Jugar para aprender ciencia

Sebastián Cardenete durante su charla en el Aula de Cultura de El Norte. /H. Sastre
Sebastián Cardenete durante su charla en el Aula de Cultura de El Norte. / H. Sastre

Sebastián Cardenete explica la ciencia para todos los públicos a partir de las propiedades de los globos

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRA Valladolid

«Sin experimentos no hay ciencia», asegura Sebastián Cardenete, quien considera que el marco teórico en la instrucción de asignaturas de ciencia (tanto de cara al alumnado como en la instrucción del profesorado) resulta del todo punto insuficiente sin un complemento práctico. El biólogo, divulgador científico y director del Centro Principia protagonizó ayer en el Museo de la Ciencia la conferencia 'Ciencia global, explicada con globos', en un nuevo acto del Aula de Cultura de El Norte de Castilla, con el patrocinio de Obra Social laCaixa y con la colaboración de la Junta de Castilla y León

El director del Aula de Cultura, Fernando Conde, presentó al invitado y confesó que en cuanto a puesta de escena esta conferencia «no tendrá parangón». Frente a una mesa llena de globos y todo tipo de coloridos artefactos, Conde aseguró que, de haberse encontrado «así la clase de física o de química, en vez de Clásicas, habría estudiado las leyes de la termodinámica».

A partir de la canción 'Un globo, dos globos, tres globos', de Gloria Fuertes, Cardenete se sirvió de este pie para remontarse al origen del ensayo científico con globos, fechada en 1824 a partir de los trabajos de Faraday mediante el caucho para experimentar con el hidrógeno. Su propio marco teórico dio pronto paso, con cierta presteza, a la demostración práctica: quizá el más socorrido sea jugar con la electricidad estática, que tras el frotamiento permite atraer papelitos, latas vacías o el mismo pelo humano.

Para explicar la física cromática también sirve el ejercicio de los globos: Cardenete fue retando al público a que adivinasen si, al aplicarles un láser, explotarían una serie de globos blancos, de color, con puntos concretos coloreados y con un globo negro dentro de un transparente. Naturalmente, otro de los principios para explicar con mayor pertinencia a través de los globos es la ley combinada de los gases (a partir de los principios enunciados por Boyle, Charles y Gay-Lussac), en el que se demuestran las constancias a partir de variar distintas características, ya sea la presión, el volumen o la temperatura del globo, que si contiene agua no explota al aplicársele una llama de fuego, pues el líquido elemento absorbe el calor recibido.

Cardenete también jugó a tratar de 'ver' el sonido del globo, o usarlo junto a un instrumento musical, un clarinete, para demostrar las variaciones físicas del globo a partir de los distintos sonidos ejecutados por quien toca el instrumento (graciosamente bautizado por el autor como 'globinete'). Jugó también el divulgador científico a explicar la resonancia y las ondas sonoras al introducir una tuerca dentro de un globo y hacerla girar, de modo que sus seis aristas provocan una suerte de vaivén sonoro. Tal vez el más espectacular de los experimentos fuera con un láser, un globo y un conducto sonoro para facilitar 'ver' el sonido.

Con dos jóvenes voluntarios, el biólogo propuso una muy particular carrera de globos para explicar los principios de acción-reacción, de los que también se sirvió para impulsar coches de juguete, mover cedés sin rozamiento e incluso improvisar con pequeños helicópteros.