.

Hace poco cuando le preguntaban a la escritora madrileña Marta Sanz si le emociona el arte contemporáneo, y contestaba que le gusta esa situación incómoda de no saber si le toman el pelo o si le descubren formas nuevas de interpretar lo real. Pues es claro que para ello tenemos una gran oportunidad de acudir al flamante museo de arte contemporáneo de Valladolid.

En este año, en el que el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, creado en 1842, es premio Castilla y León de la Artes y además el Museo del Prado, en su bicentenario, le han otorgado el Premio Princesa de Asturias, conviene reivindicar la visita a todos los museos locales.

Así las cosas, el nuevo director del Patio Herreriano, Javier Hontoria, ha cogido el timón del Museo y ha presentado un nuevo programa basado en la pedagogía, en la divulgación del conocimiento del arte contemporáneo en Valladolid a través del diálogo de obras de la colección y las mucho más actuales, y a través del descubrimiento de nuevos valores del arte español, con la presencia de obra de muchas más mujeres en sus salas, como van a ser inicialmente las escultoras June Crespo, Itziar Okatiz, Tere Solar, Nuria Fuster y Elena Aitzkoa.

Los amigos del museo, con nuestras contribuciones, seguiremos disfrutando de las actividades programadas tal como visitas exclusivas con los artistas, viajes organizados a otros museos (el año pasado, en Oporto, hace dos semanas, en Vitoria) y apoyaremos nuevas iniciativas.

Siempre nos quedará, impertérrita, la escultura de Alicia Martín en la subida de las escaleras laterales del museo.