Reyes Monforte: «Lo que más me gusta y siento que mejor hago es contar historias»

Reyes Monforte atiende la presentación de Fernando Conde. /Henar Sastre
Reyes Monforte atiende la presentación de Fernando Conde. / Henar Sastre

La escritora y periodista protagoniza en el Teatro Zorrilla la penúltima Aula de Cultura del mes de junio con su libro 'La memoria de la lavanda'

SAMUEL REGUEIRAValladolid

Podrían tomarse como ejemplo 'Mortal y Rosa', de Francisco Umbral; 'Memorias de una viuda', de Joyce Carol Oates, o 'Noches azules', de Joan Didion, todas crónicas sobre el duelo del autor por la muerte de alguien cercano y narradas en primera persona. Pero Reyes Monforte trata de ser honesta, y desdeña parecido alguno con respecto a su nueva novela, ella misma y José Sancho: «Lo de ellos fue más valiente porque eran pérdidas reales... lo mío es tan solo una ficción». La autora ha presentado esta tarde su último trabajo literario, 'La memoria de la lavanda', en un acto que se ha desarrollado en la Sala Experimental Fernando Urdiales del Teatro Zorrilla, enmarcado en las actividades del Aula de Cultura de El Norte de Castilla y patrocinado por Fundación Obra Social La Caixa con la colaboración de la Junta de Castilla y León.

Fotos

'La memoria de la lavanda', cuya historia ambientada en la Alcarria apenas abarca las treinta y seis horas, arranca con la vuelta de la fotógrafa Lena al lugar de origen de su marido Jonas, recién fallecido, donde va a esparcir sus cenizas, en una trama «intimista y difícil de escribir», en palabras del director del Aula de Cultura, Fernando Conde. A partir de ahí, todos los procesos mentales de dolor, de recuerdo y de emoción se encadenan, entremezclados con sensaciones físicas como el aroma de lavanda que emana de los campos de Guadalajara y que esconde aún secretos familiares, ocultos durante años, y que amenazan con aflorar a partir de este viaje a la vez físico y existencial.

«Yo tenía la impresión de que esta era solo una novela más», ha apuntado la autora, «pero al final después de tantas valoraciones que he recibido comprendo que se sienta como una obra sobre la condición humana, como una gran fotografía donde todos nos sentimos retratados». La pérdida y el duelo que suscitan el comportamiento y reacciones de la protagonista -su manera de gestionar la ausencia, la memoria, los recuerdos, los amigos y enemigos que quedan, la familia- resultan, para Monforte, reflejo más de lo ajeno que lo propio: «Me ha sorprendido mucho la empatía de cada lector con los personajes, y que cada libro tuviera subrayado pasajes que recogían las emociones que ellos mismos no habían sido capaces de verbalizar».

Público asistente al Aula de Cultura de El Norte de Castilla.
Público asistente al Aula de Cultura de El Norte de Castilla. / H. Sastre

Novela de personajes, de emociones y que se sirve de recursos propios de la intriga para mantener el ritmo narrativo, se sirve la autora del recurso metafórico de la lavanda como elemento cicatrizante y vuelca experiencias cercanas de pérdida y duelo para dotar de verosimilitud a la biografía emocional de su heroína: «Tiene mi mirada, aunque no mis ojos», ha aclarado quien considera también que «las emociones nos igualan a todos». Este libro supone, además, un notable cambio de tercio con respecto a las novelas histórico-románticas previas de Monforte, como 'Un burka por amor' o 'Una pasión rusa'.

Volver al periodismo

En este penúltimo Aula de Cultura del curso 2017-2018, también se han planteado cuestiones en torno al hipotético regreso al periodismo de la escritora: «Si siempre estoy volviendo... un poco mediante trampas, porque mis novelas están basadas en hechos reales», ha señalado Monforte, que achaca «la curiosidad innata del periodista» a su principal virtud para encontrar y reconstruir las historias que sirven de semilla germinal a sus libros.

«Lo que más me gusta y siento que mejor sé hacer es contar historias», ha admitido Monforte, que cambia las ondas de la radio por las páginas de las novelas. «Los periodistas además nos enfrentamos a la falta de tiempo o de espacio, con la literatura eso ya no es un problema».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos