La campaña de la patata se iniciará sin mucha cantidad pero a buen precio

Dos agricultores observan la profundidad de la patata en un campo de Cantalapiedra, Salamanca. /El Norte
Dos agricultores observan la profundidad de la patata en un campo de Cantalapiedra, Salamanca. / El Norte

Dentro de dos semanas comenzarán los arranques de la variedad temprana a un precio inicial de 0,40 euros por kilo

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

La comunidad se prepara para iniciar la campaña de arranque de patatas y salvo sorpresa de última hora, está previsto que hacia el ocho de julio comiencen los primeros movimientos en zonas de la provincia de Valladolid como Nueva Villa o algún punto de Salamanca. «La patata ha sufrido los cambios de tiempo pero ahora ya está, la última semana ha adelantado mucho», comenta Eduardo Arroyo, presidente de la Asociación de productores de patata de Castilla y León (Appacyl).

Según las informaciones que maneja, «vienen algo menos de kilos de lo previsto porque lo que llamamos el parral no ha tenido mucha hoja y eso no le ayuda a ser muy grande en producción, además, se han registrado cambios de temperaturas pero tampoco puedes hacer patatas gordas, el valor añadido es por la calidad de lavado». 

Partiendo de esa teoría, de que «no será una campaña de kilos», la percepción de Arroyo es que los precios van a acompañar y «arrancará con buen precio», intuye, no se llegará a los 0,45 euros de Cartagena pero no descarta que se pueda empezar a pagar a 0,40 euros por kilo. «No creo que haya problema en arrancar a esos 0,40 euros, veremos lo que aguantan, pienso que 0,25 o 0,30 euros kilo no es querer bajarlo, sería algo razonable para primeros de agosto porque en el mes de julio va a salir bastante patata».

No obstante, Arroyo asegura que una cosa es la teoría y otra, la práctica. « La primera semana de julio habrá muy poca patata porque no habrá empezado todavía Albacete ni nosotros y nos podemos mantener ahí, la amenaza está en lo que puedan hacer Francia y Alemania que se retirarán poco a poco de la importación debido a que a partir del 15 de julio ya tendrán patatas».

El sector también está pendiente de los movimientos de Francia con respecto al almacenamiento pues «ha habido un cambio grande en la legislación con respecto a los gases de conservación y no sabemos qué van a hacer con esa patata, si meterán más patata en el mercado».

La comunidad ronda las 19.000 hectáreas de superficie esta campaña, «con lo nuestro no tenemos problemas, tenemos alguna hectárea menos que el año pasado pero más producción, la patata viene muy sana. Habrá que estar a la expectativa del resto, Francia ha subido un 2,6% la superficie». Los altos precios de inicio de campaña han venido motivados porque no quedaba nada de producto en el mercado aunque esto también ha propiciado que la demanda no fuera fortísima.

La interprofesional

Ya en un segundo plano, el sector de la patata está pendiente de que se ponga en marcha su interprofesional pues a pesar de que está constituida, no se ha dado el paso.

Eduardo Arroyo asegura que las firmas necesarias para avalar su funcionamiento definitivo, el 51% de la parte productora, ya están en sus manos pero ahora, precisamente, no parece el momento adecuado.

«Tenemos las firmas y las utilizaremos cuando veamos estabilidad, no hay gobierno y no nos encontramos en una situación normal».

El presidente del colectivo de productores manifiesta que al sector de la patata «no se le ha dado la importancia que verdaderamente tiene, es el cultivo de regadío que más mano de obra genera».

Por último, esta asociación ha cambiado a su secretario tras cesar Justino Medrano una vez que asumió la presidencia de la cooperativa Acor. Ese cargo ahora lo ostenta Luisa María Perrino, productora de patata de la localidad de Tolocirio, Segovia.