David Ruiz, cantante de La M.O.D.A: «Tenemos la necesidad de mojarnos en nuestras letras»

Los componentes de La M.O.D.A en su actuación en el festival Arenal Sound./DOMENECH CASTELLÓ / EFE
Los componentes de La M.O.D.A en su actuación en el festival Arenal Sound. / DOMENECH CASTELLÓ / EFE

¿Profetas en su tierra? Desde 2011 La Maravillosa Orquesta del Alcohol ha ido subiendo en el escalafón del cartel del Sonorama. Hoy llega al escenario principal

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZARANDA DE DUERO

La M.O.D.A (La Maravillosa Orquesta del Alcohol) llega esta noche a Sonorama Ribera como cabeza de cartel, para subirse al escenario principal. Sus profundas letras, un gran directo y muchas horas de carretera son algunas de las claves de su éxito.

–La M.O.D.A ha recorrido prácticamente todos los escenarios de Sonorama Ribera hasta llegar a lo más alto.

–La verdad es que tiene un paralelismo con nuestra trayectoria. Empezamos hace siete años, no nos conocía nadie y, sin ningún tipo de ayuda ni discográfica, hemos ido trabajando por nosotros mismos. Es significativo lo que nos ha pasado con los diferentes escenarios de Sonorama, ilustra bien el crecimiento de la banda y nuestro espíritu. Empezamos tocando en 2011 en una carpita delante de 50 personas, luego a la Plaza del Trigo, más tarde, ya en el recinto, pero fuera del escenario principal y esa oportunidad nos llega ahora. La culminación de un trabajo incansable.

–¿Cómo ha evolucionado el grupo desde 2011?

–El espíritu y la esencia de la banda siguen siendo los mismos. Componemos canciones que signifiquen algo para nosotros y ensayamos todo lo que podemos para no defraudar al público. Lo que ha cambiado es lo que hay a nuestro alrededor. Hemos grabado tres discos, viajado por muchos países, un gran aprendizaje. Cada vez estamos más unidos y mejor, tenemos más recursos musicales y en el escenario, pero la ilusión se mantiene intacta.

–Una de las señas de identidad del grupo son las letras reivindicativas, sociales, inconformistas… ¿Les resulta difícil mojarse?

–El hecho de trasmitir algo de manera sincera y honesta merece la pena. No nos creemos mejores ni peores por mojarnos, simplemente es una necesidad. No somos una banda de las que se pone la etiqueta política eso es muy limitante, en nuestras letras hay un texto más social, afectado o influido por lo que pasa a nuestro alrededor, por la gente con la que vivimos. También hay una parte más intimista que tiene que ver con los sentimientos. Intentamos expresarnos de una forma única, propia y personal, no queremos decir las cosas de forma obvia, ni repetir lo que han dicho otros.

– 'Salvavidas (de las balas perdidas)' es el título de vuestro último disco, ¿Qué significa?

–Para nosotros la música es una especie de salvavidas en los malos momentos y que también puede acompañarte en los buenos, una compañera de vida. En estos momentos de individualismo, de vidas marcadas por la tecnología y el trabajo, la música tiene un papel muy importante que cumplir para unir a las personas y hacerlas sentir que merecen algo que va más allá de lo que nos vende la televisión o los políticos. Algo más real, sentirse identificados con los semejantes.

–El directo es otro de los puntos fuertes, con instrumentos poco habituales…

–Es una de las señas de identidad. Son instrumentos que no hemos inventado, pero no son habituales y el público lo encuentra atractivo. Para nosotros es algo natural, son instrumentos que algunos aprendimos a tocar de pequeños. De ahí salió una mezcla espontánea, que después de mucho trabajo, hemos llevado a una propuesta original y personal.

–De cara al futuro, se vislumbra el 1 de diciembre y el concierto en el Wizink de Madrid ¿Un sueño?

–Más que un sueño. Nunca hubiéramos imaginado poder hacer un pabellón nosotros solos, pero es algo que ha venido tras muchos días de curro y cuando estábamos preparados. No hemos querido forzar. En cuatro días se han vendido 2.500 entradas, estamos flipando.

Imprescindibles de hoy

Liam Gallagher. 23:50 h.Escenario Ribera del Duero. La presencia del ex vocalista de Oasis supone un hito para Sonorama, al conseguir un cabeza de cartel internacional de primera línea.

La M.O.D.A. 1:40 h. Escenario Ribera del Duero. El grupo burgalés llega a lo más alto de festival después de siete años de trabajo por los diversos escenarios.

Viva Suecia. 2:35 h. Escenario Aranda de Duero. De asiduos visitantes, han pasado a ser protagonistas en los últimos tres años. Uno de los favoritos del público.

 

Fotos

Vídeos