El Norte de Castilla

Detenida la mujer que denunció a su expareja por secuestro y maltrato

La joven presuntamente agredida (de espaldas) junto a su abogada tras conocer el auto del juez que envió a prisión provisional a su expareja.
La joven presuntamente agredida (de espaldas) junto a su abogada tras conocer el auto del juez que envió a prisión provisional a su expareja.
  • El Juzgado tiene pruebas de que los elementos utilizados para simular las vejaciones fueron comprados por ella y que se inventó todo lo denunciado

  • La persona que ayudó a la mujer a simular el secuestro ha confesado que participó en los hechos

Giro radical en torno a la brutal agresión sexual de Bembibre. La Guardia Civil ha detenido a la mujer natural de Fabero que aseguró ser víctima en la madrugada del pasado martes de un secuestro y una agresión por su expareja tras la confesión de su colaboradora en la simulación de los delitos. Porque todo fue un invento.

La mujer fue detenida en los Juzgados de Ponferrada, donde estaba citada a someterse a una prueba con el perito forense, y trasladada posteriormente al cuartel de la Guardia Civil.

Según ha señalado a este diario Emilia Esteban, la letrada que ya ha renunciado a su defensa por sentirse «engañada», la mujer niega la simulación de los delitos e insiste en mantener la denuncia contra el que fuera su expareja. Hasta dos años de prisión y una multa de 24 meses es la pena máxima a la que se enfrentaría como si quedara probado y sentenciado que ha sido autora de un delito de denuncia falsa y simulación de delitos.

Una detención que coincidía en el tiempo con la puesta en libertad de Iván R.G., el presunto agresor, por orden del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº5 de Ponferrada, competente en materia de Violencia de Género, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

El varón, de 35 años, permanecía en prisión desde el pasado jueves como presunto autor de los delitos de detención ilegal y quebrantamiento de condena derivado de la violencia sobre la mujer.

Paralelamente, el Juzgado de Instrucción ha iniciado una investigación en torno a la figura de la mujer por los delitos de denuncia falsa y simulación de delito ante la «existencia de pruebas» de que los elementos utilizados para simular el secuestro fueron comprados por ella después de que su colaborada en esta simulación confesase todos los hechos.

Toda una historia

Según la versión de la víctima, a la que incluso la Junta de Castilla y León ofreció un piso tutelado a la espera de la detención de los dos cómplices de su expareja y que ahora se ha demostrado falsa, relató que en torno a las 23:00 horas del pasado lunes salió de su vivienda para pasear a su perro como cada noche.

«Le llamó la atención que las luces del edificio estuvieran apagadas pero al salir se agachó para atarse los cordones de los playeros y en ese momento la agarran por el cuello, la empuja contra la pared y le dice que como chille mata a su hijo que está dentro de casa», relataba el día posterior su letrada.

Fue en ese momento cuando los dos individuos la metieron en un vehículo y la llevaron desde Fabero a Bembibre, de donde es natural el presunto agresor. Allí, en un trastero maniatada y con una media cubriéndole los ojos siempre según su versión, la sometieron a numerosos abusos y vejaciones, incluso le llegaron a rociar pegamento en la vagina.

Después de eso, según Esteban, la volvieron a introducir en el coche «con la intención de llevarla a las vías del tren para dejarla ahí y que un tren la atropellara pero no sé porque motivo se echaron para atrás y la dejaron desnuda y maniatada en una zona oscura y sombría del barrio de la Estación, cerca de una casa abandonada».

La mujer fue timbrando en los edificios de la zona para pedir auxilio hasta que llegó a una farmacia, donde le prestaron los primeros auxilios. Después fue trasladada al centro de salud y una vez realizadas las curas, se dirigió al cuartel de la Guardia Civil para denunciar unos hechos que, según han señalado desde el TSJCyL, han sido simulados.