La Fiesta del Cine vuelve del 3 al 5 de junio con entradas a 2,90 euros

Cola en las taquillas de los cines Broadway de Valladolid, en 2018. /H. SASTRE
Cola en las taquillas de los cines Broadway de Valladolid, en 2018. / H. SASTRE

La iniciativa retiene su encanto inicial, pese a las peleas con distribuidoras y por el IVA

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRA Valladolid

En su momento parecía una maniobra formidable: abaratar el precio de la entrada hasta el punto de que ya no se comparase con la copa del after al final del sábado, sino que fuese competitiva incluso con la caña del aperitivo. ¿El objetivo? Fomentar el regreso a la sala del cine, vestirlo como una 'fiesta' y plantar cara a un espectador que curtía su entretenimiento fílmico en pequeñas pantallas y servicios de 'streaming' legales (o no), compaginando el largometraje con la serie. Diez años después, la Fiesta del Cine ha sabido retener su encanto inicial, pese a peleas con distribuidoras, con el IVA y con las propias cifras.

Una convocatoria anual marca, desde 2009, esa cita que parecía obligada del espectador con esa antigua conocida, la película en pantalla grande. Parecería una torpeza dejar pasar la oportunidad de ver, por solo 2'90 euros, cualquier película de la cartelera entre el 21 y el 23 de junio de hace diez años. Eran los comienzos de la crisis, y numerosas federaciones decidieron aunar esfuerzos para fomentar la asistencia de la ciudadanía a las salas más comerciales, un guiño a un entretenimiento que, por entonces ya se lamentaban, era «demasiado caro».

Hoy por hoy es FECE, la Federación de Cines de España, quien llega a los diferentes acuerdos con FEDICINE, Federación de Distribuidoras Cinematográficas, para aplicar estos descuentos al espectador en las distintas salas y sesiones durante los días consignados, con el baremo fijado en el millón y medio de espectadores totales para considerar que la 'Fiesta' ha salido rentable. A lomos de este caballo se mantiene el ICAA, «que esencialmente da publicidad», explica Paco Heras, de los cines Broadway y Manhattan de Valladolid e integrante de FECE, mientras que por el camino ha abandonado FAPAE, Confederación de Productores Audiovisuales Españoles, que en 2018 cerró por quiebra y quedó a merced de un concurso de acreedores con una deuda contraída de un millón de euros.

«Han sido diez años colaborando y disfrutando para apoyar al espectador, que es merecedor de esta Fiesta, para quien se hace y por quien se hace», señala Heras con entusiasmo: «La gente lo ha positivado y lo agradece».

Auge y caída

Desde 2014 las citas en la Fiesta del Cine se han duplicado y el evento ha pasado de ser anual a semestral, sin acusar la subida del IVA que situaría su precio en 3'90 euros. A este récord de casi 2'2 millones de espectadores se le batiría, dos años después, con los 2'6 de 2016. Los géneros fantástico y terror son los que más se han beneficiado durante dichas fechas, cine puramente palomitero y que merece la pena ver en pantalla grande por sus alardes técnicos, como demuestran algunas de las películas más vistas en estas convocatorias: 'Un monstruo viene a verme' y 'Drácula: la leyenda jamás contada', solo superada en su mismo año por el filón boca-oreja en torno a 'Ocho apellidos vascos'.

Con todo, los últimos años han registrado descensos notables, pese a indiscutibles éxitos de taquilla y cintas no menos impactantes visualmente que las arriba consignadas, como 'Vengadores: Infinity War', 'Annabelle: Creation' o 'Guardianes de la galaxia volumen II'. 2017 apenas superó el mínimo de millón y medio autoimpuesto por la FECE y, aunque en 2018 la primera convocatoria superó el 1'6, la segunda se quedó por debajo, por primera vez, con 1'3 millones, en vista de que no había en cartel ninguna película puntera (las más vistas fueron 'La monja' y 'Johnny English: de nuevo en acción'). En estos casos, los organizadores prefieren comparar sus cifras con los mismos días en la semana previa, para así justificar la pertinencia de la Fiesta del Cine.

«En toda convocatoria hay una o dos populares que se ven los primeros días, y luego el resto son películas que la gente dice 'por ese precio, me acerco a verlas'», valora Heras: «Hay quien se ve tres películas en un día, dos al siguiente y echa el resto el último. Es un momento social, colectivo, para hacer con el grupo de amigos o con la familia a mitad de precio».

Polémicas

En estos diez años, la Fiesta del Cine tampoco se ha visto exenta de polémicas. Una de ellas floreció en 2016 a propósito de la exhibición de películas de la factoría Warner, que no ostentaban descuento ninguno, en una pelota que se pasaban exhibidores y distribuidora pero que, eventualmente, costeaba el consumidor. Por un lado, cines como Yelmo o Cinesa decían que las películas Warner no estaban sujetas a ninguna promoción, mientras que la marca defendía que había cines que sí hacían descuento y que ellos no tenían poder para fijar precios de entradas en cine.

La explicación llegó no mucho más tarde, y las dudas simplemente se vieron justificadas porque tanto una parte como otra se limitaban a articular frases ambiguas que, sin mentir, afianzara su posición: si bien el grueso de distribuidoras exigen un porcentaje de taquilla total, Warner pide un tanto alzado por cada espectador, lo cual resultaba menos rentable para el cine. Eventualmente, las películas Warner pasaron a formar parte de esta promoción en ediciones posteriores.

Otra de ellas, sonada esencialmente a nivel local, pasó por la coincidencia de la Fiesta del Cine con el festival de la Seminci en las ediciones de 2016 y 2017: «No puede ser que el Ministerio de Cultura esté detrás de algo que perjudica al segundo festival mas importante de España, algo que no haría con San Sebastián, Gijón o Sevilla», se lamenta Javier Angulo, que recuerda que se vio obligado a poner los precios del festival a la altura de los de la Fiesta del Cine: «Tuvimos que elevar nuestra queja y parece que ya no sucederá más», algo que refrenda Heras. Con todo, el director de la Seminci se muestra adepto de la Fiesta: «Todo lo que sea promociones para que la gente vaya a ver el cine en salas es fantástico, ojalá se mantuviera todo el año porque la gente va atraída por un precio asequible y descubre que, para disfrutar el cine con una imagen de alta definición, hay que verlo en sala».

La XVI Fiesta del Cine llega en junio

Una nueva edición de la Fiesta del Cine llegará el próximo mes de junio, concretamente durante la primera semana, en la cual el lunes 3, el martes 4 y el miércoles 5 se podrán ver las películas de la cartelera por 2,90 euros. En cartelera pueden encontrarse, bien ya en salas o de estreno inminente, algunos de los títulos que muy probablemente se verán beneficiados en estos días de descuento; como las cintas de superhéroes 'Vengadores: Endgame' o el próximo reboot de 'Hellboy', las juveniles 'Pokémon: Detective Pikachu' o el remake en carne y hueso de 'Aladdin' con Will Smith en el papel del Genio, el biopic de Elton John 'Rocketman', la española 'Elisa y Marcela' de Isabel Coixet, la cinta de ciencia ficción 'El hijo' o el cierre de la trilogía de acción 'John Wick'.

Para pagar el precio reducido, si bien no todos los cines lo demandan, basta con entrar en www.fiestadelcine.com y registrarse con los datos personales, ya se sea veterano o novato en estas lides. La organización enviará al correo electrónico indicado una acreditación, que se puede enseñar desde el teléfono en la taquilla para que se aplique el descuento. Tanto los menores de 14 años como los mayores de 60 quedan exentos de estos trámites.