El manchego David Andrés gana el Concurso Nacional de Monólogos

Las más de dos horas de espectáculo de humor hicieron las delicias del público Javier Veiga conectó desde el principio

EDUARDO RODRÍGUEZ
David Andrés García. / E. R./
David Andrés García. / E. R.

Es paradójico pero un concurso basado en buscar la carcajada terminó con llanto. En este caso el del ganador, David Andrés García, que recogió el galardón y su cheque de 800 euros sin poder contener la emoción. Y no es para menos porque también consiguió el primer premio el pasado año coincidiendo con el estreno de este Concurso de Monólogos organizado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Laguna de Duero. El manchego se ganó al público con el monólogo 'Cómo está usted', en el que entre otras cosas reflexiona sobre la evolución que ha sufrido el hombre, pasando de su añorado 'macho ibérico' hasta los actuales metrosexuales. Sensacional su comparación con esa persona que hoy se gasta sesenta euros en un frasquito de colonia con esa otra que se echa a litros el Varon Dandy.

Los 400 euros del segundo premio fueron a parar al navarro Gonzalo Jiménez, también espectacular con su historia sobre los hospitales, donde llegó a confesar que su primo no superó la prueba de los Rayos X porque «nadie le dijo que podía volver a respirar». Por su parte, el vallisoletano Francisco Javier Castrillo se tuvo que conformar con el tercer puesto, dotado con 300 euros, aunque realmente se movió en un excelente nivel si bien la fuerte competencia le impidió acceder a lo más alto. Recibió el aplauso de los asistentes con un texto titulado 'Cambio a mi hermano por un perrito piloto' y centrado en explicar la alocada vida de su hermano, quien considera que el mejor camino para ir desde Simancas a Tordesillas es pasar por Medina del Campo por una carretera comarcal.

Picante y atrevido

A destacar también el trabajo de Javier Veiga, que actuó como presentador de la gala. Sus monólogos, picantes, atrevidos y encontrando siempre la complicidad con el público engancharon desde el primer momento en un auditorio que colgó el cartel de no hay billetes. Veiga, habilidoso y experto en este tipo de espectáculos desde que presentara la primera etapa de 'El club de la comedia' basó sus diferentes intervenciones, entre presentación de concursantes, en las formas de comunicación desde aquellas palomas mensajeras de los romanos que no tuvieron mucho éxito «sobre todo en temporada de caza» hasta el actual sms del teléfono móvil pasando por los típicos envases de yogur unidos por un cordel.

La cita acabó con la satisfacción generalizada de los asistentes y la sensación de que, a pesar de la proliferación de este tipo de concursos por toda España, todavía queda mucho recorrido para el de Laguna de Duero.

Fotos

Vídeos