El Norte de Castilla

León se muestra en Valladolid

  • Veinticinco pendones concejiles, arropados por doscientas personas, desfilarán hoy a partir de las 12 del mediodía por el centro de la ciudad

Hace tiempo que los pendones dejaron de ser las enseñas que servían para agrupar las tropas propias. Nada queda de bélico en estos tremendos estandartes que hoy inundarán el centro de Valladolid. Al contrario. Su procesión por Recoletos, Santiago y la Plaza Mayor forma parte de ese intento de acercamiento entre Valladolid y León, capitales a las que el estado autonómico ha hecho caer en ocasiones en una rivalidad acendrada que tampoco debería tener sentido. Es en realidad el recelo cainita del vecino, que solo se mitiga desde el conocimiento y aceptación de las diferencias.

  • El pendón

En ese afán conciliador, la Asociación de Pendones del Reino de León brindará hoy en Valladolid un espectáculo que tiene una gran carga simbólica y un tremendo atractivo visual. 25 pendones leoneses, con mástiles de hasta diez metros de longitud y descomunales telas coloridas, desfilarán por el centro de la ciudad. «Una marcha de este tipo reproduce nuestras romerías, rogativas, ceremonias en las que participan los pendones concejiles», explica AntonioBarreñada, de la asociación. En la festividad de San Froilán se reunieron 250 pendones. Son muchos, pero acabarán por ser más.

En 2004 se tomó conciencia de que había que realizar un esfuerzo por recuperar estas enseñas. Algunas habían quedado confinadas en iglesias, a merced de las polillas y el paso del tiempo. «Se ha producido una nueva fase de recuperación de los pendones y hay más de 500 pendones concejiles –por los concejos– en la provincia de León y en territorios que pertenecieron a la diócesis o al viejo Reino de León. En zonas en las que se mantiene la vigencia de las juntas vecinales y de ese tipo de comunidades concejiles se conservaba el pendón e incluso se conserva alguno en La Vega de Palencia o Zamora y Salamanca, e incluso en la comarca de Liébana, en Cantabria», explica Barreñada.

La intención de la Asociación, o mejor dicho el sueño, es recuperar estos emblemas en los 1.300 municipios en los que se conoce que hubo pendones.

Barreñada señala que un pendón no es una bandera. Hay algunas diferencias que conviene remarcar. Por ejemplo, el pendón es único.No hay réplicas. Si acaso, alguna pendoneta con la que la chavalería del pueblo se inicia en la tradición, y que se diferencia por su tamaño, siempre menor de cinco metros de vara. «Los otros pendones tienen mástiles de hasta 13 metros», explica Barreñada, aunque los que se podrán ver hoy en Valladolid oscilan entre los 7 y los 10 metros.

El desfile, si sigue los parámetros habituales, comenzará con la reunión de todos los pendones en la Acera de Recoletos. A las 12, de forma simultánea, se alzarán. «Se suele hacer un alzado a la vez, hay una ceremonia de alzado y luego hay una marcha de los pendones, que suelen seguir un orden establecido por algún protocolo», explica Barreñada. «Cuando hacemos una manifestación cultural como esta lo que se reproduce son esas típicas romerías de los pueblos y se suele finalizar con algún tipo de exhibición que incluye bailar el pendón. Es un elemento de celebración. Se muestra la habilidad moviéndose con el pendón, la pericia, la fuerza», indica. El desfile concluirá a las 12:45 horas ante el Ayuntamiento de Valladolid.