El percusionista Manuel Monterrubio, seleccionado para la Joven Orquesta del Concertgebouw

Manuel Monterrubio, con sus baquetas. /El Norte
Manuel Monterrubio, con sus baquetas. / El Norte

El timbalero zamorano de 17 años, que estudia en Salamanca, participará en el encuentro de agosto de la RCO Young en Ámsterdam

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Estaba en un examen de lengua cuando le llegó el correo. Manuel Monterrubio, que cursa 1º de Bachiller a distancia, 6º de Profesional en el Conservatorio de Zamora y 1º del Superior de Salamanca, ha sido seleccionado para la plaza de timbalero por la Royal Concertgebouw Orquestra (RCO) para su proyecto de Joven Orquesta que echará a andar el próximo agosto.

El percusionista zamorano, alumno del profesor de la Sinfónica de Castilla y León Tomás Martín, preparó con él las obras exigidas –un solo de timbales compuesto para la RCO, un fragmento de la 'Novena' de Beethoven y entre las piezas para elegir, se decantó por la 'Folkore Suite', de Dobri Paliev–. Envió los vídeos y ha sido elegido.

Manuel comenzó a los tres años en la Escuela de Música de Zamora y «al mes la dijeron a mi madre que tenía un percusionista en casa. Siempre me gustó la percusión porque soy muy nervioso. El ritmo y el movimiento son lo mío. Para mí el instrumento más dinámico». Aunque las orquestas tienen una plaza exclusiva de timbalero y varias de percusionista, los estudios superiores contemplan cinco instrumentos obligatorios –timbal, marimba, vibráfono, caja y multipercusión– además de alguna docena de 'pequeños' (triángulo, pandereta, plato, xilófono....). «Me gusta mucho la marimba porque es muy melódico. El timbal es más completo, difícil y delicado. Es un instrumento que tiene muchos colores, muchos timbres y la afinación es muy difícil. En este caso la prueba era de timbalero y como estaba fuerte técnicamente, Tomás me animó. He trabajado mucho con él», explica Manuel, que cada día hace el trayecto Zamora-Salamanca y vuelta. «El autobús tarda 45 minutos si no para en pueblo, una hora, si lo hace. Es el tiempo para leer». De la estancia en agosto en Amsterdam aún no sabe mucho. «Estudiaremos con los profesores de la RCO, sé que se prepara repertorio orquestal para dos conciertos, en el Concertgebouw Hall y otro en Bélgica y la idea es formar de manera estable una joven orquesta europea». Será su primera experiencia sinfónica desde las de la Banda del Conservatorio de Zamora, que tuvo que abandonar para estudiar el Superior. Está haciendo un bachillerato de ciencias pero tiene claro que lo suyo es la música.