El Norte de Castilla

a alcaldesa Teresa López y Jorge Barragán, al finalizar la rueda de prensa de presentación del pacto.
La alcaldesa Teresa López y Jorge Barragán, al finalizar la rueda de prensa de presentación del pacto. / F. J.

Las claves del pacto de gobierno municipal en Medina del Campo

  • PSOE y Gana Medina oficializaron ayer el acuerdo que dará estabilidad al Ayuntamiento

De manera oficial se presentó ayer el acuerdo de gobierno entre el grupo municipal Socialista y Gana Medina, que será ratificado en la próxima sesión plenaria, y que hará que el Ayuntamiento quede reestructurado en tres grandes áreas de coordinación de las que dependerán 14 concejalías que estarán al mando de once concejales tanto del PSOE como de la coalición Izquierda Unidad-Equo, sin contar con la alcaldesa.

El papel de Jorge Barragán

Desde hace varias semanas estos dos partidos trabajan codo con codo por «agilizar proyectos para el municipio ya que este pacto tiene como fin rentabilizar al máximo los proyectos para los vecinos de la villa», según aseguraron tanto la alcaldesa de Medina del Campo, Teresa López, como el primer teniente de alcalde, coordinador del área de Administración General, concejal de Deportes y portavoz del grupo municipal Gana Medina, Jorge Barragán.

El secretario de organización de Izquierda Unida en Castilla y León pasará a cobrar (este mismo mes ya será retribuido de manera retroactiva) tres salarios mínimos interprofesionales (655,20 euros) netos. Es decir, que Barragán ganará 1.965,6 euros al mes por la dedicación exclusiva que tendrán al municipio. Los otros dos concejales de su grupo, Carmen Alonso y Alberto Arranz, cobraran 600 euros la primera (esta cantidad incluye la cotización a la Seguridad Social) y 800 euros el segundo (sin Seguridad Social y en concepto de dietas). El resto de ediles del grupo municipal seguirán cobrando las mismas cantidades que fueron aprobadas en el segundo pleno de este mandato.

Las funciones

A partir de esta misma semana la Junta de Gobierno Local estará formada por cinco concejales del PSOE y dos de Gana Medina y las funciones de alcalde, cuando López no se encuentre en el municipio recaerán de manera directa en Jorge Barragán. Los otros dos tenientes de alcaldes serán los socialistas, Julián Rodríguez, que se hará cargo de manera exclusiva del área de Urbanismo. Concejalía que hasta el momento ha puesto de manifiesto graves problemas debido al «atasque» en la otorgación de licencias y el último en desempeñar las labores de alcalde accidental será Jesús Hernando que además de llevar Hacienda, también se hará cargo de Personal, Régimen Interno, Contratación y Patrimonio.

Al parecer, y según comentaron tanto López como Barragán, el punto de inflexión para acercar posturas llegó en las negociaciones de los remanente de tesorería. Para López, hubo un antes y un después de los resultados de los primeros comicios nacionales y decidió llamar a Barragán para acercar posturas y llegar a un pacto de gobierno. «Siempre he dicho que nos unen muchas más cosas que las que nos separan y a pesar de que al inicio de este mandato tuvimos una serie de negociaciones para crear un equipo de gobierno conjunto, esas negociaciones no llegaron a buen fin por diversos motivos pero ahora nos hemos sentado a mitad de mandato y sin demagogias políticas hemos llegado a sentar las bases de un pacto», explicó López.

Seis meses de prueba

Este pacto, que estará en una especie de periodo de prueba durante los seis primeros meses desde su puesta en marcha, tiene una vocación de permanencia hasta el fin de este mandato y, según se desprende del documento facilitado por el nuevo equipo, introducirá nuevas metodologías de trabajo como son las auditorías, reformas y evaluación de los resultados que los once ediles más la alcaldesa obtengan.

Dos líneas rojas

Antes de que se sentarán a negociar, López sí marco dos líneas rojas a Barragán. La primera consistía en que «tenía que estar aquí en Medina del Campo trabajando de lunes a viernes para poder hablar en cualquier momento» y la segunda era que si aceptaba tendría que ser con una retribución, ya que «la política es pasión y es trabajo y por tanto tiene que estar retribuida».

Una vez aceptadas estas dos condiciones, ambos se sentaron a negociar y «lo hicimos bajos dos premisas como eran los programas y las prioridades ya que es el fundamento de este pacto». Además de contentar a los nuevos socios, López también ha tenido que atemperar a sus propios compañeros para poder llegar a un equilibrio y que todos estuvieran contentos con los nuevos cometidos que desempeñaran los próximos meses y posiblemente hasta el final de este mandato.

Por el momento, tras haber acordado este pacto de gobierno, el próximo gran proyecto que tendrán que sacar hacia delante de manera conjunta serán los presupuestos municipales. Según la alcaldesa las cuentas estarían casi definidas y podrían ser debatidas en el próximo mes de diciembre, no obstante el retraso en la repartición del dinero que le corresponde al municipio por parte de la Junta de Castilla y León y por parte del gobierno central podría retrasar el debate hasta el mes de enero.

Los ediles

Con la nueva reestructuración del Ayuntamiento, el equipo de gobierno ha decidido que Raquel Alonso sea de nuevo la concejal de Bienestar Social y Vivienda Social. Además de esta área Alonso, que es la mano derecha de la alcaldesa, también se hará cargo de la Concejalía de Presidencia. Otro de los cambios será Deportes. Esta cartera ahora pasará a Barragán. El socialista Luis Manuel Pascual se convertiría en uno de los tres coordinadores y además tendría la Concejalía de Servicios Municipales.

Carmen Alonso será la encargada del área de Movilidad y Medio Ambiente y Alberto Arranz será el concejal de Participación Ciudadana y Dinamización Social.