La familia Escudero, propietaria de Bio3 Manasul, premio de la Asociación Empresa Familiar de Castilla y León

El jurado estima que la firma berciana representa los valores de la ética, el arraigo y el éxito en la sucesión

A. BLANCOValladolid

La familia berciana Escudero, propietaria de la empresa Bio3 Manasul, ha resultado galardonada con el premio de la Asociación Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) de 2013 que patrocina la Fundación Caja de Burgos. El jurado ha estimado que los dueños de la firma de infusiones representan los valores de emprendimiento, ética, arraigo a la tierra y éxito en el proceso de sucesión.

La empresa que preside Pedro Escudero «ha llevado a efecto con éxito la innovación en el sector de la agroalimentación, así como el proceso de internacionalización, ya que vende en el exterior el 60% de sus productos», ha señalado Eduardo Estévez, director de EFCL. También ha resultado determinante en la concesión del galardón el impacto socioeconómico que la empresa tiene en El Bierzo, donde cuenta con más de 120 empleados directos.

El director de la Fundación Caja de Burgos, Rafael Barbero, ha incidido en la intención del galardón que patrocina de reconocer iniciativas comprometidas con el entorno de Castilla y León.

El jurado que ha elegido a la empresa de Ponferrada frente a las otras tres candidatas ha estado compuesto por representantes de Cecale, el bufete Garrigues, la revista Castilla y León Económica, la Universidad Europea Miguel de Cervantes, el Consejo Regional de Cámaras de Comercio, la Fundación Caja de Burgos y la empresa Dibaq, ganadora de la edición anterior. Ha estado presidido por Tomás Villanueva, consejero de Economía y Empleo. El premio será entregado el próximo 12 de diciembre en Valladolid.

El galardón se creó en 2001 con carácter anual y es el primero de este tipo que se instauró en el país. Con él, EFCL reconoce la trayectoria empresarial de una familia de Castilla y León, con especial atención al origen y evolución histórica de la empresa, su internacionalización, la continuidad generacional, la existencia de normas que regulen las relaciones familia-empresa, los puestos de trabajo creados y el prestigio y reconocimiento empresarial.

En sus anteriores ediciones, el premio recayó en la familia Pascual, propietaria de Grupo Leche Pascual; la familia Llorente, de Grupo Collosa; la familia Álvarez Mezquíriz, de Grupo Eulen; la familia del Valle, propietaria de Hullera Vasco-Leonesa; la familia Pérez, propietaria de Grupo Helios; la familia Ovejero, de Laboratorios Ovejero; la familia Arias, de Indal; la familia Rodríguez, de Grupo MRS, la familia Villar, propietaria de Grupo Villar; la familia Vega, propietaria de Grupo Incosa, y el año pasado en la familia Tejedor Lázaro, propietaria de Grupo Dibaq.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos