Es muy difícil recuperar el dinero robado en internet.
Es muy difícil recuperar el dinero robado en internet. / Archivo

El coste medio de un ciberataque para un usuario es de 444 euros

  • internet

  • Un estudio demuestra que más de la mitad de los afectados por el dinero robado por los cibercriminales jamás han conseguido recuperarlo

Un simple ataque online a las cuentas bancarias tiene un importante coste para el usuario. Más allá de los problemas legales y los procesos para desactivar cuentas e intentar recuperar el dinero, Kaspersky Lab y B2B ha cifrado en 444 euros el coste medio de un ciberataque a las finanzas de los usuarios.

Con la variedad y sofisticación de las crecientes amenazas financieras online que sufren los consumidores, las pérdidas originadas por el fraude online, robo de identidades y el pirateo han alcanzado volúmenes de miles de millones anuales. Y cuando muchos de los incidentes no son reportados, el coste auténtico es mucho más alto de lo que nos podemos imaginar.

Cerca de la mitad de los españoles (45%) cree que los bancos les reembolsarán el dinero robado por los cibercriminales sin problema ninguno; pero el estudio muestra que más de la mitad (52%) de los afectados jamás han conseguido recuperar el dinero.

"Los cibercriminales están buscando permanentemente nuevos modos para engañar y aprovecharse de los consumidores, lo que hace imprescindible que los usuarios estén permanentemente en alerta", afirma Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia.

Una gran mayoría de usuarios en España utiliza Internet para realizar operaciones financieras online (81%), y cerca de la mitad (44%) almacena datos financieros en sus dispositivos conectados.

"Los cibercriminales pueden realizar sus actividades a través del malware, del phishing o de otros muchos modos. No podemos asumir que siempre vamos a poder recuperar todo nuestro dinero en el caso de que seamos víctimas", añade Ramírez.

A medida que más y más usuarios gestionan sus finanzas online, más cibercriminales intentan aprovecharse, haciendo fundamental que los usuarios cuenten con robustos sistemas de protección en Internet tanto para ellos como para su dinero. Sin embargo, la realidad es otra, con tan sólo el 60% de los usuarios de Internet protegiendo sus dispositivos.