Mariano Fazio lamenta que solo se miren los escándalos de la Iglesia

Mariano Fazio, vicario del Opus Dei, en el Aula de Cultura. /H. Sastre
Mariano Fazio, vicario del Opus Dei, en el Aula de Cultura. / H. Sastre

El vicario del Opus Dei presenta 'El último romántico' en una sala Delibes a rebosar

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRAValladolid

«Con nuestros pecados hay mucha santidad, muchos actos inadvertidos que reflejan cosas que no son solo mentira, pero sí una realidad donde falta mucha verdad». Las palabras del vicario del Opus Dei, Mariano Fazio, en el Aula de Cultura, parecen enraizar con el espíritu del libro que fue a presentar; 'El último romántico' (publicado por Ediciones Rialp), un esfuerzo de revitalización de la figura de Jose María Escrivá de Balaguer, fundador de la institución religiosa, en un momento en el que la Iglesia trata de readaptarse a los nuevos tiempos con nuevas y audaces estrategias, que van desde incorporar guiños a un cierto concepto entendido como feminismo transversal en sus homilías hasta asumir, desde la misma Santa Sede, los terribles pecados y delitos cometidos por muchos de sus hermanos, como las violaciones a menores o los encubrimientos.

«La Iglesia siempre ha tratado de defender la visión femenina, con el sínodo de la mujer, cuya identidad femenina volcada al cuidado puede debilitarse ahora con estos cuestionamientos de la sexualidad», señaló Fazio, para quien, pese a las jerarquías clericales, «es tan importante un obispo como la última persona bautizada». El acto, que acogió la sala Miguel Delibes del Teatro Calderón con un lleno absoluto de público, estuvo patrocinado por la Fundación Obra Social la Caixa y con la colaboración de la Junta de Castilla y León, participaron el director del Aula de Cultura, Fernando Conde, y el periodista Jesús Fonseca: «Dicen que corren aires liberales en el Opus Dei», ironizó este último. «Si por liberal se entiende que amamos la libertad, es cierto», respondió el invitado.

Para Escrivá de Balaguer, los románticos del XIX no eran 'militantes' religiosos pero estaban dispuestos a entregar su vida por la libertad: «Él estaba en sintonía con ellos, más que con los clericales», explicó Fazio a propósito del título del libro. «En los años 70, como ahora, se decía que había libertad, pero la verdad es que vivimos una esclavitud de lo políticamente correcto», indicó el escritor. «Hay que combatir, con nuestras ansias de libertad, estas nuevas ideologías que nos quieren imponer», sentenció.

El vicario del Opus también habló de su relación con los tres últimos papas. Al término del acto, el músico Ernesto Rodríguez-Monsalve obsequió al invitado y a los asistentes con una pieza al piano que rubricó esta charla en el Teatro Calderón.

 

Fotos

Vídeos