La mano del hombre podría estar tras el incendio de El Raso, en Ávila

Incendio de El Raso, Candeleda (Ávila) /Junta Castilla y León
Incendio de El Raso, Candeleda (Ávila) / Junta Castilla y León

Se ha rebajado a nivel 0 de peligrosidad y desde la Junta de Castilla y León se pide colaboración ciudadana y máxima sensibilidad para no poner en riesgo la masa forestal

Paula Velasco
PAULA VELASCOÁvila

A las nueve de esta mañana la Junta de Castilla y León ha descendido a 0 el nivel de peligrosidad del incendio que desde ayer arde en la localidad abulense de El Raso, perteneciente al municipio de Candeleda.

Esto ha sido gracias a las tareas de control del incendio que «han tenido efecto», ha explicado a los medios el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández, y por otro lado debido a la climatología, que ha beneficiado las labores por la bajada de temperaturas y el aumento del grado de humedad en la zona. Algo positivo, tratándose de un incendio que «está planteando bastante problemas», ha explicado Hernández, y que está activo en una zona «muy escarpada, donde se está quemando fundamentalmente matorral bajo», pero inaccesible a pie. «Estamos aproximándonos con cuadrillas terrestres en un trabajo muy duro», en un lugar al que solo se puede «acceder a 2000 metros de altitud», de donde luego se regresa en horario nocturno, «con una dificultad añadida en el tránsito de estas personas a la base».

Según el último parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en las últimas horas están trabajando diez medios aéreos, tres ELIF, tres BRI, cinco cuadrillas de tierra y tres agentes medioambientales. Hernández, por su parte, ha explicado que veinte efectivos permanecen en la zona junto a un helicóptero que se encuentra refrescando, y todos ellos «van a controlar en esta jornada de forma definitiva» el incendio, para su posterior extinción.

Y es que a este incendio se le ha añadido otro esta mañana en una nave agrícola en Gilgarcía, al que se han desplazado dos camiones autobombas y un agente medioambiental. Un fuego que ha acabado con 10000 metros cuadrados de pasto y robles.

«Está siendo un verano duro y complicado, de extrema sequedad y temperaturas muy altas». Todo ello se suma la posibilidad en varios incendios, como en este de El Raso, en Candeleda, de que detrás podría estar la mano del hombre, según ha informado José Francisco Hernández. Por esta razón, desde la delegación de la Junta de Castilla y León se pide «colaboración ciudadana» y «la máxima sensibilidad» a la hora de no poner «en riesgo nuestra masa forestal llevando a cabo tareas agrícolas o usando herramientas que en un momento dado pueden provocar un incendio».

Igualmente Hernández recomienda avisar de forma inmediata al Servicio de Emergencias de la Junta de Castilla y León 112 cuando se tenga conocimiento de un fuego, y es que a veces las redes sociales pueden retrasar los avisos, por lo que primero se debe avisar y «luego habrá tiempo de hacer fotos y subirlo» a Internet.