El Norte de Castilla

Europol reconoce que el ciberataque tuvo un nivel «sin precedentes»

Imagen del mapa elaborado por la consultora Norse Corp durante los ataques.
Imagen del mapa elaborado por la consultora Norse Corp durante los ataques. / RC
  • El ataque informático registrado el viernes en 70 países afecta ya a 99 estados con más de 75.000 organizaciones implicadas

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La agencia de cooperación policial europea Europol ha movilizado a su unidad de ciberdelincuencia para investigar el ataque sufrido el viernes por miles de organizaciones de al menos 74 países, considerado de "un nivel sin precedentes" en la historia.

El Centro Europeo de Ciberdelincuencia está ya apoyando a los países que se han visto afectados, entre ellos España, en la medida en que la institución considera necesaria una "investigación internacional" para esclarecer el alcance y la autoría del ataque con 'ransomware', ha informado Europol.

Los expertos estiman en más de 50.000 el número de organizaciones víctimas de los ataques, atribuido inicialmente al virus 'Wanna Cry'. Según los testimonios que se han ido conociendo en estas últimas horas, los 'hackers' exigían el pago de dinero en bitcoins a cambio de liberar los sistemas.

Entre los objetivos alcanzados figurarían empresas españolas como Telefónica, así como el sistema de salud pública británica y varias entidades financieras rusas.

Ya hay 99 países afectados

La empresa checa de antivirus Avast, que figura entre las diez primeras del mundo, ha informado hoy de que el ciberataque registrado la víspera en más de 70 países afecta ya a 99 estados. "Estamos viendo ya 75.000 detecciones del WanaCrypt0r 2.0 en 99 países", ha explicado en el blog de Avast el informático Jakub Kroustek.

Según el experto, el ataque de los piratas informáticos está dirigido "sobre todo a Rusia, Ucrania y Taiwán", y "ha infectado con éxito a grandes instituciones como hospitales a lo largo de Inglaterra y a la empresa de telecomunicaciones española Telefónica".

El experto checo informó luego en su cuenta de Twitter de una rápida escalada en los ataques, que "han pasado a 100.000 en menos de 24 horas". Y confirmó que en Rusia se ha producido el 57% de estas detecciones.

Avast tuvo conocimiento de la primera versión del WanaCrypt0r en febrero y ahora señala que este software dañino está disponible en 28 lenguas diferentes, "desde el búlgaro al vietnamita", ha precisaod Kroustek.

El WanaCrypt0r es un tipo de 'ransomware' que limita o impide a los usuarios el acceso al ordenador o ficheros, y para abrir de nuevo esa posibilidad solicita un rescate. Este rescate se paga generalmente en una moneda digital, a menudo 'bitcoin', lo que dificulta seguir el rastro del pago e identificar a los 'hackers'.