De Santiago-Juárez y Del Olmo piden la Medalla de Oro de las Cortes o la Junta para Herrera

Juan Vicente Herrera. /Ramón Gómez
Juan Vicente Herrera. / Ramón Gómez

Ensalzan la figura del expresidente en un artículo publicado en El Norte de Castilla

El Norte
EL NORTEValladolid

El exvicepresidente de la Junta José Antonio de Santiago-Juárez y la exconsejera Pilar del Olmo, actuales concejales en el Ayuntamiento de Valladolid, se han mostrado este martes convencidos de que «en muchos despachos» estarán pensando en conceder la Medalla de Oro de las Cortes o de la Junta al expresidente Juan Vicente Herrera.

En un artículo firmado por ambos y publicado en el diario El Norte de Castilla, titulado 'Herrera 100 días después', se recrean en las bondades del gobierno del político burgalés, lo que en su opinión «le disgustará» y conllevará que les aplique «como él sabe 'luz de gas'».

Entre sus manifestaciones, destacan afirmaciones como que el actual presidente nacional del PP, Pablo Casado, sigue pidiendo consejo a Herrera y que, a pesar de que ya trató de dejar de ser candidato a la reelección como presidente en 2015, los dos candidatos a su sucesión al frente del partido, Alfonso Fernández Mañueco y Antonio Silván, le pidieron que siguiera también de cara a las elecciones de 2019.

De Santiago-Juárez y Del Olmo bromean con el hecho de que 18 años después de la llegada a la presidencia autonómica de «Juanvi, el breve», como asegura que le denominaron a algunos politólogos, periodistas y miembros del PP, haya dejado el cargo por voluntad propia y entre requerimientos para que siguiera.

Sin contraponer los valores de su gobierno con los de la actual Junta de Castilla y León, integrada por el PP y Cs y bajo la presidencia del popular Mañueco, los exconsejeros del Ejecutivo autonómico sí elogian algunas líneas como que Herrera «no admitía que en los programas electorales» incluyeran «medidas irrealizables y electoralistas».

También valoran que Herrera haya sido «un ejemplo absoluto de respeto y no intervencionismo en los medios de comunicación», a pesar de que «no era amigo de las entrevistas», pero han añadido que no recuerdan que convocara «ruedas de prensa sin preguntas» o se refugiara en «plasmas» para eludirlas.

«Le quitaban el sueño las deslocalizaciones y la frialdad con la que las grandes multinacionales decidían», ha resumido sobre su actitud ante las crisis industriales, convencidos de que Herrera era en el plano ideológico «un hombre de centro y centrado, alejado de centralismos, profundamente liberal en lo económico y cercano a posiciones socialdemócratas en la esfera de las políticas sociales».

«Siempre hemos pensado que hubiese pertenecido a lo que en otros tiempos se denominó 'tercera España'», han añadido en su artículo, en el que insisten en la idea manifestada ya por De Santiago-Juárez la pasada semana de que en sus dos años de mandato, cuando ya no era presidente del PP castellanoleonés ni presidente del Grupo Parlamentario, «no se tomó ninguna decisión importante y de futuro sin el visto bueno del presidente Fernández Mañueco».

«Paraba, templaba y manejaba los tiempos como Juan Belmonte, y, como decía el maestro, quien sabe parar, domina en los toros y en la vida», han rematado.