Continúa activo y con nivel 1 el incendio que desde ayer arde en Sotillo de la Adrada (Ávila)

Animal muerto en el incendio de Sotillo de la Adrada /@AT_Brif
Animal muerto en el incendio de Sotillo de la Adrada / @AT_Brif

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández ha asegurado que la evolución del fuego parece tener «buenas perspectivas, gracias al buen trabajo» del operativo y los voluntarios

Paula Velasco
PAULA VELASCOÁvila

Se mantiene activo y con el nivel 1 de la escala Infocal el incendio que se originaba ayer en Sotillo de la Adrada y en el que durante todo el día trabajaron numerosos medios aéreos y terrestres.

En este momento se encuentran en el lugar cuatro técnicos, siete agentes medioambientales, quince medios aéreos provenientes de la provincia de Ávila, Madrid, Torrejón y Plasencia, dos ELIF, cuatro BRIF, diez camiones autobombas, nueve cuadrillas de tierra una unidad de la UME y un Puesto de Mando Avanzado de Dirección de Extinción de Castilla y León.

Con las últimas luces de la tarde de ayer, algunas redes sociales comenzaban a movilizar la petición de ayuda que lanzaba el consistorio de Sotillo a sus vecinos para luchar contra el fuego de algún modo. El viento, además, se mantuvo constante en varios puntos de la provincia durante toda la jornada. También el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández, anunciaba la petición de refuerzo a la Unidad Militar de Emergencia para «afrontar relevos» y más medios para este y el resto de incendios que ayer llegaron a contabilizar hasta doce en la provincia de Ávila.

Numerosos medios y vecinos de la zona han trabajado durante toda la noche ne las labores de extinción y esta mañana Hernández aseguraba que la evolución del fuego parecía tener «buenas perspectivas, gracias al buen trabajo» del operativo y los voluntarios.

Por otra parte, también se ha levantado la prohibición navegar y bañarse en el pantano de San Juan, que esta mañana anunciaba el Servicio de Emergencias de la Comunidad de Madrid.

El viento y las temperaturas serán determinantes en las próximas horas para el desarrollo del incendio, y en esta mañana, según fuentes de los servicios de extinción, están siendo complicadas las labores de liquidación de puntos calientes así como la perimetración, debido a la orografía del terreno.

Dos incendios más, de doce que se registraron ayer

La provincia de Ávila mantiene controlado otro incendio en El Barraco, en el que esta mañana trabajan dos agentes medioambientales, un helicóptero proveniente de Cebreros, tres ELIF, un camión autobomba y cinco cuadrillas de tierra.

Aún se desconocen las causas que originaron las llamas de este incendio que comenzó a las once y media de la mañana de ayer y que todavía se encuentra en perimetración.

Otro más, en Ojos Albos, que se inició en la tarde de este sábado, ya se encuentra extinguido y en él han trabajado dos agentes medioambientales, dos helicópteros, dos ELIF, un camión autobomba y una cuadrilla de tierra.

El incendio ha afectado también a parte de la reserva natural del valle de Iruelas

Según ha publicado en sus redes sociales el ayuntamiento de Sotillo, los dos frentes del incendio permanecen activos, aunque perimetrado y sin avance de las llamas. Una superficie afectada que se estima en 300 hectáreas.

Los medios aéreos y terrestres, así como la UME, continúan trabajando en la zona, estos últimos desde anoche, aunque desde el consistorio de Sotillo no se precisa ninguna actuación más allá del apoyo logístico a la unidad militar y al dispositivo regional.

Por su parte, José Francisco Hernández, delegado territorial ha declarado esta tarde que «el trabajo de los medios ha posibilitado que las perspectivas sean buenas». Ha señalado que «el trabajo de los once medios aéreos, 7 agentes medioambientales, seis camiones, seis unidades de tierra, 6 helicópteros y los más de 400 voluntarios de Sotillo y de Casillas que durante la noche han ayudado, nos hacen albergar esperanzas de que el incendio pueda quedar en el día de hoy controlado, para su próxima extinción».