El PP registra sus peores datos y sitúa a la formación con un nivel de apoyo similar al que obtuvo en 1987

El PP registra sus peores datos y sitúa a la formación con un nivel de apoyo similar al que obtuvo en 1987

UPL perdería su actual representación en las Cortes autonómicas por primera vez desde 1995

El Norte
EL NORTEValladolid

Fuerte sacudida en el mapa político autonómico. A menos de un año para la cita electoral, un sondeo de Sigma Dos elaborado para Ical revela que el PP caería hasta 31 o 32 escaños; el PSOE se mantendría en 25 o 26; Ciudadanos recogería el descenso de los 'populares' y multiplicaría su representación hasta los 17 procuradores, mientras que Podemos e Izquierda Unida se quedarían con entre seis y ocho y UPL perdería su actual representación. Este resultado dibuja un juego de mayorías parlamentarias parecido al que vivió la Comunidad en los años ochenta y podría dejar en manos de la formación de Albert Rivera la decisión sobre el color político que tendrá la Presidencia de la Junta en la próxima legislatura.

Herrera, el político mejor valorado de la región

Ninguno de los líderes de los principales partidos de Castilla y León -PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU y la UPL- logra el aprobado, aunque el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, es el que más se aproxima al cinco, con un 4,75. Además, es el político autonómico más conocido en la Comunidad, según refleja la encuesta elaborada por Sigma Dos.

En segundo lugar, y a medio punto de Herrera, se sitúa con un 4,22 el secretario general del PSCyL-PSOE, Luis Tudanca, mientras que el portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, recibe 4,16 puntos. El presidente del PPCyL, Alfonso Fernández Mañueco, se sitúa en cuarto lugar, con un 4,05, mientras que por detrás de él están el coordinador autonómico de Izquierda Unida, José Sarrión; con un 3,85; el secretario autonómico de Podemos, Pablo Fernández, con un 3,66, y en último lugar, con un 3,57, el secretario general de la UPL, Luis Mariano Santos.

De esta forma, Herrera es el dirigente autonómico con una nota más elevada, aunque por debajo del cinco, y también el más conocido para el 82,9% de los participantes en el sondeo. El segundo político al que reconoce el 56,9% en la Comunidad es Fernández Mañueco, casi el mismo porcentaje que cosecha Luis Tudanca, un 56,1%.

Asimismo, menos de la mitad de los castellanos y leoneses conoce a Pablo Fernández, en concreto, el 4 %, y un 36,7%, a José Sarrión. Además, los dos dirigentes de la Comunidad menos populares en Castilla y León son Luis Fuentes, al que identifican el 35,9% de los encuestados, y Luis Mariano Santos, al que conocen uno de cada cuatro dirigentes -26,4%-, si bien su formación solo obtuvo representación en las pasadas elecciones autonómicas en León.

Los votantes del PP en las pasadas elecciones autonómicas de 2015 aprueban a Herrera con un 6,66, -la nota más elevada-, a Fernández Mañueco, con un 5,91, y a Luis Fuentes, con un 5,1. El resto de dirigentes, excepto Luis Mariano Santos, solo logran un cinco entre su propio electorado. No obstante, los que optaron por la papeleta socialista otorgan a Tudanca un 5,24, la puntuación más baja entre los electorados del propio partido, y un 4,61 a Sarrión, frente al 4,37, de Pablo Fernández.

También entre los votantes de Podemos e Izquierda Unida el preferido es Sarrión con un 5,78, frente al 5,59 de Pablo Fernández, y suspenden a Tudanca, con un 4,44. Además, los ciudadanos que apoyaron a Cs dan un 5,42 a su portavoz en las Cortes, Luis Fuentes, y un 4,76 a Herrera y un 4,06 a Fernández Mañueco. Entre los electores del resto de partidos el más valorado es el presidente de la Junta (4,2), seguido de Tudanca (3,78).

La encuesta pone de manifiesto que el PP se mantiene como el partido más votado, con el 33% de los votos, lo que implica un retroceso de casi cinco puntos respecto a las elecciones de 2015 y sitúa a la formación con un nivel de apoyo similar al que obtuvo en 1987, cuando accedieron por primera vez a la Presidencia de la Junta de la mano de José María Aznar. El desgaste de la formación supone un castigo muy fuerte en escaños ya que con este resultado se sentarían en las Cortes 31 o 32 procuradores del partido, es decir, diez u once menos que los que actualmente ocupan la bancada (42).

Los socialistas recuperan el terreno perdido en las últimas elecciones autonómicas y suben 3,4 puntos para volver al 29,3 % de los votos que lograra Óscar López en 2011, aunque su traducción en escaños es más bien escasa: mantienen los 25 actuales o suben uno. El PSOE reduce su diferencia con el PP, que llegó a ser de 22 puntos en 1995, 1999 y 2011 a sólo cuatro, lo que supone la distancia más corta desde el empate registrado en 1987.

El gran beneficiado del terremoto electoral sería Ciudadanos que vería multiplicados sus apoyos por dos y pasaría del 10,3 % de las papeletas logradas hace tres años a una intención de voto del 22 %, lo que supone romper el techo histórico del tercer partido en la Comunidad y superar el 19% de apoyo que logró el CDS en 1987.

Según el sondeo, este fuerte incremento se concreta en una subida de cinco a 17 procuradores, uno menos de los que obtuvo la formación de Adolfo Suárez en la segunda Legislatura. El partido naranja incrementa su representación en 12 escaños, es decir, triplicaría su grupo e incorporaría a su disciplina todos los representantes que los 'populares' pierden en la Comunidad.

Por el contrario, el descenso más acusado se produce en las filas de Podemos e Izquierda Unida, que el sondeo valora de forma conjunta. La coalición no puede mantener el nivel de respaldo de 2015 y se deja 5,7 puntos para quedarse en el 10,6% del electorado. La coalición que dirige Pablo Fernández en Castilla y León perdería entre tres y cinco escaños respecto a la suma actual de Podemos e IU, y obtendría entre seis y ocho representantes.

La encuesta apunta a la pérdida de representación de UPL en las Cortes autonómicas por primera vez desde 1995, si bien fuentes de la empresa demoscópica explican que formaciones de este tipo suelen manifestar intenciones de voto muy bajas entre las votaciones, pero su electorado se activa a medida que se aproxima la fecha de los comicios.

El sondeo se realizó entre los días el 25 y el 29 de junio a partir de 2.200 entrevistas, por lo que recoge ya tanto el resultado en el electorado de la moción de censura de aupó a la Presidencia del Gobierno al socialista Pedro Sánchez, como el proceso de primarias del PP tras la renuncia de Mariano Rajoy.

En este escenario cambiante, se configura un mapa político inédito en Castilla y León y muy abierto, dado que el Ejecutivo podría formarse a partir de la suma de los representantes de PP y Ciudadanos, de los de PSOE y Ciudadanos y la más improbable de populares y socialistas. La mayoría absoluta se situará en los próximos comicios en los 41 procuradores, al perder la Comunidad tres escaños correspondientes a las provincias de León, Salamanca y Segovia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos