elnortedecastilla.es
Martes, 29 julio 2014
sol
Hoy 13 / 24 || Mañana 10 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La regulación de la recogida de setas llega esta temporada a 71 montes de Segovia

SEGOVIA

La regulación de la recogida de setas llega esta temporada a 71 montes de Segovia

04.10.10 - 01:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Faltaba agua suficiente para que las setas salieran a la vista. Las lluvias caídas ayer, las primeras del otoño, pueden contribuir a la eclosión de las especies más apreciadas por los consumidores en una temporada micológica que, oficialmente, comienza el miércoles, aunque muchos buscadores ya han cogido nícalos, boletus y setas de cardo en muchos lugares. Esta temporada es la primera con una regulación legal de la recogida en 71 montes de la provincia de Segovia que se extienden a lo largo de la sierra de Ayllón y de la de Guadarrama, localizados éstos en el término de El Espinar y en el abulense de Santa María de la Alameda. En el resto de la provincia la recolección de setas sigue siendo libre, pero en las zonas reguladas es necesario contar con el permiso que expiden en 42 puntos de la zona de Ayllón -ayuntamientos, bares, restaurantes y otros establecimientos colaboradores del Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León (Cesefor)- y en 17 de la zona de El Espinar.
En estos montes regulados la recogida de setas ha dejado de ser gratuita. El precio del permiso oscila entre los 3 euros para los recolectores locales que acuden al monte con un fin recreativo y los 10 euros diarios para los foráneos (15 euros para todo un fin de semana), pero si la recolección se realiza con fines comerciales el precio se eleva: 10 euros para los locales y 240 euros por temporada para los foráneos.
Estanislao de Lucas, presidente de la Sociedad Micológica Segoviana, cree que la regulación es necesaria, dada la demanda y el incremento progresivo de la presión sobre los montes. «Las normas son algo ambiguas, pero no dejan de ser un punto de partida y es mejor tenerlas que dejar los montes y sus recursos al arbitrio de los recolectores». Los naturalistas, los proteccionistas y los buenos aficionados son siempre cautelosos porque el bien es realmente escaso, y opinan que la regulación actual con el decreto 30 del 2009 es mejor que nada porque al menos reducirá algo la presión. No les gusta decir si hay muchas o pocas setas porque, como ha ocurrido en otras regiones, podrían llenarse los bosques de buscadores aficionados u organizados, que también los hay, y en pocos días quedarían esquilmados.
La realidad es que en un territorio que no es tan rico en la proliferación de especies micológicas aprovechables como el País Vasco, Aragón o Cataluña la norma aprobada por la Junta de Castilla y León es pionera en España y pone coto a los desaprensivos. La regulación ha comenzado a aplicarse el 1 de octubre en seis zonas (denominadas unidades de gestión de aprovechamiento micológico) de cinco provincias de la región: las segovianas de las sierras de Ayllón y de Guadarrama, Pinares Llanos y Tierras Altas (Soria), Las Merindades (Burgos), Montes Torozos y Mayorga (Valladolid) y norte de Gredos (Ávila).
Vigilancia y control
La norma y los permisos que regula son una herramienta disuasoria para evitar la sobreexplotación del recurso y su cumplimiento lo vigilan en las dos zonas de la provincia 14 guardas (siete en cada una) que ya han sido formados con cursos especializados en los que ha colaborado la asociación micológica segoviana, de acuerdo con el proyecto Myas RC del Cesefor.
También se ocuparán de controlar la recolección de setas los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, sobre todo para garantizar las condiciones higiénico-sanitarias de los productos recogidos de cara a su posible comercialización en bares y restaurantes.
De hecho, la norma de Castilla y León no regula solo la recolección sino que prohibe a los particulares la comercialización de setas para bares, restaurantes, fruterías y establecimientos de alimentación, que sólo pueden abastecerse de centros con el correspondiente registro sanitario europeo con el fin de garantizar la trazabilidad de los hongos, al considerar el riesgo que entraña el consumo de especies venenosas o indigestas que pueden confundir con las comestibles los recolectores ocasionales.
Presión comercial
Y es que la recolección comercial es una actividad en auge en los últimos años. Hay restaurantes de la provincia que ya están almacenando boletus y otras setas y pagándolas muy bien, a 12 euros el kilo y hasta a 15 euros si se entregan limpias. De ahí que los expertos consideren necesaria la regulación, pese a que no es fácil que una sola persona pueda recoger grandes cantidades (el límite está en 5 kilogramos), porque también puede acudir cualquiera con un permiso comercial y 'contratar' a recolectores locales que le entreguen después el fruto de la búsqueda. Para ellos, 240 euros por temporada no es nada.
Los buenos aficionados, los que conocen las especies y las cogen de forma adecuada para su propio consumo y con fines científicos, hace más de dos semanas que salieron al campo. Estanislao de Lucas señala que la recolección está siendo parecida a otras temporadas. «Con el clima que tenemos en Segovia, lo normal es que la primera 'floración' de las setas se produzca a primeros de septiembre, a raíz de las primeras lluvias; luego se paraliza y hay que esperar a las lluvias de octubre para coger determinadas especies en zonas de la sierra».
Ya se han cogido nícalos y boletus, y de alguna manera puede considerarse que la pretemporada ha sido algo mejor que otros años, pero, advierte De Lucas, «la gente que sale ahora al monte puede encontrar algo menos porque la presión es cada vez mayor». Aun así, también aumentan las especies que se recolectan por los cursos y campañas de divulgación que realizan colectivos como la Sociedad Micológica Segoviana y otras asociaciones de la provincia.
Los boletos ('boletus edulis y pinicola'), los 'lactarius' (nícalos o robellones), las setas de cardo, las senderuelas (pucheretes, parasol, 'lepista nuda' (invernizas de pie azul) y otras especies comestibles están ahí, en los montes. Ir a recogerlos es libre, pero en 71 lugares de 15 municipios de la provincia hace falta un permiso.
En Tuenti
La regulación de la recogida de setas llega esta temporada a 71 montes de Segovia

Un recolector de setas porta una cesta para recoger los ejemplares en un monte de la provincia de Segovia. :: ELENA RUBIO

La regulación de la recogida de setas llega esta temporada a 71 montes de Segovia

Hongos a punto de ser recolectados en un pinar. :: ICAL

La regulación de la recogida de setas llega esta temporada a 71 montes de Segovia

Varios ejemplares de nícalos recogidos en un pinar segoviano. :: E. RUBIO

Semana Santa Segovia
Programa, confradía, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.