https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/castillayleon-cylemprende-desktop.jpg

«El éxito reside en saber adaptarse a las circunstancias y trabajar y trabajar»

Carlos Magdaleno, ayer durante su intervención /
Carlos Magdaleno, ayer durante su intervención

Carlos Magdaleno, Director general de Ambuibérica

A. D.

Rodeado de caras conocidas, amigos, familiares y compañeros en el mundo del emprendimiento y la innovación, Carlos Magdaleno, director general de Ambuibérica, se sintió cómodo y tranquilo, en un escenario que no pisaba por primera vez. «Hace cuatro años también fui premiado», apuntó al iniciar la conferencia inaugural de este noveno encuentro empresarial y en la que compartió sus aciertos y desaciertos, en lo que el mismo definió como «la historia de mi vida es la historia de un hobby».

Defendiendo los valores que Tierra de Campos le impregnó, aludió con cierta nostalgia a sus inicios en Mayorga, cuando con 18 años, propuso a su padre comprar su primera ambulancia, tras descubrir este nicho de negocio, cuando realizaba el servicio militar obligatorio en Cruz Roja. Actualmente, Ambuibérica cuenta con una flota de más 4.000 vehículos y 9.000 empleados por prácticamente todo el territorio nacional y con sedes también en el extranjero.

Internacionalización

Precisamente, la internacionalización y el miedo a no equivocarse, -«he hecho un mapa con los baches que me he ido encontrando»- hizo que se aventurase a probar suerte en Latinoamérica, en dos países y con diferente resultado. Su primer salto fue a Perú, en concreto, a Lima, una ciudad que «me recordó a la España de hace 30 años» y que le animó a trasladar el mismo modelo de negocio que había desarrollado aquí. «Cuando me dijeron: no quieras ser Pizarro, me dí cuenta de que me había equivocado», apuntó. Con este ejemplo, Magdaleno recomienda que «lo que hay que hacer es adaptarse a las circunstancias». Y de esta primera experiencia fallida aprendió los errores que no cometería en su segunda incursión en territorio latinoamericano.

Esta vez fue en Sao Paulo, dónde «conocí, me adapté y crecí», explicó. En este sentido reconoció tener un catálogo de «todas las posibilidades para crecer». Sin embargo, una parte importante de su éxito, además del «trabajo y más trabajo» se la debe a su familia y a los consejos de su padre del que recordó le decía, «unos valen para hacer cosas y otros para criticarlas» y «los listos aprenden hasta de los tontos».

Además, Carlos Magdaleno hizo un llamamiento de unidad al sector empresarial y emprendendor para avanzar y generar empleo y riqueza «aunque las condiciones sean adversas». Y por otro lado, animó a la participación de las mujeres en el tejido empresarial, dónde «hay que llevar a cabo planes de integración», apuntó en referencia a las cuotas de género para que estas dejen de ser necesarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos