Las obras del Ave en Burgos no finalizarán hasta bien entrado 2020

Aún no se ha concluido el hormigonado del nuevo viaducto de Frandovínez. /GIT
Aún no se ha concluido el hormigonado del nuevo viaducto de Frandovínez. / GIT

Los trabajos siguen acumulando retrasos respecto a las previsiones iniciales | Se continúa trabajando en el viaducto de Frandovínez y en el terraplén de Palenzuela | La adecuación del andén 3 de la estación de Burgos se prolongará durante seis meses

GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Habrá que seguir esperando para ver un tren Ave entrando por la estación de Burgos. Y es que, un simple análisis sobre el desarrollo de las obras que se están ejecutando en diferentes puntos del tramo entre Venta de Baños y la capital burgalesa permite aventurar que hasta bien entrado 2020 -por lo menos-, la Alta Velocidad no llegará a la ciudad del Arlanzón.

Dos continúan siendo los puntos conflictivos a estas alturas en la propia línea: el viaducto de Frandovínez y el terraplén de Palenzuela. Y en ambos casos, los trabajos todavía no han concluido.

Según explican fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), los trabajos en Frandovínez «están prácticamente finalizados, a falta de remates y de la prueba de carga». Esto es, que todavía quedan varias semanas de trabajo antes de dar por concluida la reconstrucción del viaducto, que Adif mandó demoler al localizar «deficiencias» en el hormigonado inicial.

Aquello sucedió en enero de 2018 y en mayo de ese mismo año comenzó la demolición de la infraestructura de 180 metros de longitud construida para salvar el Arlanzón. Esos trabajos se desarrollaron en el plazo de dos meses estipulado en la contratación del proyecto. Sin embargo, no ha sucedido lo mismo con la segunda fase, centrada en la reconstrucción. Una reconstrucción que ya arrancó con varios meses de retraso respecto a las previsiones iniciales debido a un conflicto con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

Finalmente, el inicio de los trabajos se postergó hasta mediados de octubre, con la intención de que estuvieran finalizados a mediados de enero. Muy lejos de cumplir con esa fecha, hoy es el día que las obras no han concluido. Lo harán, si nada se tuerce, en las próximas semanas.

A la espera del Ave a Vitoria

Los retrasos se acumulan, no solo en la ejecución del tramo entre Venta de Baños y Burgos, sino también en la planificación del tramo que en teoría ha de conectar la capital del Arlanzón con Vitoria y, desde allí, con Europa.

El proyecto, de momento, continúa en tramitación por parte del Ministerio de Fomento, que durante la etapa de Íñigo de la Serna se decantó por el trazado denominado 'Alternativa Oeste', que se separa del trazado tradicional de la conexión entre Burgos y la capital alavesa, atravesando localidades como Temiño o Rojas.

Dicho trazado levantó las críticas de varias localidades, englobadas en la plataforma 'Bureba es Futuro', cuyas alegaciones al proyecto de momento no han fructificado.

Con todo, el proyecto continúa en fase administrativa y el momento de la licitación y adjudicación de las obras parece lejano. Ni siquiera se cuenta aún con licencia ambiental. Y eso por no hablar de la ejecución y puesta en servicio del tramo, un hito para el que habrá que espera todavía muchos años.

No obstante, la conclusión del viaducto de Frandovínez no supondrá el final de las obras en el tramo entre Venta de Baños y Burgos. De hecho, el propio Adif reconoce que aún queda trabajo por acometer antes de dar carpetazo a las obras del tramo.

En este sentido, destaca la situación que se continúa viviendo en Palenzuela. Allí, el hundimiento de la plataforma continúa provocando quebraderos de cabeza y las obras de consolidación del terraplén «se prolongarán un par de meses más debido a las dificultades técnicas que conlleva esta actuación».

Dichos trabajos se solaparán, en todo caso, con la conclusión de la instalación de las redes de telecomunicaciones y de seguridad, que a día de hoy continúan a la espera de que concluya la construcción del viaducto.

Obras en la estación

A estas dos grandes actuaciones hay que sumar una tercera, prevista en la propia estación ferroviaria de Burgos y adjudicada hace apenas unas jornadas. Se trata de la adecuación del andén 3, reservado para el Ave. Para poder utilizarlo, se requiere demoler el tabique provisional y adecuar la parte final del paso inferior, así como ejecutar un pequeño vestíbulo al final del mismo que sirva de distribuidor a los accesos al andén, mediante ascensor y escaleras (fijas y mecánicas), dotando a todo el conjunto de las instalaciones y revestimientos necesarios.

Asimismo, se realizarán las instalaciones necesarias en el andén 3, se completará su relleno y se colocará el correspondiente solado y el vallado necesario en el lado contrario al de la vía. Igualmente, se acometerán instalaciones del cambiador de ancho, ya instalado en la Estación (lado Miranda).

El proyecto se ha adjudicado a Azvi por un presupuesto de 2,2 millones de euros y un plazo de ejecución de seis meses. Esto es, que hasta el primer trimestre de 2020 no finalizarán las obras. Eso si se cumplen los plazos, claro.

Así, en el mejor de los escenarios posibles, el primer Ave no entrará en la estación burgalesa hasta bien entrado el 2020. No en vano, tras la conclusión de todos los trabajos se deberán llevar a cabo las preceptivas pruebas de circulación, que se prolongarán durante varios meses. El plazo concreto dependerá, no obstante, de muchos factores.

Esto significa un nuevo retraso respecto a las previsiones lanzadas. La última apuntaba a finales de junio de este año para la conclusión de las obras. A la vista está que esa previsión se ha incumplido, como lo vienen haciendo todas las lanzadas por los diferentes responsables que han pasado por el Ministerio de Fomento en los últimos años.

Más información