El sisón no conoce fronteras

Imagen de un sisón macho cedida por SEO/BirdLife a Efe./
Imagen de un sisón macho cedida por SEO/BirdLife a Efe.

Castilla y León une fuerzas con Abu Dabi para garantizar la supervivencia de este ave en peligro de extinción

LUCÍA CARRERAVALLADOLID

Existe un ave que para cortejar a las hembras da patadas en el suelo, produce los sonidos vocales y aleteos que crean el siseo que le da nombre. Se trata del sisón común, o pequeña avutarda, un ave cuyo peso no llega al kilo. Su plumaje, de colores tierra, permite que se camufle en las estepas de cereal y pastizales donde habita.

Antes de que el ser humano transformara su entorno, antes de las prácticas agrícolas intensivas o del uso de pesticidas, su población avícola se extendía desde el oeste de Europa y el noroeste de África hasta Asia Central. En la actualidad, los sisones se han extinguido en la mayor parte de los países que les daban cobijo. Solo quedan pequeñas poblaciones en algunas zonas de Marruecos, España, Portugal, Francia, Rusia y Cerdeña.

Castilla y León da hogar a esta especie en peligro de extinción y, para poder auxiliarla, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León y el Fondo Internacional para la Conservación de la Avutarda han firmado este miércoles un protocolo para trabajar juntos en su protección.

El Fondo Internacional para la Conservación de la Avutarda es una organización sin ánimo de lucro apoyada por el Gobierno de Abu Dabi, uno de los siete emiratos de Emiratos Árabes Unidos, país situado al sudeste de la península arábiga. Su plan de acción comenzó en los años 70, cuando se dieron cuenta de la disminución del número de aves salvajes en el mundo. Fue el entonces presidente del Emirato, Sheikh Zayed bin Sultan Al Nahyan, quien inició el proyecto con el objetivo de preservar la naturaleza. Hoy en día, la organización se dedica a la protección de la avutarda en todo el planeta.

Castilla y León y el emirato quieren cooperar juntos para poder averiguar cómo son las condiciones en las que vive este ave en los suelos castellanos, así como encontrar la manera de conservarla y protegerla. Para ello, crearán un equipo que, con vistas al futuro, desarrollará planes que conserven a estas aves en su hábitat y permitan su proliferación.

Quiñones: «Abu Dabi tiene un amplio recorrido en la protección de aves y estamos encantados de trabajar con ellos»

En la rúbrica de las firmas que sellan este acuerdo, Suárez-Quiñones, consejero de Fomento y Medio Ambiente, aseguró que Castilla y León es una zona importante para esta especie y están decididos a que siga siendo así. «Abu Dabi tiene un amplio recorrido en la protección de especies y estamos encantados de trabajar con ellos para asegurar que esta especie tenga un desarollo sostenible». Majid Ali Al Mansouri, director administrativo de la organización, declaró estar feliz de poder compartir sus años de experiencia con Castilla y León ya que «al trabajar de manera conjunta, brindamos una mayor posibilidad de éxito en la conservación del sisón».

La pequeña avutarda no conoce fronteras y es capaz de crear relaciones a distancia que durarán mucho tiempo para así volar libre y plena por los campos de Castilla.

 

Fotos

Vídeos