Los albergues del Camino a Santiago privados serán considerados turísticos

Albergue municipal de Frómista./
Albergue municipal de Frómista.

Castilla y León cuenta con 286 alojamientos privados de este tipo y otros 66 hospitalarios

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROVALLADOLID

La Junta de Castilla y León tiene previsto aprobar en las próximas semanas un nuevo decreto que regula los albergues turísticos y los de los Caminos a Santiago de la comunidad autónoma. Una normativa en la que la principal novedad es que la Consejería de Cultura y Turismo propone una clara diferenciación entre los albergues del Camino a Santiago sin ánimo de lucro u hospitalarios de aquellos que también se ubican en alguno de los trazados de la Ruta Jacobea pero mantienen una actividad económica y, por lo tanto, pasan a ser considerados turísticos. Los albergues en régimen turístico tendrán dos categorías identificadas por estrellas.

El director general de Turismo de la Junta, Javier Ramírez, reconoció que «la tramitación se ha alargado más de la cuenta», convencido de que «no ha habido un decreto tan consensuado con el sector», sobre todo con las múltiples asociaciones que existen de los Caminos Santiago a su paso por Castilla y León. «El problema es que no hay un interlocutor regional», de hecho superan la docena de asociaciones. En cualquier caso, confía en que este verano sea aprobado. Ramírez explicó que «el proceso ha sido muy largo» porque el nuevo decreto pretende «reflejar la singularidad de los albergues del Camino a Santiago». Aquellos que no exigen al peregrino más que un donativo voluntario para ayudar a cubrir los gastos y en los que el caminante duerme solo una noche, salvo excepciones por enfermedad o fuerza mayor.

Según el director general, Castilla y León cuenta con 286 albergues turísticos, incluidos los del Camino privados, y otros 66 de los Caminos a Santiago sin ánimo de lucro, conocidos también como hospitalarios y asistenciales, que cubre los gastos con las donaciones voluntarias de los peregrinos. Los datos que maneja la Junta es que en 2017 hubo 609.278 pernoctaciones en los albergues turísticos y 500.376 en los de los Caminos a Santiago.

Dos categorías

En función del tipo de alojamiento, el decreto distingue dos categorías de albergues, los turísticos y los situados en los Caminos a Santiago. Con el objetivo de homegeneizar los distintos alojamientos de Castilla y León, la Junta establece que los albergues turísticos se identifiquen con estrellas, mientras que los albergues de los Caminos a Santiago utilizarán la concha de los peregrinos como distintivo, dada la singularidad de estos establecimientos.

Los albergues turísticos de dos estrellas deberán ofrecer desayuno y pueden incluir comida y/o cena; los de una estrella, no. La capacidad máxima de los dormitorios es de ocho plazas por habitación en los de dos estrellas y de 20 plazas en los de una. En ambos casos, los aseos deberán estar ubicados en el mismo edificio y planta que los dormitorios. Los de dos estrellas tienen que poner a disposición de los turistas una cocina con el equipamiento propio para la conservación y elaboración de los alimentos, así como un comedor con mesas, sillas, vajilla y menaje suficiente en función de la capacidad del alojamiento, y servicio de lavandería; requisitos que no serán necesarios en el caso de los albergues de una estrella. Los albergues de dos estrellas tendrán que contar con instalaciones y materiales para desarrollar actividades deportivas, culturales, de ocio y de tiempo libre; no se exigirá a los alojamientos de una.

Ordenadores e internet

Los albergues de los Caminos a Santiago turísticos con tres conchas de peregrino dispondrán de ordenadores con conexión a internet, áreas de conexión inalámbrica y aparatos de teléfono para los clientes en establecimientos de más de 15 plazas, lo mismo que los de dos conchas con más de 30 plazas; los de una concha, solo teléfonos en los de más de 40 plazas. Los albergues de tres y dos conchas deben ofrecer a sus huéspedes sábanas y toallas y servicio de lavandería. En los tres casos, los aseos estarán ubicados en el mismo edificio que los dormitorios, pero en el caso de tres conchas, también en la misma planta.

El decreto será de obligado cumplimento para los nuevos albergues, pero no para aquellos que ya figuran en el Registro de Turismo de Castilla y León con anterioridad a su entrada en vigor, salvo que modifiquen el tipo, la categoría o realicen obras de reforma. Otro aspecto destacable es que los albergues del Camino sin ánimo de lucro serán dados de baja de oficio del Registro de Turismo porque son regulados como actividad complementaria y pueden solicitar su inclusión en el censo de promoción de la actividad turística.

Algunas asociaciones

Ángel Alfagueme, presidente de la Asociación de Albergues Turísticos de Castilla y León (Altucyl), lamentó que la Consejería de Cultura y Turismo no haya consensuado con ellos el nuevo proyecto de decreto.

Por su parte, Ángel Luis Barrera Ferrer, ex presidente y fundador de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago y actual presidente de la Asociación de Palencia, valoró de forma positiva el decreto: «la filosofía a priori es buena, habrá que ver luego la letra pequeña».

Valoración positiva del CES

El Consejo Económico y Social (CES) valoró en su día de forma positiva que el proyecto de decreto refuerce los requisitos de calidad y atención al cliente, con una mayor exigencia para los albergues. Además, subraya el hecho de que «se preste una atención específica a los albergues de los Camino a Santiago» y se ponga en valor «esta ruta como parte de nuestro patrimonio regional».

El proyecto de decreto responde a la necesidad de adaptar el actual marco normativo en materia de albergues a las Ley 14/2010 de Turismo de Castilla y León, que a su vez incorpora a la comunidad autónoma los principios de la directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006 relativa a los servicios en el mercado interior. El propio Consejo Económico y Social de Castilla y León reconoce que supone «una regulación más moderna y armonizada, con un novedoso sistema de clasificación, capaz de dar respuesta ala demanda a través de nuevos servicios y especializaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos