La familia Trebolle mantiene viva la tradición en el belén de San Lorenzo

Belén de la familia Trebolle en San Lorenzo./JOTA DE LA FUENTE
Belén de la familia Trebolle en San Lorenzo. / JOTA DE LA FUENTE

La muestra está especialmente indicada para niños y familias, por su claridad a la hora de separar los diferentes momentos que se vivieron en aquellos días en Belén

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

La familia Trebolle vuelve a ofrecer este año el montaje del belén de la parroquia de San Lorenzo, centro obligado de peregrinación navideña año tras año. Feliciano Trebolle es el alma mater del montaje, que cada año aporta novedades, algunas figuras y mayor gusto en sus escenas. Este belén es especialmente indicado para niños y familias, por su claridad a la hora de separar los diferentes momentos que se vivieron en aquellos días en Belén. Se trata de una catequesis en pequeña escala, de sencillo entendimiento y calidad visual, con figuras y animales muy bien esculpidos, con gran expresividad.

Fotos

Feliciano Trebolle, fiel defensor de la tradición belenista en Valladolid mantiene año tras año que «el nivel de belenes en Valladolid es llamativo e impactante». Para Feliciano Trebolle dos son los motivos para que esta tradición esté tan arraigada en nuestra ciudad, «porque se trata de una tradición importantísima en España, basada en tres pilares fundamentales, como son los villancicos, el Nacimiento y los Reyes Magos y, por otro lado, por el aspecto creyente de las personas, al tratarse de un acontecimiento muy importante en la vida de los que nos consideramos cristianos». En San Lorenzo, Feliciano Trebolle representa doce pasajes bíblicos, y solo faltarían dos, el encuentro de la Virgen María con su prima Santa Isabel, y el degollamiento de los inocentes, ausencia ésta última totalmente intencionada por no considerarla apropiada el autor en un belén visitado por niños.

En montaje de San Lorenzo tiene unas dimensiones considerables, con unos 14 metros de largo por dos de profundidad, respetando escrupulosamente la tradición del nacimiento del niño Jesús. La representación de este belén se ubica en Palestina y Tierra Santa, reproduciendo Jerusalén como una ciudad amurallada con casas y un templo, pasando por Nazaret, Belén o Egipto, representado por el río Nilo y el templo de Luxor. Se trata de un belén monumental, con gran cantidad de figuras en movimiento, más de 20 de las más de cien que lo componen, muchas de ellas napolitanas y de gran valor, muy difícil de ver en España, fruto de la colección propia del patrimonio belenístico de la parroquia de San Lorenzo a lo largo de los años, que cuida con esmero esta tradición para disfrute de sus parroquianos y visitantes.

Para el montaje, Trebolle cuenta con la ayuda de su familia, de Luis, Jose y Pablo, destaca. Como años anteriores han empleado una semana completa, trabajando a diario hasta más de las dos de la madrugada. El horario de visitas es de 11:30 a 13:30 horas, y de 18:00 a 21:00 horas. Permanecerá abierto hasta mediados de enero, incluso terminadas las vacaciones escolares de Navidad, una vez pasemos la fecha del bautismo del señor.

El montaje va expresando diferentes pasajes bíblicos perfectamente diferenciados y explicados en carteles orientativos de cada uno de ellos. Así, en el pasaje del templo vemos la presentación de Jesús entre los doctores, que procede del pasaje bíblico del niño perdido y hallado en el templo. El palacio de Herodes y la huida a Egipto da paso a un gran campo de figuras napolitanas, donde destaca un desbravador de ovejas, a las que corta la lana, con cinco ovejas y un carnero en movimiento, comiendo y bebiendo agua en una fuente. Se trata de un conjunto importantísimo, muy difícil de ver en España, con una gran cascada y un lago.

El visitante llega a continuación a Nazaret, con cuatro pasajes destacados, como son la anunciación del ángel a la Virgen María, el primer sueño de San José, en el que el Espíritu Santo le anuncia el embarazo de su esposa, los desposorios de María y San José y, finalmente, el taller de San José, con una figura en movimiento muy vistosa “no temas, José, porque la criatura que hay en el vientre de María viene del Espíritu Santo”, reza la reseña. A continuación, el montaje nos sitúa en el campo de los pastores, donde se produce el anuncio del ángel a los pastores del nacimiento del niño Jesús. Aquí se presenta a María y José descansando camino de Belén.

Una vez en Belén, hay una primera zona con el empadronamiento de la pareja, y en el pueblo destacan los pasajes bíblicos de buscando posada, el misterio, que también presenta todas las figuras en movimiento, incluidos el niño y los animales, con José alumbrando a su hijo recién nacido con un farol en movimiento. A continuación, se observa el segundo sueño de San José, donde el ángel le dice que huya a Egipto porque Herodes le busca para matarlo, «toma al niño y a su madre y huye a Egipto. Herodes lo busca para matarlo», refleja fielmente lo vivido en aquellos tiempos.

Por último, Trebolle representa Egipto, situando al visitante en el templo de Luxor, el desierto con las pirámides y dos pasajes con imágenes en movimiento, como son la huida y el tercer sueño de San José, en el que el ángel le anuncia que Herodes ha muerto y ya pueden regresar a su tierra, Nazareth.

En otras escenas del bellísimo montaje se explican la presentación de Jesús en el templo, la samaritana y el pozo de sicar, el templo de los desposorios de la Virgen María y San José, en una escena en la que aparecen el sumo sacerdote, María, José, los padres de la Virgen, Joaquín y Ana, así como otra escena más en la que los esposos descansan en el transcurso de su camino hacia Belén.

Feliciano Trebolle, quien celebraba el pasado sábado en familia muy orgulloso el cumpleaños de su propio padre en tierras orensanas, 102 años, ni más ni menos, resume que su belén «busca tratar de recuperar los recuerdos, que los niños que fueron con sus padres vayan ahora con sus abuelos, y esta costumbre persista a través de los años».

 

Fotos

Vídeos