La poesía de José Jiménez Lozano, a la luz de los jóvenes lectores

Desde la izquierda, Raúl Asencio, Marina Patrón, Lorenzo Martín del Burgo y Fermín Herrero./HENAR SASTRE
Desde la izquierda, Raúl Asencio, Marina Patrón, Lorenzo Martín del Burgo y Fermín Herrero. / HENAR SASTRE

Los autores de la revista 'Temblor' presentan el monográfico dedicado al Premio Cervantes

SAMUEL REGUEIRAValladolid

El blanco, en la poesía, es mucho más que aquel tipo de verso que jalonara los sonetos de Shakespeare y de Marlowe en el siglo XVI, que refulgiera con fuerza en 'El paraíso perdido' de Milton o que empapase la obra de los románticos ingleses de la talla de Shelley y Keats. La revista monográfica 'Temblor', nacida en Madrid y presentada ayer en la sala experimental Fernando Urdiales, ha dedicado su último número a la importancia del blanco, en su sentido más lírico, dentro de la obra del poeta José Jiménez Lozano. Tres de sus responsables, Raúl Asencio, Marina Patrón y Lorenzo Martín del Burgo, fueron los protagonistas, acompañados por el poeta Fermín Herrero, de esta presentación. La cita inaugura la nueva temporada del Aula de Cultura de El Norte de Castilla, una iniciativa patrocinada por la Fundación La Caixa y que cuenta, a su vez, con la colaboración de la Junta de Castilla y León.

Fernando Conde, director del Aula de Cultura, comenzó el acto asumiendo que todo encuentro poético ha de ser «de pequeño formato», dada la selecta concurrencia que suscita un acto tan marginal como la poesía. Sus palabras dieron pronto paso al evidente entusiasmo de los tres jóvenes protagonistas, que coincidieron en el máster de Literatura de la Universidad Complutense de Madrid y «se aliaron en esta aventura preciosa» de editar un opúsculo poético en torno a la figura del Premio Cervantes comandados por su profesora ConsueloArbona.

Cuarto número

«Es imposible conocer al dedillo todo cuanto ha hecho Jiménez Lozano», apuntó Fermín Herrero, sobre un hombre «cuya obra al completo es toda una literatura, dificilísima de sintetizar y donde lo inaudito es que es tan extensa como intensa».

El poeta hizo un pequeño repaso a toda la trayectoria literaria del autor de 'Sara de Ur', cuya faceta poética «desdeña el 'yo' en una desnudez sin artificios».

Marina Patrón comenzó a hablar del proyecto 'Temblor', nacido en enero de 2017: «Queríamos aportar nuestra visión del momento poético que nos ha tocado vivir: la poesía no debe ser gratuita y no puede mantenerse ciega frente a la realidad que la atraviesa». El proyecto 'Temblor' se divide, por una parte, en una revista en papel con ilustraciones, entrevistas y poemas, del cual el presente monográfico se vertebra como el cuarto número, y por otra parte de un sitio web, que se nutre a su vez de críticas literarias.

Lírico blancor

Asencio defendió la buena poesía como «algo que debe agitarnos y tambalearnos; es algo que entrena la mirada y nos ata al mundo». Para justificar la pertinencia de la inclusión de José Jiménez Lozano, destacó que «su mirada es especialmente aguda, que no se desvía en fabricar versos complacientes», y que el blanco «es uno de los motivos que más aparecen en sus obras; en los pañuelos que tendía su madre o en las sábanas blancas donde se proyectaban las primeras películas que vio». Esto, concluyó el joven, emerge como una invitación a «ver la poesía a través de sus ojos».

Martín del Burgo concluyó el coloquio tratando de conducir un debate entre los miembros de la mesa y el público asistente, en el que se recorrieron algunos temas a partir de la revista y del premio Cervantes, como «su figura problemática» y su tratamiento literario hacia conceptos como Naturaleza o Creación, así como su idea de 'pecado' vinculada a la poesía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos