Las Ciudades Patrimonio reivindican más financiación para sus cascos históricos

Imagen del nuevo folleto de la Catedral de Segovia./Antonio Tanarro
Imagen del nuevo folleto de la Catedral de Segovia. / Antonio Tanarro

El Rey Felipe preside en Ávila el acto conmemorativo del 25 aniversario de la creación del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad

PAULA VELASCOSegovia

Desde que se creó el Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad en el año 1993, los objetivos principales de protección y promoción no han variado. Pero tampoco el mayor problema al que se han enfrentado, primero las seis y luego las quince, ciudades que forman este Grupo: la financiación.

La gran cantidad de monumentos y Bienes de Interés Cultural (BIC) con los que cuentan las ciudades miembro, sobre todo en sus cascos históricos, están exentos de muchos de los impuestos habituales, como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que no se recaudan. Esto provoca «que tengamos que asumir grandes responsabilidades económicas para conservar esa ingente cantidad de bienes y nuestro patrimonio, por lo que vemos mermados nuestros recursos económicos para afrontarlo», explica Clara Luquero, alcaldesa de Segovia, una de las ciudades fundadoras de este Grupo.

«El reto de siempre es que no hay un reconocimiento por parte de las administraciones superiores. Luchamos desde hace años para que se reconozca ese hecho diferencial en el que las ciudades pequeñas tengamos que asumir los costes económicos derivados de esta gran responsabilidad sin ese apoyo, o con apoyo escaso», afirma Luquero.

De la misma opinión es José Luis Rivas, alcalde de Ávila, ciudad también veterana y sede permanente de esta asociación de urbes. «Los cascos históricos son tremendamente complejos y difíciles de mantener y los presupuestos de las ciudades son lo que son».

Vista del lienzo norte de la Muralla de Ávila con la Seo al fondo. Debajo, el Acueducto de Segobia y el centro de Salamanca. / El Norte

Las Ciudades Patrimonio «tenemos que elaborar muchos proyectos que además tienen que pasar por más trámites y autorizaciones. Es más costoso y lleva más tiempo hacerlo, por lo que sí necesitamos más recursos. Son ciudades que necesitan un aporte mayor y tenemos que hacérselo comprender a las administraciones para que nos ayuden», explica Ángel Mariscal, alcalde de Cuenca y actual presidente del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Abordar la repoblación de los cascos históricos es el otro gran reto actual del Grupo, y que Mariscal, asume, lo será también para el futuro. «Hay que abordar la repoblación de los cascos históricos para mantenerlos vivos, con buenos servicios, más calidad de vida para los vecinos. Hay que crear ciudades dinámicas con cascos accesibles y bien conectados», sobre todo para atraer a la gente joven a ellos, explica el edil manchego. «No hay tiendas básicas, como en otros barrios, sino que hay que desplazarse a los centros comerciales en muchas ocasiones». Esto se suma a actuaciones como renovar el alcantarillado, introducir la fibra óptica o mejorar el servicio de transporte. «Todo ello a la vez que se sigue promocionando el turismo», asegura.

Petición histórica

Pero además de estos retos, existen otras «peticiones históricas», como la eliminación del cableado en las fachadas de los entornos monumentales de los cascos históricos. En ese sentido, en muchas ocasiones el problema sigue siendo el mismo: la falta de recursos económicos. «Si tuviéramos una línea de subvención de las comunidades autónomas correspondientes, podríamos proceder a la retirada de estos cables cofinanciando una parte los ayuntamientos y otra los gobiernos autonómicos», afirma la alcaldesa segoviana. Algo para lo que también sería interesante contar con la implicación «de los particulares, por cuya fachada pasan los cables, incluso de la compañía eléctrica en cuestión. Para este problema sería necesario complementar con una línea de apoyo o subvenciones».

Pero si algo destacan los alcaldes, y es algo en lo que coinciden, es que el Grupo «ha cumplido su objetivo de cuidar y promocionar el patrimonio para que sea la base del desarrollo económico de las ciudades y por lo tanto contribuya al bienestar de las comunidades que las atesora», afirma Luquero. «Los datos turísticos son extraordinarios en los últimos años, el turismo cultural no deja de crecer. Nos hemos puesto de acuerdo para llevar a cabo todas las políticas de promoción conjunta, no imaginamos lo importante que es eso para ciudades como Ávila o Segovia, pequeñas, que en solitario no tendrían la oportunidad de promocionarse en ferias como la de Japón o Berlín. El Grupo ha sido capaz de trabajar por un interés común, obviando cualquier interés partidista», añade. Algo en lo que también coincide su homólogo, José Luís Rivas, que asegura «haber tenido la suerte de ver cómo este Grupo ha traspasado fronteras y sido capaz de promocionarse en América o Asia a través de empresas tanto estatales como privadas».

«El 1% del presupuesto está destinado a la restauración del patrimonio y a su puesta en valor» Alfonso f. mañueco

En ese sentido, el alcalde de Salamanca, Alfonso F. Mañueco se felicita de haber «logrado que la puesta en valor de nuestro patrimonio histórico se convierta en nuevos recursos turísticos sostenibles que generan riqueza, crean empleo y aumentan las oportunidades. No hay mejor política de empleo en el sector turístico que la rehabilitación de espacios patrimoniales y su incorporación a la oferta de la ciudad». Asevera que el 1% del presupuesto está destinado a la restauración del patrimonio y a su puesta en valor. «En los últimos años hemos destinado casi ocho millones de euros a ello porque la inversión en patrimonio atrae turistas y, como consecuencia, impulsa la economía y el mercado laboral», explica.

De todo ello se habla hoy en Ávila, donde se celebra el acto conmemorativo del 25 aniversario de la creación del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad, que preside el Rey Felipe VI.

 

Fotos

Vídeos